Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Probablemente usted no esté familiarizado con el término arbovirus, pero gracias a una cobertura mediática extensa en años recientes, la mayoría de las personas ahora saben sobre el arbovirus denominado virus de Nilo Occidental.

Los arbovirus se propagan a los humanos por medio de los mosquitos, garrapatas y moscas de arena y pueden ocasionar infecciones del sistema nervioso central, inflamación de las articulaciones o fiebre con sangrado e infección del hígado. El virus del Nilo Occidental ahora es el arbovirus más común en los Estados Unidos. Aunque ocurren otros arbovirus en partes aisladas de los Estados Unidos, incluso el virus de encefalitis de St. Louis, el virus de encefalitis de California y el virus de encefalitis equina oriental, el virus del Nilo Occidental ha recibido la mayor atención. La primera epidemia fue en 1999 en la Costa Este. Cada año desde entonces, el virus se ha movido a través de los Estados Unidos y el número de personas que se han infectado ha aumentado.

Los mosquitos contraen el virus al alimentarse de los pájaros infectados u ocasionalmente en otros animales infectados como los caballos, murciélagos y ardillas, y lo transmiten a los humanos. Si un mosquito infectado pica a su hijo, el virus se multiplicará en su flujo sanguíneo, lo que eventualmente lo enfermará.

Signos y síntomas

La mayoría de los niños que adquieren el virus del Nilo Occidental tienen únicamente síntomas leves o ningún síntoma. Los síntomas pueden incluir:

  • Fiebre
  • Dolores de cabeza
  • Dolores de cuerpo
  • Náusea
  • Vómitos
  • Salpullido en la piel

En una cantidad muy pequeña de niños infectados (menos del 1 % de los casos), la enfermedad se puede hacer grave e involucrar el cerebro (encefalitis o meningitis por el virus del Nilo Occidental). Los síntomas que involucran el cerebro incluyen fiebre alta, tortícolis, dolores de cabeza muy fuertes, debilidad en los músculos, confusión mental, temblores, problemas en la visión, convulsiones, parálisis y pérdida de conciencia.

Cuándo llamar a su pediatra

Si su hijo experimenta cualquiera de los síntomas que están asociados con una infección grave por el virus del Nilo Occidental, como la fiebre alta, dolores de cabeza fuertes y una tortícolis, comuníquese con su pediatra.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

Su médico realizará una punción lumbar (punción raquídea) para ver si está presente la meningitis. El pediatra puede también ordenar pruebas de sangre para ayudar a diagnosticar una infección por el virus del Nilo Occidental. Un EEG y estudios de imágenes (exámenes de tomografía computarizada [CT] o resonancia magnética [MRI]) se realizan con frecuencia para ayudar a identificar el tipo de infección en el cerebro.

Tratamiento

No hay una medicina específica disponible para tratarlas infecciones por virus del Nilo Occidental. Afortunadamente, los casos leves de la infección por virus del Nilo Occidental no necesitan de tratamiento. Sin embargo, los niños que se enferman de gravedad, necesitarán hospitalización y atención de apoyo.

¿Cuál es el pronóstico?

En la mayoría de los niños con las infecciones por el virus del Nilo Occidental, los síntomas desaparecen en unos pocos días.

Prevención

Para proteger a su hijo de una infección por el virus del Nilo Occidental, manténgalo alejado de lugares donde haya mosquitos o pongan sus huevos, como agua estancada o baños para pájaros y macetas de flores. Asegúrese de quitar el agua estancada en su jardín y en su casa.

Particularmente si vive en una región donde se ha reportado el virus del Nilo Occidental, aplique repelente de insectos a la piel expuesta de su hijo cuando esté en exteriores. Escoja un repelente que contenta el químico DEET. Sin embargo, los productos que contienen DEET no se deben aplicar a niños menores de 2 meses y deben usarse únicamente un poco alrededor de los ojos y la boca en todos los niños. Debido a que es más probable que los mosquitos piquen al amanecer y al empezar a atardecer, considere mantener a su hijo dentro de la casa durante esos momentos del día.

El virus del Nilo Occidental no se puede propagar de persona a persona, así que no hay necesidad de mantener a su hijo lejos de alguien que tiene la infección.

No hay vacuna para proteger a su hijo del virus del Nilo Occidental.

 

Última actualización
5/31/2013
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.