Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

El mundo puede ser una lugar aterrador. Como padre, estoy consciente constantemente de las decisiones que tomo para reducir mi percepción de miedo e incertidumbre. La muerte, las enfermedades, el divorcio, los crímenes, la guerra, el secuestro infantil, los tsunamis y el terrorismo, aquí y en el extranjero, han definido un panorama en evolución para educar a nuestras familias. ¿Cómo nos encargamos de ser los padres de un lugar de amor y comprensión, no de miedo y paranoia?

No es posible proteger a nuestros hijos de los altibajos de la vida. Sin embargo, es posible educar hijos capaces de adaptarse y superar las adversidades y podemos proporcionarles las herramientas que necesitan para responder a los desafíos de la adolescencia y de la adultez joven y para desenvolverse con éxito en la edad adulta. A pesar de nuestros mejores esfuerzos, no podemos evitar la adversidad y la tensión diaria; pero podemos aprender a ser más optimistas al cambiar la manera en la que pensamos con respecto a los desafíos y adversidades.

Las familias actuales, especialmente nuestros hijos, están bajo un enorme estrés con la posibilidad de dañar su salud física y su bienestar psicológico.

El estrés viene de las familias que siempre están activas, que tienen demasiado que hacer con las actividades extracurriculares y que tienen constante presión colectiva. Durante los años de adolescencia, la ansiedad y la presión están relacionadas con ingresar a “la” universidad.

En el entorno actual, los niños y los adolescentes necesitan desarrollar fortalezas, adquirir destrezas que deben enfrentar, recuperarse de las adversidades y estar preparados para los futuros desafíos. Necesitan ser optimistas para tener éxito en la vida.

Es por eso que Kenneth Ginsburg, M.D., MS Ed, FAAP, un pediatra especializado en medicina de adolescentes en The Children’s Hospital of Philadelphia (CHOP), ha trabajado conjuntamente con La American Academy of Pediatrics (AAP) para escribir la Guía de padres para crear optimismo en niños y adolescentes: Dele a su hijo raíces y alas. El nuevo libro proporciona un recurso dinámico para ayudar a los padres y encargados del cuidado a crear optimismo en los niños, adolescentes y jóvenes adultos.

El Dr. Ginsburg identificó siete “C” de optimismo, reconociendo que el “optimismo no es una simple entidad de una parte”. Los padres pueden usar estos lineamientos para ayudar a sus hijos a reconocer sus habilidades y recursos internos. 

Habilidad

La habilidad describe el sentimiento de saber que puede manejar una situación efectivamente. Podemos ayudar a desarrollar la competencia al:

  • Ayudar a los niños a enfocarse en fortalezas individuales
  • Enfocar cualquier error identificado sobre incidentes específicos
  • Autorizar a los niños para que tomen decisiones
  • Tener cuidado de que su deseo por proteger a su hijo no envíe un mensaje equivocado de que no lo considera competente para manejar las cosas
  • Reconocer las habilidades de los hermanos de manera individual y evitar las comparaciones

Confianza

La convicción de un niño sobre sus propias habilidades se deriva de la capacidad. Crear confianza al:

  • Enfocarse en lo mejor de cada niño para que pueda observar eso también
  • Expresar claramente las mejores cualidades, como lealtad, integridad, persistencia y bondad
  • Reconocer cuando el niño ha hecho algo bien
  • Felicitar la honestidad sobre los logros específicos; sin difundir una felicitación que pueda carecer de autenticidad
  • No presionar al niño para que emprenda más de lo puede manejar de una manera realista

Conexión

Desarrollar vínculos estrechos con la familia y la comunidad crea un sólido sentido de seguridad que ayuda a guiar hacia fuertes valores y evita las rutas destructivas alternas hacia el amor y la atención. Puede ayudar a su hijo a conectarse con otros al:

