Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Vida Sana

En el mundo competitivo de los deportes juveniles, particularmente en el nivel de la escuela secundaria, muchos atletas adolescentes buscan algo extra que les ayude a cruzar la meta antes o a pegarle un poco más duro a la pelota. Y eso los ha llevado a algunos de ellos a consumir suplementos alimenticios cuyos fabricantes prometen mayor fuerza y resistencia, pero que a menudo solo presentan riesgos potenciales para la salud.

Estas pastillas, polvos, barras y bebidas llamados productos para mejorar el desempeño, están ampliamente disponibles en las farmacias, gimnasios y tiendas de alimentos saludables. También las venden en varios gimnasios y las anuncian en revistas de físico-culturismo. Pero debido a que son suplementos, no medicamentos, la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration) no requiere que se les haga pruebas de seguridad o eficacia, ni sus declaraciones son reguladas muy de cerca.

Se hacen muchas declaraciones y promesas acerca de estos productos, pero muy pocas están respaldadas por estudios científicos; de hecho, casi no hay investigaciones sobre los efectos de estos suplementos en los atletas adolescentes. Los fabricantes de un popular suplemento llamado creatina, por ejemplo, afirman que puede proporcionar estímulos cortos de actividad muscular de alta intensidad; pero estos estudios solo muestran un 3% a 5% de mejora en el desempeño. Esto es casi nada al compararlo con los logros que los atletas tendrán con el crecimiento y desarrollo normal.

Efectos secundarios 

Otros productos tienen vínculos a problemas serios como baja estatura acné y calvicie. Además de las preocupaciones sobre la seguridad, existen también otras inquietudes. Cuando se leen los ingredientes activos en el frasco, se espera que sean precisos. Pero cuando laboratorios independientes han evaluado estos suplementos, han encontrado que algunos no proporcionan los ingredientes descritos. Para complicar las cosas más, ciertos suplementos pueden contener pequeñas dosis de estimulantes que pueden causar que los atletas obtengan un resultado positivo a sustancias prohibidas. Los consumidores no deben ignorar el costo de estos productos. Son mucho más costosos que las mismas cantidades de nutrientes como proteína y carbohidratos que se encuentran en los alimentos.

Algunos de los suplementos de mayor riesgo son ilegales, particularmente los esteroides anabólicos, que son hormonas sintéticas. Algunos niños y niñas en la escuela secundaria e incluso en la escuela intermedia aún usan esteroides anabólicos a pesar de ser ilegales. éstos están asociados a una enfermedad grave del hígado, a enfermedades del corazón, cambios en el comportamiento (como cambios marcados en el estado de ánimo) y muchos otros efectos secundarios. También pueden interferir con las hormonas sexuales y la función sexual, y pueden dañar los órganos sexuales. Algunos de estos cambios pueden no ser reversibles.

American Academy of Pediatrics no recomienda el uso de estos suplementos. El mejor método y el más seguro para mejorar el desempeño deportivo es al seguir una rutina de ejercicios supervisada adecuadamente y una buena nutrición.

 

Última actualización
10/2/2014
Fuente
Nutrition: What Every Parent Needs to Know (Copyright © American Academy of Pediatrics 2011)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.