Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Noticias

Lesiones causadas por violencia en el entorno escolar

​A pesar de que se le ha puesto un mayor énfasis a la seguridad, los niños entre las edades de 5 a 19 años todavía sufren un número considerable de lesiones intencionales mientras se encuentran en la escuela.

En el estudio, “Visitas a las salas de urgencia como resultando de lesiones intencionales dentro y fuera de la escuela”, publicado en el número de febrero de 2014 de Pediatrics (publicado en línea el 13 de enero), se analizaron datos del Programa del Sistema Electrónico Nacional de la Vigilancia de Lesiones entre el año 2001 al 2008 para evaluar las visitas a las salas de urgencia después de una lesión intencional.

De un 7,39 millones estimado de visitas a un departamento o sala de urgencias debido a lesiones ocurridas en la escuela, aproximadamente 736.014 (un 10 por ciento) fueron reportadas como intencionales. Se identificaron disparidades de género y de edad.

  • Los niños varones y los niños en el grupo entre los 10 a 14 años de edad fueron identificados como los más probables de correr peligro de tener que visitar una sala de urgencia debido a lesiones recibidas intencionalmente en el entorno escolar.
  • Las niñas y los niños en el grupo entre los 15 a 19 años de edad fueron identificados como los más probables de correr peligro de tener que visitar salas de urgencia debido a lesiones recibidas fuera del entorno escolar.
  • Se reportó que ambas, la raza étnica afroamericana y la hispana estaban asociadas con el mayor riesgo de sufrir lesiones dentro del entorno escolar que fuera de éste.

Las lesiones con fracturas fueron identificadas con mayor frecuencia en el entorno escolar y las laceraciones con más frecuencia fuera de la escuela. Se reportó que el riesgo de hospitalización era más alto en el caso de las visitas a salas de emergencia debido a lesiones intencionales comparadas a las visitas debido a lesiones que no fueron intencionales en cualquiera de los dos entornos. 

Los autores del estudio concluyen que aunque hay señales de que la tendencia está disminuyendo, el número de niños que reciben lesiones intencionalmente en el entorno escolar continúa teniendo un impacto significativo en la salud pública y se necesitan otras estrategias para prevenir estas lesiones en los niños.


 

Published
1/13/2014 12:00 AM