Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La quinta enfermedad, también llamada eritema infeccioso, no suele ser una infección grave. Su síntoma más notable es un parche rojo brillante o salpullido en las mejillas de su niño. Es causada por un virus llamado parvovirus B19 y puede transmitirse de una persona a otra a través de gotitas o secreciones (por ejemplo, saliva, esputo). También se puede transmitir de una mujer embarazada al feto. El virus puede causar una enfermedad grave al feto o en cualquier niño que tiene cierto tipo de anemia (recuento bajo de glóbulos rojos), como la anemia de células falciformes.

Los brotes de infecciones por parvovirus B19 se producen de vez en cuando en las escuelas primarias y secundarias durante los últimos meses del invierno y principios de la primavera.

Síntomas

En las etapas iniciales de la quinta enfermedad, el niño puede desarrollar leves síntomas de resfriado como nariz congestionada o flujo nasal, dolor de garganta, fiebre leve, dolores musculares, picazón, fatiga y dolores de cabeza. Con menor frecuencia, el niño puede experimentar dolores en las rodillas y las muñecas.

Después de 7 a 10 días de estos primeros síntomas, puede aparecer el salpullido distintivo de la quinta enfermedad. Por lo general comienza en la cara, dando al niño la apariencia como de una "cachetada en la mejilla". Una erupción ligeramente elevada en un patrón como lazo se puede desarrollar en el torso y luego se extiende a los brazos, las nalgas y los muslos. De cinco a 10 días después, el salpullido tiende a desaparecer. Puede volver a aparecer brevemente semanas o meses después, especialmente cuando su niño se calienta durante el ejercicio, al bañarse o al tomar el sol.

Las infecciones por parvovirus pueden empeorar la anemia de células falciformes y otras anemias hemolíticas. Esta complicación puede conducir a una crisis aplástica en los que los conteos sanguíneos caen a niveles peligrosamente bajos. Esto le puede pasar al feto cuando una mujer embarazada tiene una infección por parvovirus. El feto puede desarrollar una insuficiencia cardíaca relacionada con el bajo conteo sanguíneo. Esta condición se llama hidropesía fetal y puede causar la muerte del feto. A menudo se necesitan transfusiones en el feto o el niño con crisis aplástica.

El período de incubación desde la exposición al virus hasta el inicio de los síntomas es usualmente entre 4 a 14 días. El salpullido aparece dos a tres semanas después de que su niño se infecta. Una vez que aparece el salpullido, su niño ya no contagiará la enfermedad.

Cuándo llamar al médico

Si los síntomas de su niño parecen empeorar con el tiempo o si desarrolla inflamación de articulaciones, comuníquese con el pediatra. Si su niño tiene la enfermedad de células falciformes, comuníquese con el médico siempre que su niño tenga fiebre o parece especialmente pálido.

Diagnóstico

El pediatra diagnosticará la quinta enfermedad al examinar el salpullido, el cual tiene una apariencia distintiva. En algunos casos, el médico realizará una prueba de sangre que pueda detectar los anticuerpos de parvovirus B19.

Informe al pediatra sobre cualquier medicamento que el niño pueda estar tomando, ya que el salpullido asociado con la quinta enfermedad se puede ver como los salpullidos que son efectos secundarios de ciertos medicamentos.

Tratamiento

La mayoría de los niños con la quinta enfermedad se tratan solo con tratamiento sintomático para que se sientan más cómodos. Si el niño tiene fiebre, el pediatra le puede recomendar acetaminofén para bajar la temperatura, así como para reducir la intensidad de las molestias y los dolores que son parte de la enfermedad. El pediatra también le puede recomendar el uso de antihistamínicos para aliviar la picazón relacionada con el salpullido. En los niños con anemias graves, a menudo se necesita de hospitalización y transfusiones de sangre.

Pronóstico

La mayoría de niños infectados con parvovirus B19 tienen solo una enfermedad leve que se va por sí sola. Sin embargo, los niños con trastornos sanguíneos como la anemia de células falciformes o un sistema inmunológico debilitado se pueden enfermar de gravedad si desarrollan la quinta enfermedad y deben consultar al médico de inmediato. La infección también puede ser grave si la contrae una mujer embarazada. La quinta enfermedad puede resultar en complicaciones graves como daño al feto, abortos espontáneos o que el bebé nazca muerto.

Prevención

Para reducir el riesgo de contagio de la quinta enfermedad, la buena higiene es importante, incluyendo lavarse las manos con frecuencia.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Adapted from Immunizations and Infectious Diseases: An Informed Parents Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics) and updated 2011
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.