Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

En algunos casos, es posible que tenga la opción de una alternativa a una transfusión de sangre para su niño. Aquí se encuentran algunas opciones que puede discutir con el médico de su niño.  

  • Autotransfusión.Un paciente puede donar su propia sangre, generalmente unas pocas semanas antes de la cirugía, la cual se puede utilizar durante o después de la operación si es necesario. Debido a que se utiliza la propia sangre de la persona, esta técnica reduce significativamente el riesgo de obtener una enfermedad o tener una reacción alérgica a la sangre donada. Sin embargo, las autotransfusiones no son apropiadas para niños menores de 9 o 10 años. Este tipo de transfusión tampoco se puede utilizar en situaciones de emergencia ya que es necesario proporcionar estas donaciones por anticipado. Algunas condiciones médicas hacen imposible utilizar esta opción.  
  • Reciclado de sangre.Cuando se pierde sangre durante una cirugía, se puede recopilar, limpiar y luego regresar al paciente. Ya que se utiliza únicamente la propia sangre del paciente, no hay riesgo de transmisión de enfermedades o de ocasionar reacciones alérgicas. Sin embargo, debido a que este método de reciclado necesita una planificación por anticipado, no se puede usar para una cirugía de emergencia, ni se puede usar para determinadas condiciones médicas.  
  • Donación directa. Si su niño necesita una transfusión, puede recibir la sangre de los padres, otros miembros de la familia u otros donadores conocidos. Es posible que sienta que su niño está más seguro usando la sangre de un pariente o algún otro familiar suyo. Sin embargo, no olvide que este método no elimina el riesgo de la transmisión de una enfermedad. Además, el donador debe tener el mismo o un tipo de sangre compatible. Sus parientes y amigos tienen infecciones de las cuales no tienen conocimiento o no se siente cómodo discutiéndolas, al mismo tiempo se sienten presionados para donar debido a las circunstancias. La sangre de la Cruz Roja tiene el beneficio de venir de donadores voluntarios, muchos de los cuales son donadores repetidos, así que se han hecho pruebas de su sangre en el pasado y se ha comprobado que es segura. Finalmente, algunos hospitales no permiten las donaciones directas.

En determinados casos, los niños pueden ser candidatos de usar alternativas a la sangre humana. Los jóvenes con hemofilia pueden recibir un factor de coagulación altamente purificada que está hecha en el laboratorio usando técnicas de ADN recombinado. Estos factores fabricados no contienen gérmenes que se pudieran diseminar en un destinatario de transfusión. También se encuentran disponibles determinadas hormonas o factores de crecimiento que estimulan la producción en su propio cuerpo de glóbulos rojos.

 

Última actualización
9/2/2014
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.