Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

Si vamos a discutir el papel de la nutrición en el ejercicio, es importante tratar primero los diferentes aspectos del ejercicio que pueden beneficiarse de la buena nutrición, al sobreponerse de los daños del tejido y químicos por estrés y proporcionar energía para el ejercicio en todos los niveles. Nuestros cuerpos son increíblemente capaces de manejarse y adaptarse al ejercicio. Todos los días ocurren roturas microscópicas, que su cuerpo repara durante el descanso con el uso del tejido saludable y buenos nutrientes. Sin embargo, si las rupturas no se pueden reparar completamente antes de la siguiente sesión de demanda de ejercicio, empieza a exceder la reparación y empieza a formar una lesión por sobreuso. Este es el escenario más común en el cual el ejercicio o entrenamiento es demasiado intenso o demasiado seguido sin el tiempo de recuperación conveniente.

Usted conoce la teoría del sujetador de papeles, sígalo doblando hasta que se rompa. Durante la actividad de ejercicio intenso y cualquier estrés emocional asociado, ocurre un proceso denominado estrés oxidativo, durante el cual el cuerpo produce químicos de productos secundarios como cortisol y radicales libres.

Considere estos productos secundarios el escape producido por el motor de su auto. Estos químicos son catabólicos, lo que significa que tienen más probabilidad de romper o dañar los tejidos en el cuerpo en lugar de fortalecerlos. Esto no es una clase de química orgánica, digamos que todos los procesos que suceden en el cuerpo para producir la salida de energía requerida para el ejercicio también producen productos de desechos malos que necesitan eliminarse del cuerpo. No tenemos chimeneas para despejar ese humo, así que nuestros cuerpos deben depender de otros medios para deshacerse de estos.

Si la producción de estos químicos es demasiado alta y el ejercicio es demasiado intenso, esta combinación puede tener un efecto negativo en los tejidos buenos del cuerpo, ocasionando daños a nuestro ADN, dolor muscular, recuperación deficiente del ejercicio y una disminución progresiva en el desempeño. La imposibilidad del cuerpo para recuperarse también lastima el sistema inmunológico, lo que permite infecciones cuando el cuerpo está vulnerable. El exceso de radicales libres son básicamente animales carroñeros que se roban los valiosos ingredientes necesarios para la reparación del cuerpo, recuperación y producción de energía. Las maneras de ayudar a reducir este estrés oxidativo y la producción de radicales libres incluye

  • Separar las temporadas de ejercicios altamente intensos.
  • Permitir suficiente tiempo de recuperación.
  • Obtener el descanso adecuado.
  • Permanecer bien hidratado.
  • Tener una nutrición diaria alta en antioxidantes, que luchen directamente con los radicales libres (el efecto de Pac-Man en el cuerpo).

Los antioxidantes se encuentran en los alimentos con altas fuentes de vitamina C, vitamina E, beta-caroteno y fitoquímicos (químicos de plantas) como las frutas y vegetales coloridos y crudos. Estas fuentes de nutrición son absolutamente necesarias para la persona atlética o activa.

 

Autor
Paul R. Stricker, MD, FAAP
Última actualización
5/19/2013
Fuente
Sports Success Rx! Your Child’s Prescription for the Best Experience (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.