Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La epidemia de la obesidad no resultó de las decisiones conscientes de los niños para subir de peso o por los padres para sobrealimentar a sus hijos o desmotivarlos para que no sean activos. La falta de tiempo nos ha vuelto más dependientes de la comida rápida y procesada. Nuevos vecindarios sin aceras ha reducido las oportunidades para que los niños caminen a la escuela. La preocupación con respecto a la seguridad del vecindarioha disminuido las oportunidades para que los niños jueguen al aire libre. Las cafeterías de las escuelas con frecuencia venden alimentos altos en calorías para ganar el dinero que necesitan para algunos de sus gastos.

A pesar de que las normas familiares sobre la hora de la comida y de la televisión son esenciales, los esfuerzos se deben realizar para hacer de las escuelas y comunidades lugares más saludables para los niños. Algunos de estos cambios pueden surgir de organizaciones activas de padres y maestros que presionan a las escuelas para que sirvan opciones más saludables en las cafeterías y máquinas dispensadoras, restablecer los programas de educación física o permanecer abiertos para que las comunidades puedan utilizar los gimnasios después de los horarios de estudio. Los esfuerzos para requerir que se coloquen nuevas escuelas y parques en los vecindarios en donde los niños pueden caminar hacia ellos motivará a los niños a ser más activos físicamente. Caminar a la escuela con su hijo y otros niños es una ganga, le brinda a usted y a su hijo los beneficios de salud de la actividad física y puede ser un momento especial para hablar.

Presione a la Junta Directiva de su escuela local para que hagan de la educación física una prioridad

Mientras muchas escuelas redujeron la educación física para cumplir con los requisitos del gobierno federal Ley Que ningún niño se quede atrás, algunos estados han empezado más recientemente a restablecerla. Si vive en uno de esos estados o comunidades, asegúrese de que la escuela de su hijo tenga un programa de educación física. Si su hijo ya participa en dicho programa, asegúrese de que sea un programa de calidad impartido por un instructor de educación física que mantenga a los niños en movimiento la mayor parte del tiempo de la clase. También presione para que cambien las opciones alimenticias de los almuerzos y de las máquinas dispensadoras. Involúcrese con su Organización de padres y maestros o con el consejo de bienestar de la escuela para asegurarse de que las comidas y bocadillos ofrezcan una variedad de opciones alimenticias bajas en calorías y saludables.

 

Última actualización
5/24/2013
Fuente
Nutrition: What Every Parent Needs to Know (Copyright © American Academy of Pediatrics 2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.