Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

¿Qué es?

La muerte súbita de origen cardiaco en atletas jóvenes es no traumática, no violenta e inesperada. En realidad, el atleta parece estar saludable 6 horas antes de la muerte. La mayoría de las veces, la muerte es provocada por un problema del corazón (cardiaco).

¿Con qué frecuencia ocurre?

Aproximadamente 5 millones de jóvenes participan en deportes competitivos cada año. Los probabilidades de que un adolescente muera de una falla del corazón mientras practica algún deporte son menores de 1 en 250,000. Cada año, se reportan aproximadamente 10 a 13 de esos casos en los Estados Unidos. En comparación, aproximadamente 15,000 adolescentes mueren cada año en accidentes de automóviles.

Por razones que se desconocen, la muerte súbita de origen cardiaco parece ser más común en los hombres, personas de origen afroamericano y jugadores de fútbol y basquetbol. Esto puede ser porque más atletas participan en estos deportes. La mayoría de muertes ocurre entre las 3:00 y las 9:00 p.m., durante o inmediatamente después del entrenamiento o una competencia.

¿Qué lo provoca?

En la mayoría de atletas jóvenes que mueren inesperadamente de una enfermedad del corazón mientras participan en deportes, no se sabía que tenían una enfermedad cardiaca. La mayoría de muertes súbitas de origen cardiaco en atletas menores de 35 años de edad se deben a condiciones que pueden heredarse o condiciones que el atleta padecía desde el nacimiento.Desafortunadamente, es probable que no se detecten algunos problemas del corazón que pueden ocasionar la muerte durante el entrenamiento y competencia deportiva durante las pruebas físicas deportivas o los exámenes de rutina.

Exámenes de detección

Antes de participar en cualquier deporte, los jóvenes atletas deben realizarse un examen físico completo que incluya un historial personal y familiar detallado de cualquier condición del corazón. La mayoría de niños y adolescentes que experimentan síntomas del corazón durante la actividad física no parecerá tener una enfermedad cardíaca durante un examen, de manera que es posible que sean necesarios más exámenes.

Las pruebas de detección deportiva (exámenes físicos deportivos) las debe realizar un proveedor de atención médica con el entrenamiento, habilidades médicas y antecedentes para obtener un historial familiar detallado de enfermedad del corazón, para realizar un examen físico y para reconocer la enfermedad cardiaca. Las evaluaciones de detección deben incluir un examen físico e historial médico completo, incluyendo mediciones de la presión arterial.

Los padres deben llenar los formularios de historial médico con su hijo

Los atletas jóvenes podrían estar en mayor riesgo y necesitar una evaluación y pruebas adicionales si hay:

  1. Un historial de dolor de tórax, mareo, desmayo o dificultad anormal para respirar o fatiga durante el ejercicio.
  2. Muerte súbita inesperada de un miembro de la familia a una edad joven. (Esto podría significar que hay una posibilidad de una enfermedad cardiaca heredada).
  3. Un historial de latidos anormales o soplo cardíaco (la mayoría de soplos son inofensivos).
  4. Los problemas de corazón o del ojo que experimenta un atleta que es inusualmente alto, especialmente si ser alto no es común en otros miembros de la familia.

No se recomienda realizar una electrocardiografía (EKG) y ecocardiografía (ecocardiograma) como parte de la prueba de detección regular en atletas. Esto es porque un problema del corazón se detecta en muy pocas ocasiones.

Recomendaciones

La mayoría de atletas jóvenes con condiciones cardíacas pueden participar en la mayoría, sino es que en todas las actividades físicas. Decidir si participa en las actividades físicas en una elección individual. Es la responsabilidad principal de los proveedores de atención médica evaluar cada problema individual del corazón y establecer límites individuales de actividad física con la debida consulta con un cardiólogo.

 

Última actualización
5/24/2013
Fuente
Sports Shorts (Copyright © 2002 American Academy of Pediatrics) Conceptual design by the Ohio Chapter, American Academy of Pediatrics
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.