Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

De alguna manera, algo se perdió en la interpretación cuando los músculos pasaron de ser utilizados para acumular alimentos a ser una manera de vivir y de apariencia.

Es tan normal verse de determinada manera que la fortaleza no siempre es un problema; sencillamente cómo nos vemos parece ser más importante. Los jovencitos están expuestos a las “personas hermosas” de manera que mucho de lo que hoy es normal para los jovencitos de secundaria es levantar pesas y afeitar sus cuerpos para tener la apariencia de modelo de revista. Hasta hace una década, aquellos rituales se reservaban para aquellos que estaban involucrados en el físico culturismo y natación (el precio que hay que pagar por usar una Speedo). Pero ahora, la apariencia es tan importante que los niños desean tener músculos, ¡solo porque sí!

Es sorprendente saber lo que ocurre en nuestras escuelas. El uso de esteroides anabólicos aumenta a niveles nunca antes vistos en estudiantes de secundaria y diversificado. Algunos de los atletas caen bajo la presión de hacer algo para ganar. Algunos no son atletas en absoluto, pero usan dichos medicamentos peligrosos solamente para verse bien. Imagínese. ¿Quién podría imaginarse que los adolescentes adictos a los esteroides podrían convertirse en artículo de portada de Newsweek? Esta es una terrible situación que se está saliendo de las manos. Las noticias muestran con frecuencia figuras de deportes prominentes y equipos que se meten en problemas debido a los escándalos con esteroides. Los jovencitos rara vez conocen los efectos secundarios y como es usual, aunque lo hicieran, piensan que las cosas malas jamás les sucederán a ellos.

Desear músculos para tener mayor fuerza y poder, superioridad atlética o incluso un cuerpo más formado no es necesariamente anormal. Sin embargo, si el resultado del fin deseado es uno creado de la presión para desempeñarse, una distorsión de lo que realmente es un cuerpo saludable o hacer a un lado la seguridad personal, eso sí es un problema. Algunos jóvenes piensan que los músculos son la respuesta a todo, y pasarán por largos períodos peligrosos para desarrollarlos.

Otros jóvenes solamente ven músculos en todo su alrededor y piensan que deberían tenerlos para evitar ser diferentes. Los músculos son importantes, pero no son lo máximo y son todo para participar en las actividades o deportes. Hay mucho más que contribuye al paquete completo de mejorar la experiencia y destrezas deportivas. Hemos discutido todos los diferentes factores que se desarrollan con el tiempo para beneficiar la capacidad. La fuerza es solamente uno de ellos.

Hagamos a un lado la manía de los músculos y el furor por los esteroides y hablemos sobre el entrenamiento de fuerza tal y como aplica y contribuye a las diversas aventuras deportivas de su hijo y la forma en que el desarrollo forma parte de esto. ¿Qué hay acerca del levantamiento de pesas? Es posible que sea fácil pensar que entre más pronto su hijo empiece a levantar pesas, más rápido podrá correr más rápido, saltar más alto y tirar más lejos. Bien, piénselo de nuevo. Quizá esa es la razón por la cual ninguna de las tiendas para niños tiene ningún juego de pesas para principiantes bebés en rosa y celeste. Cuando considere la pregunta de cuándo Johnny puede empezar a levantar pesas, existen varios temas que deben tratarse.

Entre los temas más importantes están

  • Edad
  • Nivel de desarrollo
  • Razón del interés
  • Nivel de destreza deportiva ya alcanzado
  • Riesgo de lesiones
  • Disponibilidad de equipo y supervisión adecuada
  • Realidad de obtener fuerza (y tamaño)
  • Cómo el entrenamiento de la fuerza trabaja en un cuerpo joven

 

Autor
Paul R. Stricker, MD, FAAP
Última actualización
5/19/2013
Fuente
Sports Success Rx! Your Child’s Prescription for the Best Experience (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.