  • Crear un sentido de seguridad físicas y seguridad emocional dentro de su hogar
  • Permitir la expresión de todas las emociones, para que los niños se sientan cómodos durante los momentos difíciles
  • Tratar abiertamente el conflicto en la familia para solucionar los problemas
  • Crear un área común en donde la familia pueda compartir su tiempo (no necesariamente tiempo para ver TV)
  • Fomentar las relaciones saludables que reforzarán los mensajes positivos

Carácter

Los niños necesitan desarrollar un sólido grupo de enseñanzas y valores para determinar lo correcto y lo incorrecto y para demostrar una actitud afectuosa hacia los demás. Para fortalecer el carácter de su hijo, empiece por:

  • Demostrar cómo afectan los comportamientos a los demás
  • Ayudar a su hijo a reconocerse como una persona amable
  • Demostrar la importancia de la comunidad
  • Fomentar el desarrollo de la espiritualidad
  • Evitar el racismo o las declaraciones de resentimiento, o estereotipos

Contribución

Los niños necesitan comprender que el mundo es un lugar mejor porque ellos están en él. Comprender que la importancia de la contribución personal puede servir como una fuente de propósito y motivación. Enséñele a su hijo cómo contribuir al:

  • Comunicarles a los niños que muchas personas en el mundo no tienen lo que necesitan
  • Acentuar la importancia de servir a otros modelando la generosidad
  • Crear oportunidades para que cada niño contribuya de alguna manera específica

Enfrentarse

Aprender a enfrentar de manera efectiva el estrés ayudará a su hijo a estar mejor preparado para superar los desafíos de la vida. Entre las lecciones positivas de hacerle frente a las cosas están:

  • Modelar las estrategias positivas de enfrentar las cosas constantemente
  • Guiar a su hijo para que desarrolle estrategias positivas y efectivas para enfrentar las cosas
  • Comprender que pedirle que detenga el comportamiento negativo no será efectivo
  • Comprender que muchos comportamientos riesgosos son intentos para aliviar el estrés y el dolor en las vidas diarias de los niños
  • No reprobar el comportamiento negativo de su hijo y posiblemente, aumentar su sentido de vergüenza

Control

Los niños que comprenden que pueden controlar las consecuencias de sus decisiones tienen más probabilidades de comprender que tienen la capacidad de reincorporarse. Cuando su hijo comprende que puede hacer una diferencia también promueve la competencia y la confianza. Puede tratar de capacitar a su hijo al:

  • Ayudar a su hijo a comprender que los eventos de la vida no son completamente fortuitos y que la mayoría de cosas que ocurren son el resultado de las decisiones y acciones de otras personas
  • Aprender que la disciplina se trata de enseñar no de castigar o controlar; usar la disciplina para ayudar a que su hijo comprenda que sus acciones producen ciertas consecuencias

El Dr. Ginsburg resume lo que conocemos con certeza sobre el desarrollo del optimismo en los niños a través de lo siguiente:

  • Es necesario que los niños sepan que hay un adulto en su vida quien cree en ellos y los ama incondicionalmente.
  • Los niños vivirán “arriba” o “abajo” según nuestras expectativas.

No hay ninguna respuesta simple para garantizar el optimismo en cada situación. Pero podemos desafiarnos para ayudar a que nuestros hijos desarrollen la habilidad de negociar sus propios desafíos y ser más optimistas, más capaces y más felices.

Información general sobre el estrés

  • Siempre habrá estrés en nuestras vidas.
  • El estrés es una herramienta importante que puede ayudar a nuestra supervivencia.
  • La reacción de nuestro cuerpo al estrés se puede mediar a través de una compleja interacción de entrada sensorial, visiones y sonidos, así como el sistema cerebral y nervioso, las hormonas y las células, y órganos del cuerpo.
  • Las emociones juegan un papel importante sobre la manera en que experimentamos el estrés ya que el cerebro es el conductor de este sistema. La manera en la que consideramos el estrés y lo que decidimos hacer con respecto al mismo puede afectar el impacto de un evento estresante.

 

Última actualización
5/20/2013
Fuente
Healthy Children Magazine, Winter 2007
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.