Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Cómo sé si mi hijo necesita tratamiento médico de emergencia?

Rara vez los niños se enferman gravemente sin dar señales de aviso previo. Según cuáles sean los síntomas de su hijo, por lo general, debe comunicarse con el pediatra de su hijo para pedir asesoramiento. El tratamiento oportuno de los síntomas puede impedir que una enfermedad empeore o se convierta en una emergencia.

Una verdadera emergencia es cuando usted piensa que una lesión o una enfermedad graves están poniendo la vida de su hijo en peligro o pueden causar un daño permanente. En estos casos, un niño necesita recibir tratamiento médico de emergencia de inmediato. Analice con el pediatra de su hijo por adelantado qué debe hacer en caso de producirse una verdadera emergencia.

Lesiones

Muchas verdaderas emergencias implican lesiones repentinas. Estas lesiones a menudo son causadas por los siguientes motivos:

  • Lesiones relacionadas con automotores (accidentes automovilísticos,  lesiones como peatones) u otros impactos repentinos, como lesiones relacionadas con bicicletas o caídas desde lugares elevados.
  • Intoxicación.
  • Quemaduras o inhalación de humo.
  • Atragantamiento.
  • “Ahogamiento no mortal” (antes conocido como “casi ahogamiento”). 
  • Armas de fuego u otras armas.
  • Choques eléctricos.

Enfermedades

Otras verdaderas emergencias pueden ser el resultado de enfermedades médicas o lesiones. A menudo, usted puede darse cuenta de que se están produciendo estas emergencias si observa que su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Actúa de manera extraña o está más retraído y menos alerta.
  • Dificultad creciente para respirar.
  • Piel o labios de color azul o púrpura (o gris, en el caso de los niños de piel más oscura).
  • Corte o quemadura grandes o profundos.
  • Sangrado que no se detiene.
  • Sacudidas rítmicas y pérdida del conocimiento (convulsión).
  • Está en estado de inconsciencia.
  • Cualquier cambio en el nivel de consciencia, confusión, un dolor de cabeza intenso o vomitar varias veces después de una lesión en la cabeza.
  • Dientes muy flojos o desprendidos, u otras lesiones importantes en la boca o la cara.
  • Dolor persistente en aumento o intenso.
  • Disminución de la respuesta cuando habla con su hijo.

Llame al pediatra de su hijo o a la línea de ayuda por intoxicación  (1-800-222-1222)  de inmediato si su hijo ha tragado una sustancia que usted sospecha es venenosa o el medicamento de otra persona, incluso si su hijo no tiene ningún signo ni síntoma. Usted no debe usar ningún medio para que su hijo vomite. Esto incluye darle jarabe de ipecacuana, provocarle arcadas ni darle agua salada. Si usted tiene jarabe de ipecacuana en su hogar, deséchelo por el inodoro y tire el envase a la basura.

Siempre pida ayuda si le preocupa que la vida de su hijo pueda estar en peligro o si su hijo está gravemente herido.

Qué hacer en una emergencia

  • Mantenga la calma.
  • Si es necesario y usted sabe hacerlo, empiece a dar reanimación cardiopulmonar (RCP).
  • Llame al 911 si necesita ayuda inmediata. Si usted no tiene servicio de 911 en su zona, llame al servicio local de ambulancias de emergencia o al servicio médico de emergencia del condado. De lo contrario, llame al consultorio del pediatra de su hijo e indique claramente que tiene una emergencia.
  • Si hay sangrado, aplique presión continua en el lugar con un paño limpio.
  • Si su hijo está teniendo una convulsión, colóquelo en un piso con alfombra, con la cabeza de costado, y quédese con él hasta que llegue ayuda.

Después de llegar al departamento de emergencias, asegúrese de decirle al personal de emergencia el nombre del pediatra de su hijo. Este puede trabajar en estrecha colaboración con el departamento de emergencias y puede brindarles información adicional sobre su hijo. Lleve al hospital todos los medicamentos que esté tomando su hijo y su registro de vacunas. También lleve cualquier sustancia que sospeche que es venenosa o medicamento que crea que haya tomado.

Números de teléfono de emergencia importantes

Mantenga los siguientes números de teléfono a mano pegándolos en su teléfono o cerca de él:

  • El teléfono y la dirección de su casa.
  • Su teléfono celular.
  • El teléfono de un familiar que viva cerca o de un vecino de confianza .
  • El pediatra de su hijo.
  • Servicios médicos de emergencia (ambulancia) (911 en la mayoría de las zonas).
  • La policía (911 en la mayoría de las áreas).
  • El departamento de bomberos (911 en la mayoría de las áreas).
  • La línea de ayuda por intoxicación (1-800-222-1222)
  • El hospital.
  • El dentista.

Información para niñeras

Es importante que cualquier persona que cuide de su hijo, incluidos los proveedores de cuidados para niños y las niñeras, sepa dónde encontrar los números de teléfono de emergencia. Si tiene un servicio de 911 en su área, asegúrese de que sus hijos mayores y su niñera sepan llamar al 911 en caso de tener una emergencia. Asegúrese  de que  sepan la dirección y el número de teléfono de su casa, porque un operador de emergencia le pedirá esta información. Siempre deje la dirección y el teléfono  en los que se lo puede localizar, incluido el número de su teléfono celular. También debe asegurarse  de que su niñera esté informada sobre cualquier medicamento que tome su hijo y sobre cualquier alergia que pueda tener. Las personas que cuidan a su hijo (incluidos usted y su cónyuge) también deben tomar una clase de RCP. 

Recuerde, para una emergencia médica, siempre llame al 911 y/o al pediatra de su hijo. Si su hijo está gravemente enfermo o lesionado, puede ser más seguro que sea trasladado por servicios médicos de emergencia (una ambulancia).

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
AskthePed: Birth to 5
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.