Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Mi niño necesita recibir un procedimiento que necesita anestesia. ¿Cuál es la mejor forma para que todos nos preparemos para esto?

Cuando un niño debe ir al hospital esto genera ansiedad tanto para los padres como para el pequeño. Cuando la visita comprende cualquier tipo de procedimiento que requiera anestesia.

Prepare a su niño

Si su hijo es mayor de 4 años, comience a hablarle de la visita al hospital de 5 a 6 días antes. Si es menor de 4 años, comience a hablarle de 2 a 3 día antes. Háblele con franqueza. Dependiendo de la edad que tenga, emplee palabras conocidas tales como "dolor" o "hacer una siesta" para referirse a la sedación.

Explíquele que el sueño producto de la anestesia es distinto al sueño diario. Gracias a la anestesia, no sentirá dolor ni se despertará en medio del procedimiento. Al final de la cirugía, examen o tratamiento, el anestesista interrumpirá la medicina que provoca este tipo de "sueño" y el niño se despertará y volverá a ver a su familia.

Muchos niños entre los 3 y los 12 años no están listos para escuchar cuáles son los riegos de la cirugía o de la anestesia. A menudo, entienden lo suficiente como para sentir miedo, pero no lo suficiente como para sentirse confiados. Tal vez el anestesista prefiera hablarle de los riesgos cuando el niño no esté presente.

Si su hijo se inquieta cuando le hable acerca de la anestesia, explíquele que es normal sentir miedo. Dígale que el equipo de anestesia velará por su seguridad y bienestar. Para ayudar a atenuar los temores de su hijo, trate de mantener la calma y la confianza.

Algunos hospitales ofrecen programas especiales que explican el proceso de anestesia y cirugía a niños y familiares. Solicite libros y videos que le ayuden a prepararse y preparar a su hijo(a).

En la mañana en que su hijo reciba la anestesia

  • Asegúrese de seguir las instrucciones de ayuno (no comer) antes de la anestesia
  • Vista al niño con ropa suelta y cómoda.
  • Dele cualquier medicina (que haya aprobado el anestesista) con un sorbo de agua.
  • Traiga un objeto al que esté apegado el niño, como una frazada, un muñeco de peluche o un juguete.
  • Transmítale confianza y serenidad al niño.

Antes de empezar a administrar la anestesia, a menudo se suministran sedantes para ayudar a tranquilizar y relajar al niño. La decisión de suministrarle o no sedantes dependerá de la edad del niño, el grado de ansiedad, el estado médico y los parámetros del hospital. Los sedantes se pueden suministrar por la boca, la nariz o el recto (la apertura del ano), o como inyección.

¿Cómo se le administrará la anestesia a mi hijo?

En la mayoría de los casos, se elige uno de los siguientes modos de iniciar la administración de anestesia en un niño:

  • Respirando gases anestésicos a través de una máscara
  • A través de una aguja que se inyecta a la vena (intravenosamente)
  • A través de una aguja que se inyecta a un músculo (inyección)

Cuando se usa una máscara, no hay que aplicar inyecciones y por consiguiente el paciente no siente dolor. Sin embargo, a algunos niños no les gusta que les pongan máscaras en la cara. Una inyección puede causar dolor pasajero y asustar al niño. Sin embargo, es un método rápido y el niño no tiene que permanecer quieto. Si se aplica intravenosamente, se puede poner un anestésico local para entumecer la zona donde se clava la aguja y hacer que el procedimiento sea menos doloroso.

Si se va a usar una máscara para administrar la anestesia, háblele de esto a su hijo antes del día de la cirugía, examen o tratamiento. Explíquele que la máscara contiene un aire especial que le ayudará a sentir sueño. La máscara puede contener un olor especial para que el procedimiento sea más confortable. Este método no se usa en casos de emergencia, cuando hay problemas estomacales o intestinales o si el niño ha comido recientemente.

A partir de los 10 años de edad, la anestesia se suele administrar intravenosamente. Sea cual sea el método que se use, su hijo permanecerá cómodo y dormido con una combinación de gas y anestésicos intravenosos. No se despertará durante la cirugía, examen o tratamiento. Se despertará una vez que el procedimiento finalice, a menos que en ese momento se requiera un cuidado intensivo. Si su hijo necesita este tipo de atención, su anestesista se lo explicará.

Recuerde

Comente cualquier pregunta o inquietud con el equipo de anestesia y el pediatra o con los doctores que están involucrados. Estos profesionales de salud están entrenados para velar por el bienestar y seguridad de su hijo durante el proceso.

 

Última actualización
8/29/2013
Fuente
Anesthesia and Your Child (Copyright © 2001 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.