Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Todas las personas se topan con organismos infecciosos durante el día en el aire, el suelo y el agua, en alimentos y en superficies en todos lados. Afortunadamente, el sistema inmunológico de su hijo es capaz de combatir a la mayoría de estos organismos, manteniéndolo sano. Cuando estos organismos se convierten en un problema y causan una infección, el médico tiene varias medicinas que pueden ayudar a que su hijo se mejore.

Los antibacteriales son las medicinas con prescripción con las que los padres posiblemente están más familiarizados. Casi todos los padres han tenido la experiencia de darle a su hijo un tratamiento con antibacteriales por una infección de oído o estreptococos en la garganta. La mayoría puede mencionar algunos de los antibacteriales más comunes (penicilina, amoxicilina, tetraciclina) que han ayudado a su pequeño a combatir las infecciones bacterianas. Aunque a su hijo posiblemente se le han dado más antibacteriales que otros tipos de medicinas con prescripción para combatir infecciones, también hay disponibles medicamentos para combatir ciertas enfermedades de la niñez causadas por

  • Virus  
  • Hongos (levaduras y mohos)  
  • Parásitos

Recuerde, a pesar de lo importantes que son los antibacteriales, solo son útiles contra infecciones causadas por bacterias. Para las enfermedades causadas por otros tipos de gérmenes, los antibacteriales simplemente no ayudarán a que su hijo se mejore. De hecho, pueden agregar riesgos debido a los posibles efectos secundarios que tienen todos los medicamentos. Al mismo tiempo, el uso inapropiado de los medicamentos puede contribuir al creciente problema de la resistencia a antibióticos.

Medicamentos antivirales

Todos los niños padecen de una enfermedad viral eventualmente. Muchas infecciones virales afectan el tracto respiratorio, que incluye la nariz, la garganta y las vías respiratorias donde pueden causar un resfriado común, gripe, dolor de garganta y sinusitis. Los virus también pueden causar enfermedades más graves como el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), hepatitis y rabia. Debido a que hay vacunas disponibles para proteger a su hijo contra algunas infecciones virales (por ejemplo, varicela, poliomielitis), asegúrese de que esté totalmente protegido por todas las vacunas recomendadas por American Academy of Pediatrics.

Los medicamentos antivirales son avances relativamente recientes, pero ahora hay disponible un número cada vez mayor de estos medicamentos para combatir a los virus. Se elaboran para prevenir la infección o acortar la duración de las infecciones al prevenir que el virus se disperse, aunque no pueden matar los virus que ya existen. Estas medicinas no son apropiadas para todas las infecciones virales; si su hijo tiene un resfriado común, por ejemplo, solo deje que siga su curso natural. El médico puede decirle cuando es necesario un medicamento antiviral con prescripción.

A diferencia de los antibióticos de amplio espectro, que con frecuencia se usan contra una amplia variedad de organismos bacterianos, las medicinas antivirales tienden a ser más específicas y atacar virus específicos. Estos son algunos ejemplos de medicamentos antivirales que a veces se recetan para niños.  

  • Acyclovir es una medicina que se puede usar para tratar la varicela, así como los síntomas relacionados con las infecciones de herpes que pueden afectar la piel, los ojos, la boca, los genitales o el cerebro. Acyclovir puede aliviar las molestias y acelerar la cura de las úlceras herpéticas, pero no mata el virus. El virus herpes simplex permanecerá latente en el cuerpo y puede volver a causar síntomas en el futuro.  
  • Amantadina está entre los diversos medicamentos antivirales que se pueden usar para tratar y prevenir la gripe. Estos medicamentos son más útiles cuando se inician inmediatamente después de que aparecen los síntomas de gripe en su hijo. En general, el medicamento se debe iniciar los primeros 2 días de la enfermedad. Amantadina solo es eficaz para tratar un tipo de virus de la gripe, influenza A.  
  • Ribavirina e Interferón son medicamentos antivirales que a veces se recetan para adultos que desarrollan hepatitis crónica. Su uso en niños es limitado.

Otras medicinas, llamadas medicamentos antirretrovirales, se usan para combatir las infecciones causadas por un tipo específico de virus llamado un retrovirus. El retrovirus más conocido, virus de inmunodeficiencia humana (VIH), es responsable del SIDA.

