Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

En años recientes, los padres se han vuelto más conscientes de los riesgos de la salud asociados con las enfermedades transmitidas por las garrapatas. Mucha de la atención del público se ha enfocado en la enfermedad de Lyme, una infección bacteriana que se identificó por primera vez en niños con síntomas parecidos a los de la artritis en Lyme, CT y en las comunidades cercanas en los años 1970. Pero hay otras infecciones transmitidas por las garrapatas que también representan un riesgo para los niños, incluyendo las que son ocasionadas por bacterias o virus como la fiebre recurrente, la tularemia, la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas, erliquiosis y la fiebre de Colorado. Las infecciones específicas transmitidas por las garrapatas varían de una región del país a otra. A menos que se tomen precauciones, algunas veces pueden ocasionar enfermedades graves.

La enfermedad de Lyme se transmite por la garrapata de los ciervos. Es ocasionada por una bacteria en forma de espiral llamada Borrelia burgdorferi y puede producir artritis (inflamación de las articulaciones), más comúnmente en la rodilla (esto con frecuencia se conoce como artritis de Lyme). La infección usualmente empieza con un salpullido rojo en el sitio de la mordida de la garrapata, así como síntomas parecidos a los de la gripe como dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, glándulas inflamadas y fatiga.

Reducción de los riesgos de su hijo

Para proteger a su hijo de las infecciones transmitidas por las garrapatas como la enfermedad de Lyme:

  • Manténgalo alejado de las áreas infestadas con garrapatas como las regiones boscosas, césped alto y pantanos. Debe permanecer en los senderos despejados. Las garrapatas pueden vivir en su propio jardín trasero. Corte los arbustos y el césped alto y retire las hojas.
  • Si su hijo pasa tiempo en áreas infestadas con garrapatas, él debe usar ropa que cubra todas las partes del cuerpo, incluyendo los brazos y las piernas. Camisas de manga larga abotonadas en las muñecas y metidas dentro de los pantalones y los pantalones metidos dentro de los calcetines o botas. Su hijo no debe usar sandalias que dejen parte de los pies expuestos cuando esté en un área donde hay garrapatas. Debe usar una gorra para mantener a las garrapatas lejos de su cuero cabelludo. Si usa ropa con colores suaves, será más fácil ver a las garrapatas.
  • Rocíe insecticida permetrin en la ropa para disminuir las probabilidades de que las garrapatas se adhieran a ellas. No rocíe permetrin directamente sobre la piel.
  • Use un repelente contra insectos y garrapatas que contiene DEET (dietiltoluamida), aplicándolo ligeramente sobre la piel. Debe volver a aplicarlo cada 1 a 2 horas. Los repelentes apropiados para los niños no deben contener más de 20% a 30% DEET. El químico se absorbe a través de la piel de manera que puede ser inseguro para los niños a concentraciones muy altas. Siga cuidadosamente las instrucciones de la etiqueta del repelente para evitar efectos secundarios. No ponga repelente en la cara, las manos o cualquier piel irritada o heridas abiertas de su hijo. Una vez su hijo entre, lave las áreas en donde roció el repelente con jabón y agua.
  • Tome un par de minutos para inspeccionar el cuerpo de su hijo, incluyendo la cabeza y el cuello, detrás de las orejas y a lo largo de la línea del cabello, todos los días. Retirar las garrapatas rápidamente con frecuencia ayudará a prevenir la enfermedad. Retire la garrapata agarrándola con unas pinzas tan cerca de la piel como sea posible. Jale suave pero firmemente directamente hacia afuera hasta que retire la garrapata, sin ningún movimiento giratorio.
  • Si debe usar sus dedos para retirar la garrapata protéjalos con un pañuelo desechable o con un paño y luego lave sus manos una vez ha retirado la garrapata. Una vez retira la garrapata, lave el área de la picadura con alcohol o antiséptico. Algunas veces las partes de la boca de la garrapata permanecen en la piel y esto con frecuencia puede ocasionar más daño que bien al intentar retirarla completamente. Si tiene animales domésticos, debe mantenerlos tan libres de garrapatas como sea posible para evitar que lleven garrapatas a su casa. Inspeccione sus mascotas para ver si tienen garrapatas cuando han pasado tiempo en áreas infestadas por garrapatas, revisando la piel y el pelo bien. Use productos veterinarios para prevenir que las garrapatas se adhieran a sus mascotas.

Tenga en cuenta que su probabilidad de contraer la enfermedad de Lyme después de una mordida de garrapata es muy baja (incluso en Lyme, CT). Si su hijo recibe tratamiento para la enfermedad de Lyme con antibióticos, se curará. Aunque se desarrolló una vacuna contra la enfermedad de Lyme, ya no se fabrica. La mejor manera de proteger a su hijo de la enfermedad de Lyme o de cualquier enfermedad transmitida por las garrapatas es seguir las medidas preventivas que se describen.

 

Última actualización
5/24/2013
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.