Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Nuestra columna vertebral es naturalmente curva con el fin de distribuir el peso del cuerpo. Una vista lateral de rayos X de un soldado parado rígidamente en posición de atención debería mostrar la columna cervical en su cuello levemente arqueado hacia adelante. Las doce vértebras torácicas se arquean suavemente hacia atrás. Luego la columna lumbar, que lleva la mayor parte del peso del cuerpo superior, se arquea hacia adelante a medida que se acerca a la pelvis.

Aproximadamente una en veinticinco niñas adolescentes y uno en doscientos niños adolescentes desarrollan escoliosis. Captado en unos rayos X, la forma de sus columnas vertebrales, en diferentes grados, una S más pronunciada. Cuando se refleja desde atrás, una columna vertebral normal no muestra ninguna curvatura. Se dice que un joven tiene escoliosis si su curvatura es mayor a los diez grados.

La condición puede ocurrir como una complicación de polio, distrofia muscular y otros desórdenes del sistema nervioso central, pero cuatro de cinco casos entre las adolescentes son idiopáticos, eso significa de causa desconocida. Aunque, con mucha frecuencia, un miembro de la familia también ha tenido escoliosis.

Los síntomas que sugieren escoliosis pueden incluir:

  • Curvatura prominente de la parte superior del cuerpo
  • Hombros redondeados disparejos
  • Barbilla hundida
  • Apoyo en un lado
  • Dolor de espalda (poco común)

La escoliosis puede desarrollarse silenciosamente durante meses hasta años de manera que solamente se puede descubrir durante un examen de espalda del adolescente. Puede ocurrir un progreso rápidamente durante el impulso de crecimiento del adolescente. Uno en siete jóvenes con escoliosis tiene tal curvatura grave que necesita tratamiento.

Cómo se diagnostica la escoliosis

  • Examen físico y un minucioso historial médico
  • Rayos X

Cómo se trata la escoliosis

  • Reforzamiento: Muchos de dichos casos nunca progresan al punto en que el tratamiento es necesario. Las visitas de seguimiento se programan aproximadamente cada seis meses para aquellos diagnosticados con curvas entre los quince y veinte grados.

La curvatura sobre los veinticinco grados puede necesitar de reforzamiento. Existen dos tipos principales de refuerzos de espalda ortopédicos. El refuerzo Milwaukee tiene un cuello y puede corregir las curvas en cualquier parte en la columna vertebral; la ortesis toraco lumbosacra (TLSO como abreviatura, afortunadamente) es para las deformidades que involucran las vértebras de la columna torácica y la parte inferior. El dispositivo se ajusta debajo del brazo y se envuelve alrededor de las costillas, caderas y espalda inferior.

Los pacientes con escoliosis pueden esperar usar el refuerzo todo el día excepto unas pocas horas hasta que esté completo el crecimiento de sus huesos de la columna vertebral; generalmente eso sucede entre los diecisiete a dieciocho años para las niñas y dieciocho a diecinueve años para los niños. Los refuerzos tienen una apariencia más cosmética que lo que solían ser y se pueden ocultar más fácilmente debajo de la ropa. Tener que usar un refuerzo ortopédico interfiere muy poco con las actividades físicas. Solamente los deportes de contacto y de saltar y caer están fuera de los límites en esos momentos.

  • Cirugía: La fusión de la columna vertebral posterior e instrumentación, la operación para corregir quirúrgicamente la escoliosis, se recomienda generalmente cuando la curvatura de la columna vertebral está a cincuenta grados o más. El procedimiento quirúrgico fusiona las vértebras afectadas usando varillas de metal y tornillos para estabilizar la parte de la columna vertebral hasta que se fusione completamente. En promedio, esto lleva aproximadamente doce meses. Aunque los adolescentes que han pasado por cirugía se enfrentan a algunas restricciones en la actividad física, pueden despedirse de los refuerzos.

Ayudar a los adolescentes a ayudarse a sí mismos

Únicamente el 50 por ciento de los pacientes jóvenes con escoliosis usan sus refuerzos. Los padres necesitan comunicar la importancia de cumplir con las instrucciones del médico. Al mismo tiempo, deben ser sensibles con el tremendo impacto que la condición puede tener en la imagen del cuerpo de un adolescente, que a esta edad está inseparablemente entrelazado con su autoidentidad y autoconfianza. Es posible que quiera considerar preguntar a su pediatra u ortopedista una referencia a un profesional de la salud mental con experiencia en asesorar niños con problemas médicos crónicos. Un grupo de apoyo de pacientes, como aquellos que lleva a cabo la Asociación de escoliosis, puede ser útil.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.