Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Por qué mi pediatra revisa las caderas de mi bebé durante todas las visitas médicas?​

La displasia de cadera (displasia en el desarrollo de la cadera) es una condición en la cual el fémur (hueso del muslo) del niño se luxa o disloca de su cavidad articular. Puede estar presente al momento del nacimiento o desarrollarse durante el primer año de vida del infante.

No se sabe a ciencia cierta cuál es la causa de la displasia de cadera (o por qué la cadera izquierda se luxa más seguido que la derecha). Una razón podría estar relacionada con las hormonas a las que el bebé se ve expuesto antes del nacimiento. Mientras que estas hormonas causan el relajamiento de la musculatura de la madre gestante, en algunos casos también podrían causar la relajación de las articulaciones del bebé y hacerlas más propensas a la luxación.

Los factores que pueden incrementar el riesgo de displasia de cadera incluyen

  • Sexo—es más frecuente en las niñas
  • Historial familiar—es más probable cuando otros miembros de la familia han tenido displasia de cadera.
  • Posición al nacer—más común en infantes nacidos en presentación de nalgas
  • Orden de nacimiento—los primogénitos tienen más riesgo de presentar displasia de cadera

Detectando la displasia de cadera

Su pediatra examinará a su recién nacido para detectar displasia de cadera inmediatamente después del nacimiento y en cada visita de niño sano hasta que su hijo(a) comience a caminar normalmente.

Durante el examen, el pediatra de su niño flexionará y rotará cuidadosamente las piernas del bebé para determinar si los fémures están adecuadamente colocados en sus respectivas articulaciones. Esto no requiere un gran esfuerzo ni lastimará a su bebé.

El pediatra de su niño también buscará otros signos indicativos de un problema, tales como

  • Rango limitado de movimiento en cada pierna
  • Una pierna es más corta que otra
  • Los pliegues de los muslos o de las nalgas son desiguales o se ven torcidos

Si el pediatra sospecha que su hijo(a) tiene un problema de cadera, podrá ser referido a un especialista en ortopedia con experiencia en el tratamiento de displasia de cadera.

La displasia de cadera no es común y a pesar de los exámenes detallados que se realizan en todas las visitas médicas de control, algunos niños con displasia de la cadera no son diagnosticados sino hasta después de haber cumplido un año de edad.

 

Última actualización
9/5/2013
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.