Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Un programa nacional que ayuda a las comunidades a promover la buena nutrición y las actividades físicas divertidas alcanzar una mejor salud entre los niños.

Las estadísticas nacionales sobre obesidad infantil no son alentadoras. Desde 1980, la obesidad se ha duplicado entre los niños entre las edades de 2 a 5 años, y se ha triplicado entre los jóvenes de 6 a 11 años y adolescentes de 12 a 17 años.  Debido a que la obesidad es uno de los principales factores de riesgo para la diabetes, enfermedad cardíaca, infarto cerebral y muchos otros problemas médicos graves, la naturaleza urgente de este problema debe ser clara.

Afortunadamente, el Instituto nacional del corazón, pulmones y sangre (NHLBI), uno de los Institutos nacionales de salud (NIH), está tomando un papel principal en el tratamiento de esta epidemia nacional de frente. En 2005, el NIH lanzó, ¡Sí podemos! (Maneras para mejorar la nutrición y actividad de los niños), un programa de educación nacional diseñado para ayudar a los niños de las edades de 8 a 13 años a alcanzar y mantener un peso saludable. El programa involucra a las organizaciones comunitarias, escuelas y hospitales para ayudar a las familias a hacer mejores elecciones de alimentos, aumentar su actividad física y reducir su tiempo frente a la pantalla.

La La La American Academy of Pediatrics (AAP) se encuentra entre las organizaciones que se están asociando con NHLBI para hacer que ¡Sí podemos! funcione para los niños estadounidenses. Las comunidades en toda la nación se están involucrando en ¡Sí podemos! Hasta la fecha, más de 125 se han inscrito.

Peso saludable

Para los adultos, el índice de masa corporal (IMC) es una medida clave para saber si su peso está en un rango saludable para su altura.

Debido a que los niños aún están creciendo, determinar su IMC no es tan simple como para los adultos. Su pediatra puede mostrarle donde se encuentra el peso de su hijo en una tabla de IMC especial diseñada para niños, basándose en su edad y sexo. Hable con su pediatra acerca de esto. Si su hijo tiene sobrepeso o está en riesgo de tenerlo, es momento de tomar los pasos necesarios para ayudarlo a esforzarse por tener un peso saludable.

Energía que entra, energía que sale

Una de las cosas más importantes que debe comprender para mantener un peso saludable es que usted gana peso si consume más calorías de las que su cuerpo quema. De la misma manera, pierde peso si su cuerpo quema más calorías de las que consume. Su cuerpo quema calorías de diferentes maneras, incluyendo al hacer las funciones básicas como respirar y digerir los alimentos.

Las personas con estilos de vida saludables queman más calorías que las que no tienen tanta actividad. Por eso es que la actividad física es una parte tan importante para obtener y mantener un peso saludable.

Piense en la comida que come en términos de alimentos ADELANTE, PRECAUCION y PARE. Disfrute los alimentos ADELANTE casi todo el tiempo que lo desee. Limite los alimentos PRECAUCIÓN para ciertas ocasiones, no más de pocas veces a la semana. Y disfrute los alimentos PARE solo en ocasiones especiales y luego coma solo una pequeña porción.

  • Los alimentos ADELANTE incluyen alimentos bajos en grasas y bajos en calorías que también contienen poca azúcar. Estos tienden a ser ricos en nutrientes como vitaminas, minerales y otras sustancias saludables. Las frutas frescas y los vegetales son buenos ejemplos de los alimentos ADELANTE. Habiendo dicho eso, los vegetales fritos y las frutas enlatadas en miel, a pesar de sus ingredientes básicos, entran en la categoría de alimentos PARE. Asegúrese de abastecerse de alimentos ADELANTE de manera que pueda ofrecer una variedad de alimentos para mantener el interés.
  • Los alimentos PRECAUCION tienden a tener un mayor contenido de grasa y azúcar agregada que los alimentos ADELANTE. Algunos ejemplos incluyen jugos de frutas, alimentos horneados hechos con harina blanca, refinada; y aves de corral cocinadas con la piel.
  • Los alimentos PARE son los más altos en grasa y azúcar agregada. Los alimentos preparados con crema entera y mantequilla, los alimentos fritos y las carnes grasosas son ejemplos de alimentos que solo debe comer de vez en cuando.

Empiece a moverse

Lineamientos del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de EE.UU. y el Departamento de Agricultura (USDA) de EE.UU. recomiendan que los niños y adolescentes realicen actividades físicas al menos 1 hora al día en la mayoría de días de la semana (o lo que es mejor aún, todos los días). Eso puede parecer mucho, especialmente si ahora no está haciendo nada de actividad física.

Pero actividad significa más que ejercicio. Puede significar jugar juegos en el jardín trasero o lavar el carro. Puede significar realizar trabajo en el jardín o sacar a pasear al perro.

Agregue el hábito saludable de la actividad física al itinerario de su familia. Junto con una dieta saludable, puede ayudar mantener el peso de todos los miembros de la familia dentro de un rango saludable, y ayudar a todos a sentirse mejor cada día.

Tiempo frente a la pantalla

Los estadounidenses pasan demasiado tiempo frente a los monitores, sentándose inmóviles y quemando solo pocas calorías. Una manera para hacer tiempo para una vida familiar más saludable es limitar la cantidad de tiempo que sus hijos, y usted, pasan frente a la pantalla.

Intente limitar el “tiempo frente a la pantalla” de su familia a no más de 2 horas al día. Además, puede aprovechar más su tiempo frente a la pantalla al motivar la actividad física mientras observa la televisión, como estirarse, levantar pesas o practicar yoga. O disfrutar un programa de ejercicios juntos.

Hacer cambios

Una cosa es saber que necesita hacer cambios. Y otra cosa es hacerlos en realidad. Pero los niños obesos y con sobre peso necesitan de su guía para hacer elecciones más saludables.

Así que, ¿cuál es la mejor manera de empezar a comer más saludable, incorporar más actividad física a la rutina de su familia y limitar el tiempo frente a la pantalla?

Empiece poco a poco y un paso a la vez. Al hacer cambios graduales en la rutina de su familia, se vuelve más fácil aceptar las diferencias.

 

Última actualización
5/24/2013
Fuente
Healthy Children Magazine, Summer 2007
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.