Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Las actividades de rehabilitación son una parte esencial de la terapia para aliviar el dolor de rodilla y volver a la actividad atlética. La rehabilitación involucra varias partes importantes.

Alivio del dolor

Es muy importante aliviar el dolor inicial de rodilla para tranquilidad y permitir el desempeño de otros ejercicios de rehabilitación. El hielo es efectivo para controlar el dolor e hinchazón después de hacer deportes y después de los ejercicios de rehabilitación. Una bolsa de trozos de hielo o vegetales congelados se puede colocar sobre la rodilla durante 10 a 20 minutos, o bien, puede congelar agua en un vaso de papel y puede romper un pedazo del vaso para frotar el hielo sobre la rodilla. El ibuprofeno puede reducir el dolor y la inflamación y puede usarse a corto plazo para aliviar el dolor después de la actividad. Elevar la rodilla sobre el nivel del corazón también puede aliviar la hinchazón después de la actividad.

Estiramiento

Con frecuencia, el dolor de rodilla es el producto de una disminución en la flexibilidad en los cuádriceps (parta delantera del muslo), ligamento de la corva (parte trasera del muslo) y músculos de la pantorrilla (parte baja de la pierna). Estirar estos músculos es esencial para ayudar a evitar o disminuir el dolor futuro de la rodilla. El estiramiento deberá realizarse después de calentar los músculos con ejercicios leves o sumergirse en una tina con agua tibia. El estiramiento no debe ser forzoso.

Fortalecimiento

El dolor de rodilla puede asociarse con una disminución en el tamaño y fortaleza de los cuádriceps y este músculo se debe fortalecer para que regrese a la actividad óptima. El fortalecimiento deberá realizarse varias veces al día y no debería ocasionar mucho dolor.

Levantamiento con la pierna firme

Para hacer levantamientos con la pierna firme, siéntese en el piso con sus piernas estiradas hacia el frente y apóyese de espaldas sobre sus codos. Flexione su rodilla izquierda para que el talón quede junto a su pierna derecha y su pie izquierdo esté recto sobre el piso. Apriete su muslo derecho para que la rodilla esté tensa y rígida. Cuando el músculo del muslo esté tenso, eleve su pierna derecha recta hacia arriba hasta que sus rodillas se toquen levemente. Mantenga esta posición durante 5 segundos y luego baje su pierna lentamente, mantenga su rodilla rígida. Repita 10 veces y luego cambie de pierna. Intente hacer las 10 repeticiones 3 veces, cambiando de piernas. Posteriormente puede agregar peso al tobillo para ejercicios futuros.

Consulte a su médico si

  1. El dolor es resultado de una lesión repentina durante el entrenamiento o juego. Consulte con su médico tan pronto como sea posible o diríjase a un departamento de emergencias.
  2. Tiene dolor constante que dura hasta la mañana después de la actividad.
  3. Tiene mucha hinchazón o un límite en los movimientos de su rodilla.
  4. Observa un "bloqueo" de la rodilla (no puede estirarla).
  5. No ve mejora después de las primeras 4 semanas de terapia o empeora durante las primeras 2 semanas.

 Puede regresar a jugar si

  1. Dolor durante la actividad desaparece hasta la siguiente mañana.
  2. No cojea (interfiere con los reflejos normales de protección).
  3. Puede flexionar y estirar la rodilla completamente.
  4. No tiene hinchazón visible
  5. No es necesario usar hielo ni analgésicos antes de la actividad.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Sports Shorts (Copyright © 2002 American Academy of Pediatrics) Conceptual design by the Ohio Chapter, American Academy of Pediatrics
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.