Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

Las caries dentales son el problema dental número uno entre los niños de edad preescolar, pero se puede prevenir. Comenzando desde una edad temprana, los buenos hábitos dentales ayudan a que los niños crezcan con una sonrisa sana. La siguiente información es muy importante para saber cómo cuidarle los dientes a su hijo(a) desde que nace hasta los 24 meses de edad y más allá.

¡Los dientes de leche son importantes!

Las caries dentales pueden desarrollarse tan pronto como aparece el primer diente. Es importante que cuide los dientes de leche de su hijo porque éstos preparan los espacios para los dientes definitivos. Si los dientes de leche se pierden demasiado pronto, los dientes que quedan pueden desplazarse y no dejar espacio para que salgan los dientes definitivos. Además, las caries en los dientes de leche pueden ser dolorosas y causar problemas de salud como infecciones, lo que podría llegar a amenazar la vida del niño. Todo esto también puede llevar a que se burlen del pequeño y a problemas en el desarrollo del habla.

Cómo cuidar los dientes de su hijo

Del nacimiento a los 12 meses

  • Los buenos hábitos dentales deben comenzar antes de que salga el primer diente. Después de alimentar al bebé, cepíllele delicadamente las encías con un cepillo dental para bebés, de cerdas suaves, humedecido en agua. Otra opción es limpiarle las encías con un pañito limpio.
  • Pregunte por el flúor. Cuando le salga el primer diente a su bebé, pregunte al pediatra si el niño está recibiendo suficiente flúor. Muchos expertos recomiendan usar una pasta de dientes sin flúor hasta que el niño tenga dos años de edad, pero consúltelo con el doctor o el dentista de su hijo.
  • Lleve al niño a los chequeos médicos rutinarios. Durante estas visitas, el médico le examinará la boca al bebé.
  • Planifique un chequeo dental. Si su bebé tiene alto riesgo de contraer caries dentales, el médico del niño recomendará que lo lleve a un dentista

12 a 24 meses de edad

  • ¡A cepillarse los dientes! Lávele los dientes a su hijo dos veces al día con un cepillo dental para bebés, de cerdas suaves, humedecido en agua. Las horas ideales son después del desayuno y antes de acostarlo.
  • Limite el consumo de jugos. Procure que su hijo no tome más de un vaso pequeño de jugo al día y sólo con las comidas.
  • Consulte al dentista o al médico sobre los hábitos de succión. El hábito de chuparse el dedo o un chupete con demasiada fuerza puede afectar la forma de la boca y la alineación de los dientes superiores e inferiores. A esto se le llama la “mordida” del niño. Pida al dentista o al médico que le ayude a notar cambios en la mordida de su hijo y pregúntele cómo puede ayudarlo a dejar el hábito del chupete o de chuparse el dedo.
  • Planifique un chequeo dental. Lleve al niño a su primer chequeo dental si aún no lo ha hecho.

24 meses de edad

  • ¡A cepillarse los dientes! Ayude a su hijo a lavarse los dientes dos veces al día con un cepillo infantil de cerdas suaves. Existen cepillos diseñados para diferentes necesidades y edades, lo que le permitirá elegir el más apropiado para su hijo.
    Anime al pequeño a lavarse los dientes por su cuenta. Sin embargo, para garantizar que le queden limpios, vuelva a cepillárselos. Si el niño no quiere lavarse los dientes, convierta la actividad en un juego. Por ejemplo, el cepillo de dientes sube y baja por la boca buscando los “tesoros ocultos” en los dientes de arriba y de abajo.
  • Use una pasta de dientes con flúor. Ya puede comenzar a usar una pasta de dientes con flúor, lo que ayudará a prevenir las caries. Enséñele al niño a no tragar la pasta. Unte el cepillo con un poquito de pasta de dientes (del tamaño de una arveja o menos). El ingerir demasiada pasta con flúor puede hacer que los dientes definitivos del niño salgan con manchas blancas o marrones. Si al niño no le gusta el sabor de la pasta de dientes, ensaye otro sabor o use tan sólo agua.
  • Seda dental. Puede comenzar a limpiarle los dientes a su hijo con seda dental tan pronto como tenga dos dientes que hagan contacto. Sin embargo, a esta edad no todos los niños necesitan que les limpien los dientes con seda dental. Consúltelo con su dentista.
  • Planifique un chequeo dental. Lleve a su hijo a un chequeo dental por lo menos una vez al año.

Las comidas y las caries dentales

Los padres, especialmente si tienen un historial de caries dentales, pueden traspasarles a sus hijos los microbios que causan caries y enfermedades de las encías al compartir con ellos alimentos o bebidas. Estos microbios también pueden transmitirse al chupar la cuchara, el tenedor o el chupete de un niño. Por esto es importante que no comparta alimentos ni bebidas con sus hijos.

Éstos son otros modos en que los padres pueden prevenir la aparición de caries dentales en sus bebés y niños:

  • Si acuesta al bebé con un biberón, llénelo sólo con agua.
  • Si su hijo toma de un biberón o de un vasito de chupar, llénelo sólo con agua a menos que sea la hora de comer.
  • Si su hijo quiere un bocadito, ofrézcale algo saludable, como una fruta o un vegetal. (Para evitar atragantamientos, cerciórese de que cualquier cosa que le dé al niño sea suave, fácil de tragar y cortado en trocitos no más grandes de media pulgada.) Evite bocaditos dulces o pegajosos como caramelos, galletas o láminas con sabor a fruta (“Fruit Roll-Ups”). Alimentos como las galletas de soda y las botanas saladas también contienen azúcar. Por eso sólo deben comerse a la hora de las comidas.
  • Si su hijo tiene sed, dele agua o leche. Si le da leche a la hora de acostarse, límpiele los dientes después de que la tome. No permita que el niño chupe bebidas que tengan azúcar y ácidos, como jugos, bebidas para deportistas, aguas con sabor, limonada, gaseosas o té de sabores.

¿Qué es una caries?

Los dientes de su hijo están protegidos por una capa exterior llamada esmalte. La caries dental ocurre cuando los microbios de la boca se mezclan con el azúcar de los alimentos y las bebidas. Los microbios entonces elaboran ácidos que corroen el esmalte. Las caries son cavidades en el esmalte, generadas por la descomposición del diente.

 

Última actualización
10/1/2013
Fuente
First Steps to a Healthy Smile (Copyright © 2008 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.