Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Las reacciones de la piel a la hiedra venenosa o zumaque venenoso son muy incómodas, pican y son desagradables a la vista. Pueden hacer sentir muy mal a un niño.

Casi la mitad de los niños que tienen contacto con cualquier hiedra venenosa o zumaque venenoso tienen una reacción alérgica. Generalmente, la piel se enrojece, hincha y ampolla, con el salpullido en forma de rayas o en parches. Los niños experimentan graves sensaciones de quemado y picazón. El salpullido generalmente aparece de uno a cuatro días después de que su hijo se expone. Luego se forman las ampollas y pronto se rompen y sale líquido de ellas y, eventualmente, se convierten en costra.

Como con todas las alergias, evitar la exposición al agente ofensor es lo más importante. Particularmente si su hijo pasa tiempo en el bosque y los campos, asegúrese de que conozca la apariencia de la hiedra venenosa y zumaque venenos. La hiedra venenosa es una planta de tres hojas con tronco rojo cuyas hojas verdes brillantes se tornan rojas en el otoño. El zumaque venenoso tiene hojas verdes brillantes que también crecen tres en un tallo. Probablemente desearía enseñar a su hijo el poema: "Hojas de tres, déjalas ser". Particularmente, cuando tiene jovencitos, inspeccione los parques en que juega en busca de alguna hiedra o zumaque venenoso y quite las plantas.

Las reacciones de la piel a la hiedra venenosa o zumaque venenoso no son contagiosas y no se pueden transmitir de un niño a otro. Pero si los jovencitos están en contacto con las plantas en sí, deben lavarse inmediatamente con agua y jabón para quitar todo lo que puedan de la savia o aceite. Esto evitará su absorción, y la inflamación consiguiente, a un mínimo. Las mascotas que juegan en el patio con hiedra venenosa o zumaque venenoso puede ser un foco emisor de exposición para los miembros de la familia.

El salpullido puede sanar en aproximadamente dos semanas, aunque su médico puede sugerirle algún tratamiento para aliviar los síntomas. Por ejemplo, para aliviar tanto la picazón y exudado, haga que su hijo remoje el área afectada en agua fría durante unos pocos minutos, o frótelo suavemente durante diez a veinte minutos, varias veces al día, con un cubo de hielo; luego deje que la piel se seque al aire. Una crema de hidrocortisona también puede ayudar. Para disuadir el rascado y daño posterior a la piel, mantenga cortas las uñas de su hijo. Si su jovencito no puede dormir debido a la picazón, debe darle un antihistamínico. Aunque los casos leves se pueden tratar en casa, consulte un médico si su hijo se siente especialmente incómodo, si el salpullido es grave, si salió en la cara o en la ingle de su hijo o si muestra señales de infección (fiebre, enrojecimiento e hinchazón más allá de la hiedra venenosa o zumaque venenoso).

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.