Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Los síndromes de uso excesivo, la otra categoría principal de lesiones entre los jóvenes entusiastas de los deportes, son tan sutiles que usualmente pasan desapercibidos al principio. Sin embargo, con el tiempo, el daño repetido a la misma área anatómica puede culminar en tendinitis, bursitis y otras lesiones como fracturas por tensión. Las lesiones por uso excesivo son más comunes en los movimientos repetitivos según se observa en la natación, correr o la danza. Esto contrasta con las lesiones graves que son más comunes en los deportes de contacto y colisión, como el fútbol o hockey.

Enfermedad de Osgood-Schlatter (OSD)

Con esta condición hay inflamación del sitio donde el tendón del músculo del muslo se une con la tibia. Los adolescentes están predispuestos a las lesiones en esta área (tubérculo tibial) pues aún está creciendo. La Enfermedad de Osgood-Schlatter está relacionada con los deportes de correr y saltar como el basquetbol, fútbol soccer, voleibol, gimnasia y patinaje sobre hielo. Los síntomas de inflamación y dolor leve sobre el tubérculo tibial usualmente desaparecen por sí solos en uno o dos años si la condición se detecta y maneja apropiadamente. Las complicaciones se limitan a una protuberancia localizada.

Dolor de la rodilla anterior

Normalmente la rodilla se desliza suavemente sobre el extremo del fémur o hueso del muslo. Aunque, algunas veces, cambia levemente y roza contra el hueso. Un joven puede sentir dolor al permanecer sentado por períodos prolongados como cuando va en un vehículo o ve una película.

Enfermedad de Sever

Esta es la inflamación de uno o ambos huesos del talón, lo que produce un dolor leve. Correr y saltar exacerban esta condición, que se observa principalmente en jugadores jóvenes de basquetbol y fútbol soccer.

Periostitis

Esta lesión común involucra los músculos o tendones que rodean la tibia, mejor conocido como el hueso de la espinilla. El dolor se puede sentir en las uniones músculo-tendón de la tibia y puede ocurrir una fractura por estrés de los huesos de la pierna. El dolor puede disminuir al descansar la pierna, usar medicamentos contra el dolor, cambiar los ejercicios que ocasionan la condición y otras medidas.

Síndrome compartimental exercional crónico

Los músculos de la pierna se alojan en cuatro compartimientos separados. Cuando corremos, los músculos se expanden y tensan contra el tejido externo fuerte que encierra cada compartimiento. La presión acumulada puede chocar sobre los vasos sanguíneos, ocasionando dolor muscular y en los nervios provocando hormigueo en los pies.

Tendinitis

Esta condición es una inflamación dolorosa del tendón debido a una tensión excesiva y repetida. Entre las partes del cuerpo afectadas se encuentran el codo (se denomina “codo de tenista”), rodilla (“rodilla de saltador”), la parte posterior del talón y tobillo (tendinitis de Aquiles) y el hombro (tendinitis de bíceps).

Cómo se deben manejar las lesiones por deportes de los huesos y tejidos suaves

Debe indicarle al pediatra si se queja de dolor o rigidez inmediatamente, pues el tratamiento oportuno con frecuencia puede evitar que lesiones menores empeoren o provoquen daño permanente. Nunca permita que un adolescente “juegue a pesar del dolor”.

National Athletic Trainers’ Association (NATA), una organización profesional con más de veintitrés mil miembros, estudió las tendencias de las lesiones por deportes en la secundaria en un período de tres años. Sólo una de once lesiones se clasifica como “mayor”, lo que NATA define como cualquier accidente que coloca a un atleta al margen de las actividades por más de tres semanas. El tratamiento básico frecuentemente consta de “RICE”, un acrónimo que se deriva de descanso, hielo, compresión y elevación. Adicionalmente el pediatra puede recomendar un régimen de ejercicios en casa para mejorar la fuerza y flexibilidad de los músculos. También puede consultar con otros expertos, como especialistas clínicos de medicina deportiva u ortopedistas.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Teenager (Copyright © 2003 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.