Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

Montar bicicleta es una forma divertida para que los niños de todas las edades se mantengan activos y en forma. La mayoría de niños aprende a montar un triciclo alrededor de los 3 años de edad. Entre los 4 y 7 años, la mayoría aprende a montar bicicleta. Sin embargo, recuerde que cada niño es diferente y aprenderá a su propio ritmo.

Montar bicicleta puede ser el deporte principal de un atleta, así como una forma para que los atletas hagan un entrenamiento cruzado y eviten lesiones por el uso excesivo. Los atletas lesionados suelen usar la bicicleta para mantenerse en forma durante la rehabilitación antes de regresar a su deporte.

Aunque no se pueden prevenir todas las heridas, el riesgo de heridas sí puede reducirse. A continuación se muestra información de American Academy of Pediatrics (APP) sobre cómo elegir una bicicleta y prevenir lesiones. También se incluye información general sobre las lesiones comunes al montar bicicleta.

Cómo elegir una bicicleta

Los padres deben elegir una bicicleta que le permita al niño sentarse en el asiento y tocar el piso con ambos pies. Además, cuando esté parado, solo debe haber unas pocas pulgadas entre la barra central superior de la bicicleta y el área de la ingle o entrepierna del niño. Los triciclos permiten que el niño practique timonear y pedalear. Las bicicletas con ruedas de apoyo o bicicletas sin pedales pueden ayudar con el equilibrio cuando aprenden a montar. Evite comprar una bicicleta más grande para que eventualmente “le quede”.

Consejos sobre seguridad y prevención contra lesiones

  • Equipo. El equipo de protección debe ajustarse correctamente y estar en buen estado.
    • Cascos. Todos los que monten bicicleta o un triciclo deben usar un casco. Los cascos son el equipo de protección más importante en estos casos. Los padres deben dar un buen ejemplo al siempre usar casco. Los cascos deben quedar bien y las cintas deben ajustarse. Los cascos deben cumplir son las normas de la Comisión de Seguridad para Productos de Consumo.
    • Vestuario. Cuando monten bicicleta, los niños deben llevar vestuario llamativo para que otros ciclistas, conductores y personas a pie los vean fácilmente. Los ruedos de los pantalones deben quedar apretados para evitar que se enreden en las ruedas o la cadena.
    • Zapatos. Deben usarse zapatos resistentes y cerrados para proteger los dedos. Las cintas deben estar bien amarradas.
    • Los protectores (para rodillas, codos y muñecas) son útiles, especialmente para los principiantes o quienes hacen peripecias.
    • No deben quitarse los reflectores de las bicicletas de los niños.
  • Ambiente. Cuando un niño está aprendiendo a manejar bicicleta, no debe haber tráfico ni distracciones en el área. Los padres también deben elegir áreas sin grava, arena suelta ni charcos. Aprender en una superficie más suave como la grama reducirá el riesgo de lesionarse en las caídas. Siempre es mejor mantenerse en una ciclovía designada. Los niños no deben manejar al anochecer o más tarde porque puede ser más difícil que vean o que los vean.
  • Reglas. Los ciclistas deben seguir las reglas de la carretera en todo momento, que incluyen:
    • Al cruzar carreteras, bajarse de la bicicleta y atravesar a pie.
    • Respetar los rótulos de alto.
    • Ir en el mismo sentido que el tráfico y mantenerse lo más a la derecha permitido cuando se va en carreteras.
    • No usar audífonos, enviar mensajes de texto ni hablar por el teléfono celular.

Lesiones comunes

Lesiones de la cabeza

Algunas de las lesiones más graves por manejar bicicleta son traumatismo craneal. Se ha demostrado que los cascos reducen la cantidad y la gravedad de las lesiones. Cuando un niño se lesiona la cabeza, el padre debe permanecer calmado y evaluar la situación. Si el niño no está consciente, llame al 911 o a su número de emergencia local de inmediato. El padre debe sostener la cabeza y el cuello de modo que queden inmóviles y evitar mover al niño hasta que llegue la ayuda. El sangrado se puede controlar con presión suave y una compresa fría. Si el niño está consciente pero se queja de dolor de cabeza, visión borrosa, un timbre en los oídos, náusea o mareo, vea a un médico de inmediato. Estas pueden ser señales de una lesión grave en la cabeza (conmoción).

Lesiones abdominales o de la entrepierna

Las lesiones abdominales pueden darse cuando un niño se cae y el extremo del manubrio golpea el abdomen (estómago). Cualquier niño que tenga dolor de estómago, hematuria (sangre en la orina) o vómitos, debe ver al médico. Se ordenarán pruebas especiales para asegurarse de que no haya lesiones graves.

Las lesiones de la entrepierna pueden darse cuando un niño cae sobre la barra central de la bicicleta. Cualquier niño que tenga sangrado, dolor persistente o problemas para orinar debe ver al médico. Las lesiones más leves pueden tratarse con reposo, medicamento para el dolor y compresas frías.

Fracturas (huesos rotos)

Antes de que un niño deje de crecer, es más común que se presenten huesos rotos que esguinces o luxaciones cuando se cae. Esto es especialmente común en la muñeca y el tobillo. Si el niño no soporta el peso o si usted empuja el hueso y duele, debe ver al médico para que le tome radiografías. El dolor fuerte o una deformidad obvia también son síntoma de fractura. Los padres pueden inmovilizar la lesión con un pedazo de cartón y una venda elástica. Debe aplicarse hielo, no calor, y el brazo o la pierna deben estar elevados. Si el niño tiene dolor, se le puede dar un medicamento de venta libre.

Lesiones del tejido blando

Las lesiones del tejido blando incluyen cortadas, raspones y moretones. Las cortadas y los raspones (“salpullido de carretera”) deben limpiarse bien con agua y jabón y quitar la tierra y la basura. En la mayoría de casos no es necesario usar desinfectantes como Betadine o agua oxigenada. Los raspones y cortadas profundos con grava, vidrio o que tienen astillas debe evaluarlos un médico. El área debe cubrirse con una venda limpia. Las compresas frías pueden posteriormente ayudar a reducir el dolor y la inflamación. Visite al médico si el área muestra señales de infección (tales como fiebre o si la piel alrededor de la herida se torna roja, caliente, inflamada o drena pus).

Recuerde

Las lesiones por montar bicicleta se pueden evitar cuando se siguen las reglas de la carretera. Y más importante, todos (incluidos los padres) deben usar un casco del tamaño apropiado cuando usen una bicicleta.

 

Última actualización
6/3/2013
Fuente
Care of the Young Athlete Patient Education Handouts (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.