Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

El herpes labial son ampollas que pueden estallar en cualquier parte del cuerpo, aunque tienden a ocurrir más a menudo en o cerca de los labios o en la boca. El virus simple del herpes, que se puede transmitir de un niño a otro o de padres a hijos, a menudo a través de la saliva, es responsable de estas llagas. 

La primera vez que su hijo tiene una infección por herpes simple, las lesiones típicamente se extenderán a lo largo de la boca. Después de ello, el propio virus cambia de carácter y permanece latente dentro del nervio, reactivándose de vez en cuando en respuesta a cualquiera de varias causas, que incluyen la luz solar, el frío, el calor, la fiebre y el estrés. Justo antes que estas nuevas ampollas aparezcan, su hijo puede sentir picazón o sensación de hormigueo en la región. 

Existen medicamentos antivirales que son efectivos contra el virus simple del herpes, estos medicamentos se utilizan para las infecciones graves y para las infecciones en los niños cuyos sistemas inmunológicos no son normales. Aunque estos medicamentos pueden aliviar los síntomas y acortar la duración de la enfermedad, no son curas y no previenen las recurrencias. La mayoría de los niños no necesitan terapia antiviral, la terapia tópica no es muy útil y la terapia oral debe iniciarse muy temprano para ser eficaz. La única terapia necesaria en la mayoría de casos de herpes bucal es el alivio de los síntomas: Muchos médicos recomiendan que los niños mantengan húmedo el herpes labial con protector labial con el fin de ayudar a aliviar el malestar. Estas llagas eventualmente forman costras y sanan, desapareciendo al cabo de siete a catorce días. Hasta que desaparezcan, recomiende a su hijo que no las rasque ni las toque. Sin embargo, por lo general, no hay necesidad de que se quede en casa y falte a la escuela. 

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.