Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

Las destrezas deportivas se adquieren en una secuencia muy progresiva. No todos los niños lograrán todas las destrezas de igual manera ni a la misma velocidad, pero la mayoría de jóvenes las adquirirán en el mismo orden. Así que dele a su hijo y a usted mismo una oportunidad, al igual que cuando estaba aprendiendo a caminar. Vierta un poco de té y aprenda las cosas tan emocionantes que están sucediendo a una milla por minuto en ese pequeño y hermoso conjunto de energía que usted llama su hijo.

Durante los primeros 2 años de vida, muchas respuestas de su hijo son principalmente acciones reflejas. Toque su mejilla y se volteará en busca de comida. Toque la parte anterior de la planta del pie y los dedos se doblarán. Toque su mano y sus dedos agarrarán. Los padres radiantes y orgullosos de su primogénito ya sueñan con una estrella del fútbol. Deténgase allí. No ponga arena en los cascabeles para hacer sonajeros para bebés. No instale una canasta de basquetbol al lado de la cuna. La investigación científica nos indica que esos intentos inútiles no funcionarán sin importar con cuanto tiempo de anticipación desea empezar con el tiro de tres puntos de Johnny. La curiosidad natural y la interacción con el ambiente estimularán el crecimiento de la actividad motriz.

Cierre sus ojos y piense con mucho cuidado, ¿a dónde va todo lo que un bebé toca? ¡A su boca! Así que sea realista. Las pequeñas pelotas de fútbol, los guantes de béisbol y los zapatos para correr pueden ser adorables y coordinados en color, pero su eficiencia como equipo deportivo se pierde cuando se vuelven solamente otro juguete de bebés para morder. El Consejo sobre Medicina Deportiva y Condición Física de American Academy of Pediatrics (AAP) no recomienda los programas de ejercicio infantil como beneficiosos para el desarrollo, ni útiles para el desempeño futuro. Las actividades supervisadas, no estructuradas y de exploración en un ambiente seguro son la manera de hacerlo.

Sin embargo una vez que los niños ya son un poco más grandes, los indicios del desarrollo de destrezas deportivas empiezan a tomar forma y comienza el proceso de preparación para los deportes. Para adquirirlas con éxito, las destrezas deportivas incluyen una interacción compleja entre el movimiento, la vista y el pensamiento. Ninguna de estas por sí solas son completamente útiles sin las demás.

Las destrezas motoras (movimiento) requieren el procesamiento visual correcto para permitir la respuesta de movimiento correcta. Estas destrezas también requieren un procesamiento apropiado del cerebro y patrones de pensamiento de manera que la respuesta sea significativa y eficaz.

 

Autor
Paul R. Stricker, MD, FAAP
Última actualización
5/19/2013
Fuente
Sports Success Rx! Your Child’s Prescription for the Best Experience (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.