Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Cuando su hijo tiene un estreptococo en la garganta, existe una oportunidad de que obtendrá un salpullido conocido como fiebre escarlata o escarlatina. Los síntomas de la fiebre escarlata empiezan con un dolor de garganta, una fiebre de 101 a 104 grados Fahrenheit (38.2 a 40 grados Celsius) y dolor de cabeza. Esto va seguido en un período de veinticuatro horas por un salpullido rojo que abarca el tronco, brazos y piernas. El salpullido es levemente elevado, lo que hace que la piel se sienta como una lija fina. La cara de su hijo puede verse roja también, con área pálida alrededor de su boca. Este enrojecimiento desaparecerá en tres a cinco días, lo que dejará que la piel se pele en las áreas donde el salpullido fue más intenso (cuello, debajo de los brazos, ingles, dedos y dedos de los pies). Además puede tener la lengua con una cubierta blanca, luego enrojecida y un leve dolor abdominal.

Tratamiento

Llame a su pediatra cada vez que su hijo se queje de un dolor de garganta, especialmente cuando también se presenta un salpullido o fiebre. El médico lo examinará y revisará su garganta con un hisopo para ver si hay bacterias de estreptococo. Si se encuentra una garganta con estreptococo, se debe administrar antibióticos (generalmente penicilina o amoxicilina). Si su hijo toma el antibiótico vía oral, es muy importante que complete el tratamiento completo ya que un tratamiento más corto algunas veces tiene como resultado que regrese la enfermedad.

La mayoría de los niños con infecciones por estreptococo responden muy rápido a los antibióticos. La fiebre, dolor de garganta y dolor de cabeza generalmente desaparecen dentro de un período de veinticuatro horas. Sin embargo, el salpullido puede permanecer aproximadamente de tres a cinco días.

Si la condición de su hijo no parece mejorar con el tratamiento, notifique a su pediatra. Si otros miembros de la familia desarrollan una fiebre o dolor en este momento, con o sin salpullido, también se les debe examinar y revisar si no es estreptococo.

Si no se tratan, la fiebre escarlata (como la garganta con estreptococo) puede ocasionar infecciones en el oído y senos nasales, glándulas en el cuello hinchadas y pus alrededor de las amígdalas. La complicación más grave de la garganta con estreptococo sin tratar es la fiebre reumática, que tiene como resultado dolor de articulaciones e hinchazón y algunas veces daños en el corazón. Muy raras veces, la bacteria de estreptococo en la garganta puede llevar a glomenrulonefritis o inflamación de los riñones, ocasionando que aparezca sangre en la orina y algunas veces presión alta.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.