Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

La sarna es una infección en la piel muy contagiosa y que pica mucho ocasionada por ácaros microscópicos que excavan en las capas superiores de la piel y ocasionan un salpullido. Es una infección que ocurre no solamente en los niños, sino también en personas de todas las edades.

Síntomas

La sarna ocasiona un salpullido que aparece de 2 a 4 semanas después de que los ácaros entran en la piel. El salpullido es realmente la reacción del cuerpo a las proteínas, huevos y excreciones de los ácaros. Puede picar en exceso y empeorar en la noche. Junto con un salpullido, los ácaros que excavan pueden formar líneas en forma de hilo grises o blancas en la piel que parecen marcas irregulares de lápiz.

En niños menores a 2 años, el salpullido aparece más comúnmente en las palmas, plantas de los pies, cabeza y cuello. En niños mayores, el salpullido se encuentra entre los dedos o en los pliegues o arrugas de la muñeca y los codos, así como también en la línea de la cintura, muslos, glúteos y genitales.

El período de incubación para la sarna generalmente es de 4 a 6 semanas. Si su hijo ha tenido una infección previa de sarna, los síntomas pueden ocurrir de 1 a 4 días después de haber estado expuesto nuevamente a los ácaros.

Qué puede hacer

Si su hijo desarrolla sarna, probablemente se rascará el salpullido de la sarna, lo que aumentará la probabilidad de que la piel desarrolle una infección bacteriana secundaria. Para disminuir el riesgo, mantenga cortas las uñas de los niños durante la infección de sarna.

Cuándo llamar al médico

Si observa que su hijo tiene un salpullido que pica, comuníquese con su pediatra. El médico verá el salpullido, realizará el diagnóstico y recomendará un tratamiento.

Diagnóstico

Los pediatras puede diagnosticar, con frecuencia, una infección por sarna al examinar el salpullido y realizar preguntas relevantes (por ejemplo, la intensidad de la picazón del salpullido). Debido a que los niños tienden a rascar el salpullido repetidamente, las marcas del rascado y costras del salpullido algunas veces dificulta la identificación de la infección.

Su pediatra puede decidir confirmar el diagnóstico de sarna al tocar suavemente una marca del salpullido o un agujero y examinar bajo un microscópico para identificar el ácaro o sus huevos.

Tratamiento

Los niños con un salpullido de sarna deben tratarse con una de varias lociones o cremas que se utilizan para tratar esta infección. Con mayor frecuencia, los pediatras escogen una crema de permetrin al 5%. Debe aplicarse en todo el cuerpo desde el cuello hasta los dedos de los pies. En los bebés y niños pequeños, también deben colocarse en la cabeza, cuero cabelludo y cuello ya que el salpullido puede afectar estas partes del grupo en este grupo de edades. Aproximadamente de 8 a 14 horas después de aplicar permetrin, bañe a su hijo para quitar la crema.

Además se pueden utilizar otras lociones y cremas como crotamiton al 10%. Pregunte a su pediatra si debe volver a aplicar la crema o la loción (con frecuencia aproximadamente una semana después de su primer uso).

Después de haber tratado la sarna con eficiencia, el picor asociado con este puede continuar durante varias semanas e incluso meses. Esta picazón persistente no significa que su hijo todavía esté infestado con sarna. Para aliviar la picazón, pregunte a su pediatra si debe administrar un antihistamínico oral o un corticosteroide tópico.

Pronóstico

A pesar de la picazón y la incomodidad de una infección de sarna, es una condición altamente tratable y leve. Puede enviar a su hijo al cuidado infantil o a la escuela después de completar el tratamiento de sarna.

Prevención

Una infestación de sarna se propaga fácilmente de persona a persona a través del contacto cercano, particularmente de piel a piel. Si alguien en su familia tiene sarna, pregunte a su médico si otros en el hogar como los miembros de la familia o ayuda deben hacerse pruebas o recibir un tratamiento para la sarna.

 

Última actualización
9/2/2014
Fuente
Adapted from Immunizations and Infectious Diseases: An Informed Parents Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics) and updated 2011
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.