Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

Los clavadistas de plataforma y trampolín de competencia empiezan a entrenar y competir a una temprana edad. Muchos de los campeones mundiales y olímpicos tienen 18 años y algunos son más jóvenes.

El clavado es considerado un deporte de colisión debido al impacto con el agua al entrar. Un clavadista que ingresa al agua desde una plataforma de 10 metros viaja a casi 40 millas por hora. Estas fuerzas son suficientes para quebrar huesos y dislocar articulaciones. Además los clavadistas están en riesgo de lesiones por lastimar la tabla o plataforma así como también las lesiones por sobre uso similares a las de los gimnastas por saltos frecuentes, arcos hacia atrás, flexión del tronco y giros hacia atrás. Las lesiones también pueden ocurrir del entrenamiento en “tierra seca”. Este tipo de entrenamiento generalmente incluye el levantamiento de pesas y el uso de bandas de observación, trampolines y plataformas.

Aunque las lesiones ocurren en los clavados de competencia, los clavados sin supervisión o recreativos están asociados con un riesgo mucho mayor de lesiones graves o incluso la muerte. La siguiente es información de American Academy of Pediatrics (AAP) sobre cómo prevenir lesiones por clavados. Además se incluye información general de las lesiones comunes de los clavados.

Consejos sobre seguridad y prevención de lesiones

  • Reglas. Los nadadores deben atender las reglas de las piscinas en todo momento, incluso
    • Nunca nadar solo. La piscina debe estar bajo supervisión.
    • No correr en las áreas húmedas y plataformas de la piscina. Los raspones y contusiones (moretones) ocurren comúnmente de caídas por descuido.
    • No realice clavados en agua poco honda o en ninguna agua donde no se conoce la profundidad. Los nadadores deben saber qué profundidad tiene la piscina y evite realizar clavados en piscinas de menos de 3 pies de profundidad. Esto ayudará a evitar lesiones graves en la cabeza y el cuello.
  • Equipo. El equipo de seguridad incluye
    • Gorros de natación
    • Protección solar (filtro solar, bálsamo para los labios con protector solar) cuando se está en exteriores
  • Plan de emergencia. Los equipos deben desarrollar y poner en práctica un plan de emergencia para que los miembros del equipo conozcan sus funciones en situaciones de emergencia dentro o fuera del agua. El plan incluirá información de primeros auxilios y de los contactos de emergencia. Todos los miembros del equipo deben recibir una copia escrita cada temporada. Los padres también deben estar familiarizados con el plan y revisarlo con sus hijos.

Lesiones comunes

Lesiones de los hombros

Las lesiones de los hombros generalmente ocurren durante el ingreso al agua cuando los brazos se extienden sobre la cabeza y estos se forzan hacia atrás. Los atletas usualmente sienten que el hombro se sale de la articulación cuando sus hombros están dislocados. La mayor parte del tiempo, el hombro regresa a la articulación por su cuenta; esto se conoce como subluxación (dislocación parcial). Si el atleta requiere ayuda para regresarlo a su lugar, esto se conoce como dislocación. El riesgo de la recurrencia de dislocación es alto para los jóvenes que participan en estos deportes. Es posible que se recomiende realizar ejercicios de estiramiento de los hombros, la colocación del brazo en un cabestrillo y, en algunos casos, la cirugía para prevenir la recurrencia.

El dolor crónico en el hombro generalmente se debe a un pellizco del manguito rotador (los tendones alrededor de la parte superior del hombro). Esto es más común en los atletas con músculos débiles del omóplato. Los síntomas incluyen un dolor fuerte o agudo sobre la parte delantera o lateral del hombro que empeora cuando el brazo está sobre la cabeza. El tratamiento involucra ejercicios para fortalecer los músculos del omóplato y el manguito rotador.

Lesiones de cuello

La extensión repetitiva del cuello al entrar en el agua puede ocasionar una irritación de las articulaciones del cuello. Esto resulta en rigidez y espasmos del músculo cuando se gira el cuelo o se ve hacia arriba. Los atletas con una sensación de hormigueo o ardor del brazo pueden tener una hernia de disco cervical o “aguijón” y debe ver a un médico. Los aguijones son lesiones de estiramiento en los nervios en el cuello y la columna vertebral. Debido a que la fuerza del impacto es mayor con un clavado de una plataforma de 10 metros, hay más quejas por problemas de cuello con clavadistas de torre.