Recuerde que aunque las enfermedades virales no se deben tratar con antibacteriales, las infecciones bacterianas a veces ocurren como una complicación secundaria de una enfermedad viral. En estos casos, los antibacteriales se usan para tratar la infección bacteriana.

Medicamentos antimicóticos

Las infecciones por hongos son causadas por plantas microscópicas cuyas esporas se transportan en el aire y los niños las respiran. También pueden entrar al cuerpo a través de una cortada en la piel. Cuando las esporas se inhalan, se pueden depositar en los pulmones y empezar a multiplicarse y formar agrupaciones. Eventualmente logran llegar al flujo sanguíneo y recorren todo el cuerpo. Al igual que muchos organismos infecciosos, estos pueden causar enfermedades graves en niños cuyos sistemas inmunológicos ya están debilitados por otra enfermedad como cáncer o SIDA.

Probablemente esté más familiarizado con los hongos como los champiñones, la levadura, el moho y el mildiu. Algunos hongos pueden vivir dentro del cuerpo y nunca causar ninguna enfermedad. Pero otros causan enfermedades, incluidas infecciones comunes como tiña de la piel, pelo y uñas; pie de atleta; tiña inguinal; y candidiasis o infecciones vaginales.

Muchos medicamentos pueden combatir estas infecciones micóticas. Suelen estar disponibles en forma tópica que se puede aplicar directamente sobre la piel. Algunos son medicinas de venta libre, mientras que otros debe recetarlos el médico.

Para las infecciones micóticas graves, los pediatras pueden seleccionar un medicamento que se llama anfotericina B o medicamentos antimicóticos más recientes llamados azoles. Dos de los azoles más usados son fluconazole e itraconazole. Algunos medicamentos antimicóticos con receta no están autorizados para uso en niños, principalmente porque se ha hecho muy poca investigación en niños. Estas medicinas se deben usar con precaución y según las indicaciones del médico pues pueden tener efectos secundarios muy graves.

Aunque los productos antimicóticos de venta libre se consideran seguros cuando se usan de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta, siempre se recomienda que hable con el pediatra antes de tratar a su hijo con estas medicinas.

Medicamentos antiparasitarios

Los parásitos pueden causar infecciones en niños. En algunas partes del mundo, son una causa común de enfermedad y muerte. En el mundo occidental, los adultos y los niños muchas veces contraen enfermedades parasitarias cuando viajan a regiones tropicales del mundo donde estas enfermedades son más prevalentes, como las áreas rurales de América Central y América del Sur, Asia y África.

Algunos parásitos son tan minúsculos que no se pueden ver excepto en un microscopio, mientras que otros son suficientemente grandes como para verlos fácilmente a simple vista. La mayoría vive en los alimentos, el agua y el suelo. Cuando se transmiten a su hijo, con frecuencia cuando consume alimentos o agua contaminados, su sistema inmunológico es capaz de combatir muchos de ellos. Otros parásitos, sin embargo, pueden causar infecciones potencialmente graves.

La infección por parásitos más conocida por los padres son las lombrices intestinales, pero otros incluyen la malaria, la solitaria o tenia, anquilostoma y triquinosis. Algunos antibacteriales también funcionan contra los parásitos. Metronidazole puede bloquear el ciclo reproductivo de algunos parásitos y de algunas bacterias. Existen ciertos medicamentos antiparasitarios que solo están disponibles a través de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y su médico debe solicitarlos específicamente a esta entidad.

La resistencia se está convirtiendo en un problema con algunos medicamentos antiparasitarios. Por ejemplo, ciertos medicamentos que se usan para tratar la malaria no son tan eficaces como lo eran en el pasado debido a la resistencia. Como resultado, se encuentran en desarrollo nuevos medicamentos contra la malaria que se están estudiando en ensayos clínicos.

Hay mitos comunes que dicen que ciertas enfermedades por parásitos son causadas por una mala higiene y que solo se pueden prevenir o tratar al mejorar la limpieza personal. Estos son solo mitos. Hay medicinas disponibles para tratar las infecciones por parásitos. La limpieza de su hijo no va a curar la infección. Sin embargo, al igual que con muchas otras enfermedades infecciosas, incluidas ciertas enfermedades por parásitos, es importante lavarse las manos y es una buena forma de evitar los gérmenes que pueden enfermar a su hijo.

 

Última actualización
3/31/2014
Fuente
Immunizations & Infectious Diseases: An Informed Parent's Guide (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.