Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Las lesiones agudas en el tobillo y el pie son comunes en atletas y otras personas jóvenes activas. Los esguinces cuentan para el mayor número de lesiones agudas.

La siguiente información de American Academy of Pediatrics (AAP) resumen las fases del tratamiento de rehabilitación para el esguince de tobillo.

 

 Fase  Resumen  Descripción
 I La fase I del tratamiento incluye el descanso y proteger el tobillo para permitir la curación, evitar una lesión mayor y para controlar el dolor y la inflamación.
  • Descanso, protección (aparato ortopédico, vendaje, férula o muletas)
  • Control de la inflamación (hielo, compresión, elevación)
  • Carga de peso temprana según se tolere
 II La fase II comienza una vez que el tratamiento del dolor y la inflamación hayan desaparecido hasta el punto donde el atleta puede soportar cómodamente el peso y caminar de un lugar a otro.
  • Reducir la inflamación residual.
  • Restaurar la flexibilidad y el rango de movimiento de la articulación.
  • Restaurar la fuerza (con énfasis en peroné y pantorrilla ver "ejercicio de fortalecimiento del peroné" y "ejercicio de fortalecimiento de la pantorrilla").
  • Reanudar entrenamiento aeróbico de bajo impacto, mantener la condición física general.
 III La fase III del tratamiento se centra en la restauración de la propiocepción del tobillo (equilibrio y la conciencia de posición), así como la agilidad y la coordinación.
  •  Restaurar propiocepción (vea "Ejercicio de propiocepción").
  • Restaurar la agilidad/coordinación.
 IV En la Fase IV del tratamiento, los atletas hacen la transición de vuelta a su deporte a través de lo que se conoce como progresión funcional. Para los deportes que implican correr, los atletas pueden progresar de trotar o correr directo en una superficie plana para correr a toda velocidad.
  • Progresión funcional (trotar, correr, correr a toda velocidad, cortar, saltar, destrezas específicas al deporte)
V En la fase V, el atleta ha completado el programa funcional y debe de estar listo para regresar a la práctica.
  • Regreso gradual a la práctica y la competición
  • Ejercicios de mantenimiento y protección a largo plazo

 

Ejercicios

Ejercicio de fortalecimiento del peroné

 

Los ejercicios que utilizan tubos elásticos pueden ayudar a recuperar la fuerza de los músculos de la pierna y pantorrilla.

  1. Sujete el elástico para asegurar el objeto.
  2. De vuelta al tubo alrededor de la parte delantera del pie izquierdo
  3. Tire el tubo a la izquierda con la parte delantera del pie, manteniendo el resto de su pie en su lugar.
  4. Repita los pasos del 1 al 3 hasta con la parte delantera derecha jalando el tubo hacia la derecha.

Ejercicio de fortalecimiento de la pantorrilla

 

El fortalecimiento de la pantorrilla se puede realizar al levantar la punta de los pies, con o sin peso añadido, y levantamiento de la punta de los pies en el borde de una grada.

  1. Párese con la punta de los pies en una grada. Sosténgase de una baranda para mantenerse estable.
  2. Mantenga las rodillas ligeramente dobladas y baje suavemente los talones.
  3. Luego, levante lentamente los talones empujando la punta de los pies.
  4. Repita los pasos del 1 al 3.

Ejercicio de propiocepción

 

Los ejercicios para recuperar la propiocepción se realizan en una tabla de equilibrio, una tabla de oscilación o un mini trampolín o simplemente de pie sobre una pierna mientras juega con una pelota o realiza alguna actividad que lo distraiga.

Criterios para regresar al juego

Debido a que las lesiones y las tasas de recuperación son diferentes para cada atleta, es difícil estimar una fecha exacta o el tiempo cuando será seguro volver a practicar deportes. Sin embargo, por la trayectoria de las fases de rehabilitación, los médicos pueden hablar con los atletas de los pasos necesarios para la recuperación y ser capaces de medir el progreso de un atleta en contra de esta norma.

 

 

Última actualización
6/30/2014
Fuente
Care of the Young Athlete Patient Education Handouts (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.