Lesiones de codo

El dolor de codo puede ocurrir cuando el codo del atleta se hiperextiende al entrar en el agua. El nervio cubital (“hueso del codo”) se puede estirar y ocasionar dolor, entumecimiento o ardor del brazo en los dedos. Si el ligamento del codo se estira, puede ocasionar dolor, debilidad e inestabilidad del codo. Los atletas con dolor en la parte exterior del codo pueden tener una condición denominada osteocondritis disecante. Esta condición puede ocasionar una discapacidad para enderezar el codo y trabar, capturar o hinchar el codo. Puede ser necesario realizar rayos X para confirmar el diagnóstico.

Lesiones de muñeca/mano

Cuando el clavadista entra al agua, se agarran las manos una en la parte superior de la otra con la palma hacia el agua. A medida que intentan “abrir” un agujero en el agua, la muñeca se dobla hacia atrás. Al hacer esto repetitivamente ocasiona dolor, hinchazón, rigidez e irritación de la articulación de la muñeca. Esto se puede tratar con descanso, hielo y medicamentos antiinflamatorios que no sean esteroides. Sujetar con cinta o reforzar la muñeca también puede prevenir una lesión futura.

Cuando los clavadistas llegan al agua e intentan unir sus manos para entrar, algunas veces hiperextienden el pulgar. Esto ocasiona un esguince en la base del pulgar. Los síntomas incluyen dolor, inflamación, inestabilidad y debilidad del pulgar. Esto se puede tratar y quizá hasta prevenir al sujetar con cinta el pulgar mientras se realizan los clavados. Ocasionalmente, un entablillado del pulgar o incluso es necesario realizar una cirugía para estabilizar el pulgar.

Dolor de espalda baja

Espondilosis, las fracturas por estrés de los huesos en la parte baja de la columna vertebral, se debe al uso extremo de arco o extensión de la espalda. Los síntomas incluyen dolor en la parte baja de la espalda que empeora con las actividades de extensión. Los clavados de espalda o reversa generalmente son los más dolorosos. El tratamiento de la espondilolisis incluye el descanso de los clavados, terapia física para mejorar la flexibilidad y fuerza de la parte baja de la espalda y la región central (tronco) y posiblemente un corcé ortopédico. Los atletas que sufren de dolor en la parte baja de la espalda por más de 2 semanas deben consultar con el médico. Los rayos X son normales, de manera que, con frecuencia se necesitan otras pruebas para diagnosticar la espondilólisis. El tratamiento con éxito necesita el reconocimiento temprano del problema y el tratamiento oportuno.

Lesión de los discos puede ocasionar dolor en la espalda baja que ocurre con la flexión, incluso los clavados de pico e inserción. El dolor generalmente es peor en un lado, se extiende en el glúteo y ocasionalmente baja a la pierna. El dolor relacionado con los discos también puede ocurrir al sentarse, levantar, saltar y doblarse. El tratamiento con éxito necesita el reconocimiento temprano del problema y el tratamiento oportuno.

Lesiones de la rodilla

Existen cientos de saltos en práctica para cada clavado visto en la competición. Los saltos ocasionan presión en la rótula y puede tener como resultado dolor en la parte delantera de la rodilla. La tendonitis patelar (también conocida como rodilla de saltador) causa dolor
justo debajo de la rótula. El tratamiento requiere de la identificación y localización de las causas del dolor.

La cantidad de clavados realizados; entrenamiento en tierra seca; flexibilidad deficiente; desequilibrio de fuerza; y mala alineación de las caderas, rodillas y pies también puede contribuir al dolor de rodilla. Debido a que los zapatos correctivos, ortopédicos y los refuerzos para las rodillas no son prácticos mientras se realizan los clavados, la terapia física, presión patelar y modificaciones en el entrenamiento son las bases de la terapia.

Otros problemas médicos

Los clavadistas están en riesgo de una variedad de problemas médicos también, que incluyen

  • Oído del nadador y sinusitis debido a demasiada agua en el oído
  • Tímpanos reventados debido al impacto en el agua y cambios intensos de presión
  • Cortes, raspones, moretones, fracturas y lesiones faciales y de la cabeza al golpear la tabla, plataforma o trampolín
  • Quemadura de sol o salpullido debido al sol

Recuerde

Las lesiones por realizar clavados se pueden evitar cuando se siguen las reglas de seguridad.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Care of the Young Athlete Patient Education Handouts (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.