Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Si los intentos de una pérdida de peso razonable de su adolescente con sobrepeso parecen no estar funcionando, y se cambia de una dieta de moda a otra sin nada que mostrar pero mucha angustia y frustración, es posible que finalmente decida unirse a la categoría de muchos otros adolescentes recurriendo al estilo de vida desesperado de un trastorno alimenticio como la bulimia ansiosa. A medida que aumenta su preocupación con el peso y la imagen corporal, estos adolescentes pueden empezar a consumir con desenfreno los alimentos (con frecuencia comida chatarra alta en calorías), consumiendo miles de calorías en una sentada, al parecer sin control sobre lo que está haciendo. Una vez que el episodio de consumo desenfrenado haya finalizado su curso, el cual puede tomar una hora o dos (o a veces más), se vacían ellos mismos por medio de vómitos inducidos o abusando de laxantes y diuréticos.

Para la mayoría de bulímicos, estos ciclos de consumo desenfrenado de alimentos y vómitos los repiten todos los días. Estos adolescentes comen emocionalmente, incluso cuando no tienen hambre, generalmente intentando compensar o hacerle frente a la baja autoestima y a los sentimientos de inadaptabilidad. Generalmente se sienten culpables y disgustado por lo que están haciendo y con frecuencia esconden la comida en su tocador o armarios. Es posible que se depriman o experimenten irritabilidad, y a pesar de estos síntomas como inflamación de las glándulas en sus cuellos y erosión en el esmalte de sus dientes (lo que está asociado con los vómitos), ellos no pueden detener este ciclo de apetito emocional.

Más de 10 millones de estadounidenses tienen un tipo de trastorno alimenticios u otro, no solo comer desenfrenadamente y vomitar para evitar subir de peso, pero también comer muy poco o auto inanición (anorexia nerviosa), así como comer con glotonería sin ningún vómito involucrado. A pesar de que estos problemas de alimentación afectan principalmente a las niñas y mujeres en su adolescencia y durante los 20 años, algunos niños tienen estos desórdenes también. Pueden pasar desapercibidos durante años, los adolescentes bulímicos con frecuencia planifican sus episodios de consumo de alimentos con desenfreno y vómitos cuando nadie está en casa.

Como padre, observe los comportamientos que lo lleven a sospechar una bulimia en su adolescente. La bulimia es un trastorno complejo, no puede asumir que su adolescente va a superarlo con la edad o que puede ponerle un alto al problema simplemente diciéndole que lo deje de hacer. Cuando el problema finalmente salga a la luz, vuélvase un buen oyente imparcial. Para apoyarla con su recuperación, también es necesario que busque ayuda profesional para ella, y mientras más rápido ocurra esta intervención mejor. Comuníquese con su pediatra, quien probablemente lo referirá con un especialista o a una instalación de tratamiento en este campo. Probablemente, su adolescente recibirá terapia (psicoterapia), asesoría nutricional y medicamentos como antidepresivos para ayudarla con su proceso de recuperación.

 

Última actualización
5/24/2013
Fuente
A Parent's Guide to Childhood Obesity: A Road Map to Health (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.