Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Las picaduras por abejas, avispas, avispones y avispas germánicas causarán dolor, hinchazón, comezón y enrojecimiento en la picadura o alrededor de la misma. En algunos niños, las reacciones alérgicas al veneno de los insectos pueden desencadenar otros síntomas distintos a la reacción de la piel; también pueden marearse y debilitarse o tener diarrea o urticaria. En ocasiones, pueden tener dificultades para respirar.

Luego de una picadura de abeja, quite con cuidado el aguijón de la piel de su hijo lo más rápido posible, de este modo minimizará el veneno que entra al cuerpo. Utilice la punta sin filo de un cuchillo para retirar el aguijón y el saco con veneno adjunto; o si es posible, use un par de pinzas para extraerlo. Una vez haya retirado el aguijón, aplique compresas húmedas o una bolsa de hielo en el área para minimizar la hinchazón y aliviar el dolor. También puede colocarse una solución que contenga agua y un ablandador de carne comercial, bicarbonato de sodio, o loción de calamina en la picadura para reducir la incomodidad. Puede que su médico le recomiende usar un antihistamínico oral o una pomada de corticosteroide de venta libre.

Algunas veces un aguijón de abeja puede ocasionar problemas que requieran atención de emergencia, específicamente, si su hijo tiene dificultad para respirar o si muestra señales de shock (como respiración agitada, mareo o piel fría y sudorosa). En tal caso, llame al 911 o al número de rescate de emergencia. Consulte también a su médico si su hijo tiene múltiples picaduras, o si presenta urticaria en alguna parte del cuerpo lejos de la misma picadura (por ejemplo, si es picado en el brazo y presenta urticaria en las piernas).

Los niños que tienden a tener reacciones fuertes a las picaduras deben tomar precauciones especiales. Cuando están al aire libre, deben llevar zapatos puestos, calcetines, pantalones largos y camisas de manga larga. Los médicos pueden tambián sugerir inyecciones contra la alergia (hiposensibilización) para estos jóvenes, para exponerlos de manera intencional a pequeñas cantidades de veneno de insectos. Las familias pueden tener tambián un botiquín de emergencia en el hogar, en el auto y cuando viajen; el botiquín debe estar equipado con una jeringa llena con adrenalina para salvar la vida, la cual debe administrarse si ocurre una picadura que provoque dificultad para respirar o señales de shock. (Un niño en shock lucirá pálido, frío y sudoroso, también tendrá el pulso dábil y acelerado; su respiración puede ser débil y puede estar semiinconsciente o inconsciente).

 

Última actualización
5/20/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.