Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Cuántas veces se han lavado las manos usted y su hijo el día de hoy?

Quizás no hayan prestaron mucha atención. Tal vez sea parte de su rutina, lo hacen frecuentemente sin pensarlo, o quizás casi no lo hacen. Pero, como puede haberles dicho su pediatra, es posible que lavarse las manos sea la medida individual más importante que usted y su hijo puedan tomar para prevenir enfermedades.

Adquiera el hábito

Tan pronto como sea posible, ocúpese de que su hijo adquiera el hábito de lavarse las manos bien y con frecuencia. Su hijo está expuesto a las bacterias y los virus durante todo el día: al tocar a un amigo, al compartir juguetes o al acariciar al gato. Una vez que sus manos recogen estos gérmenes, puede infectarse rápidamente si:

  • Se frota los ojos
  • Se toca la nariz
  • Se pone los dedos en la boca

Todo ese proceso puede suceder en segundos y causar una infección que puede durar varios días, semanas o incluso más tiempo.

Cuándo debe lavarse las manos

Lavarse las manos puede evitar que se propague  la infección. La clave es alentar a su hijo a lavarse las manos durante de todo el día. Por ejemplo, ayúdelo a lavarse las manos o recuérdele que lo haga:

  • Antes de comer (incluidos los refrigerios o meriendas)  
  • Luego de ir al baño  
  • Cuando entre a la casa luego de jugar al aire libre
  • Luego de tocar a un animal, como la mascota familiar
  • Luego de estornudar o de toser si se cubrió la boca con las manos
  • Cuando algún miembro de la familia está enfermo

Los estudios sobre el lavado de las manos en los baños públicos demuestran que la mayoría de las personas no tiene muy buenos hábitos de higiene. “Lavarse las manos” puede significar tan solo salpicarlas rápidamente con agua y, quizás, un poco de jabón, pero no lo suficiente para que sus manos queden limpias.

Pasos para lavarse las manos correctamente

Entonces, ¿qué significa un lavado de manos profundo? Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention) recomiendan los siguientes pasos:  

  • Mójele las manos a su hijo.  
  • Aplíquele jabón en barra limpio o jabón líquido en las manos y luego coloque la barra sobre una rejilla donde pueda escurrirse antes del próximo lavado de manos.  
  • Frote las manos juntas vigorosamente. Restriegue cada superficie por completo.  
  • Continúe frotando y restregando las manos de 10 a 15 segundos para eliminar los gérmenes de manera efectiva.  
  • Enjuague las manos por completo y luego séquelas.

Sobre los jabones antibacterianos

Los estantes de las farmacias están llenos de los  jabones antibacterianos de moda, pero los estudios han demostrado que estos productos antibacterianos no son mejores que los jabones regulares para eliminar la tierra y los gérmenes. Algunos expertos en enfermedades infecciosas incluso han sugerido que al usar jabones antibacterianos, es posible que se eliminen las bacterias normales y aumenten las posibilidades de que crezcan bacterias resistentes.

La mejor solución es lavar las manos de su hijo con agua tibia y jabón común que no contenga sustancias antibacterianas (por ejemplo, triclosan). Usar jabón y agua en forma periódica es mejor que usar jabones, geles, enjuagues y gel sanitizante en seco (y por lo general a base de alcohol) cuando las manos de sus hijos están visiblemente sucias (¡los niños suelen tener tierra en las manos!). Sin embargo, cuando no hay un lavamanos disponible (p. ej., en el auto), los geles sanitizantes pueden ser una alternativa útil.

Por cuánto tiempo debe lavarse las manos

Tenga en cuenta que aunque lavarse las manos durante 10 a 15 segundos suena como si fuera un instante, es más tiempo del que usted cree. Tómese el tiempo la próxima vez que se lave las manos. Observe a su hijo mientras se lava las manos para asegurarse que está creando buenos hábitos de higiene. Elija una canción que dure 15 segundos y cántela mientras se lava las manos. Aliente a su hijo a que no solo se lave las manos en el hogar. También debe lavárselas en la escuela, en las casas de sus amigos y en todo otro lugar. Es un hábito importante que debe incorporar y que como es de esperar, ¡le resultará difícil dejarlo!

 

Última actualización
12/5/2014
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.