Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

El ahogamiento es una de las principales causas de muerte entre los niños, incluyendo bebés y niños pequeños. La mayoría de accidentes en los que se ahoga un bebé ocurren en las tinas del baño y en baldes. Los niños pequeños entre uno y cuatro años de edad se ahogan más comúnmente en piscinas. Sin embargo, muchos niños en este grupo de edad se ahoga en lagunas, ríos y lagos. Los niños mayores de cinco años de edad se ahogan más frecuentemente en ríos y lagos, pero esto varía de un área del país a otra. Es importante saber que los niños pueden ahogarse incluso en tan solo una pulgada de agua.

Ahogarse se refiere a la muerte que ocurre de esta manera. Cuando al niño se le rescata antes de que muera, al episodio se le llama ahogamiento no fatal.

Lo que debe hacer

Saque a su hijo del agua inmediatamente, luego verifique si respira por sí solo. Si no, comience la reanimación cardiopulmonar de inmediato. Si hay otra persona presente, pídale que busque ayuda médica de emergencia, pero no gaste tiempo valioso en buscar a alguien y no pierda tiempo intentando drenar el agua de los pulmones de su hijo. En cambio, concéntrese en darle respiración de rescate y Reanimación cardiopulmonar hasta que respire por sí solo. Es muy probable que durante la Reanimación cardiopulmonar vomite agua. Solo cuando la respiración de su hijo sea normal puede detenerse y buscar ayuda de emergencia. Llame al 911. Cuando los paramédicos lleguen, ellos le administrarán oxígeno y continuarán la Reanimación cardiopulmonar si es necesario.

Se le debe hacer un examen médico a todos los niños que estuvieron a punto de ahogarse

A cualquier niño que ha estado muy cerca de ahogarse debe hacérsele un examen médico completo, incluso si parece estar bien. Si dejó de respirar, inhaló agua o perdió el conocimiento, debe quedarse bajo observación médica por lo menos veinticuatro horas para estar seguros de que no hay daño a su sistema respiratorio o nervioso.

Recuperación de un niño que estuvo a punto de ahogarse

La recuperación de un niño de un ahogamiento no fatal depende de cuánto tiempo estuvo sin oxígeno. Si estuvo bajo el agua solo unos momentos, lo más probable es que se recupere por completo. Los períodos más largos sin oxígeno pueden causar daño a los pulmones, el corazón o el cerebro. Un niño que no responde rápido a la Reanimación cardiopulmonar puede tener problemas más graves, pero es importante seguir intentando, porque la Reanimación cardiopulmonar sostenida ha revivido niños que se veían sin vida o que habían estado en agua muy fría por períodos prolongados.

Prevención - Esté atento a las señales de advertencia


Ponga atención a estas señales de advertencia de que un niño o un adulto están en peligro de ahogarse:

  • Tiene la cabeza baja en el agua, o la boca a nivel del agua
  • Tiene la cabeza inclinada con la boca abierta
  • Tiene los ojos vidriosos, idos/despistados, inhabilidad para concentrarse
  • Tiene los ojos cerrados
  • Tiene el cabello sobre la frente o los ojos
  • No usa las piernas — vertical
  • Tiene hiperventilación o está jadeando
  • Trata de nadar en una dirección determinada, pero sin avanzar
  • Trata de darse la vuelta para quedar de espaldas
  • Parece estar subiendo una escalera invisible

Para bebés recién nacidos y niños pequeños hasta los cuatro años de edad, los padres y los encargados del cuidado nunca deben, ni por un instante, dejar a los niños solos o bajo el cuidado de otro niño, cuando están cerca de tinas del baño, piscinas, jacuzzis, piscinas inflables ni cerca de diques de irrigación o u otros cuerpos de agua abiertos. Con niños de esta edad, el adulto debe estar a una distancia en la que con solo extender el brazo puede tocar al niño, y enfocar toda su atención en el niño en todo momento siempre que esté dentro o cerca del agua. El adulto a cargo no debe involucrarse en actividades que lo distraigan, tales como hablar por teléfono, socializar o realizar los quehaceres domésticos.

Seguridad con las piscinas caseras

Las piscinas residenciales deben estar rodeadas por un cerco que evite que el niño pueda entrar a la piscina desde la casa. No hay sustituto para una cerca de al menos cuatro pies de altura, de cuatro lados en la que no pueda escalar y que tenga una puerta de cierre automático. Los padres, encargados del cuidado y dueños de piscinas deben aprender Reanimación cardiopulmonar y mantener un teléfono y equipo aprobados por la Guardia Costera de los EE. UU. (chaleco salvavidas, flotadores, bastón de pastor) al lado de la piscina.

Medidas de seguridad a la hora de nadar con los niños con necesidades especiales

Los bebés y niños pequeños con discapacidades intelectuales, y los niños con trastornos convulsivos son particularmente vulnerables a ahogarse, pero todos los niños están en peligro si se quedan sin supervisión cerca o dentro del agua. Incluso un niño que sabe nadar puede ahogarse estando a solo unos pocos pies de un lugar seguro. Recuerde, se debe supervisar a los niños en todo momento. Las clases de natación no deben considerarse una forma de “evitar que su hijo se ahogue”.

 

Última actualización
7/15/2014
Fuente
Adapted from Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age Five (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.