Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Noticias

Nueva evidencia señala los grandes beneficios de la circuncisión de bebés, pero la última palabra la tienen los padres, informa AAP

Nueva evidencia científica muestra que los beneficios médicos de la circuncisión en niños recién nacidos superan los riesgos del procedimiento, pero los beneficios no son suficientes para recomendar una circuncisión de rutina para todos los niños recién nacidos, según una declaración de política actualizada publicada por American Academy of Pediatrics (AAP). La política revisada, así como la política anterior publicada por AAP, estipula que la decisión de circuncidar o no a un niño debe ser de los padres luego de consultar con el médico de su hijo.

La declaración de la política así como el informe técnico de AAP que la acompaña serán publicados en la edición de septiembre de 2012 de Pediatrics (publicada en línea el lunes, 27 de agosto). Los documentos actualizan la política anterior que AAP publicó en 1999 y que se ratificó en el 2005.

Desde que se publicó la última política, las investigaciones científicas muestran beneficios médicos más claros para el procedimiento de los que habían demostrado anteriormente. De acuerdo con la revisión sistemática y crítica de la literatura científica, los beneficios médicos derivados de la circuncisión incluyen menos riesgos de adquirir VIH, herpes genital, virus del papiloma humano y sífilis. La circuncisión también disminuye el riesgo de cáncer de pene durante el tiempo de vida; reduce el riesgo de cáncer cervical de las parejas sexuales y disminuye el riesgo de infección de las vías urinarias en el primer año de vida.

AAP considera que los beneficios médicos son tan buenos que los seguros deberían cubrir la circuncisión de bebés varones, lo que incrementaría el acceso al procedimiento para las familias que decidan hacerlo.

“Finalmente, esta es una decisión que los padres deben tomar”, dice Susan Blank, MD, FAAP, presidenta del equipo de trabajo que creó la declaración de la política de AAP y el informe técnico. “Los padres tienen derecho a información médicamente exacta e imparcial acerca de la circuncisión y deben sopesar esta información médica en el contexto de sus propias creencias religiosas, éticas y culturales”.

Los beneficios médicos por sí solos pueden no sopesar otras consideraciones de cada familia. Los datos médicos muestran que el procedimiento es el más seguro y ofrece los mejores beneficios para la salud si se lleva a cabo cuando es recién nacido. La política de AAP recomienda que la circuncisión en bebés la deben realizar proveedores médicos capacitados y competentes, mediante técnicas estériles y un efectivo manejo del dolor.

La política cuenta con el respaldo de American College of Obstetricians and Gynecologists (Colegio Profesional). “Esta información será útil para los médicos obstetras, quienes a menudo son los proveedores médicos que aconsejan a los padres acerca de la circuncisión”, dijo Sabrina Craigo, MD, enlace del Colegio Profesional para el equipo de trabajo de AAP en el tema de la circuncisión. “Apoyamos la idea de que los padres que eligen la circuncisión deben tener acceso al procedimiento”.

Los padres que están considerando la circuncisión en un recién nacido deben hablar con el médico de su hijo sobre los beneficios y los riesgos del procedimiento y discutir quién realizará la circuncisión. “Es buena idea tener esta conversación durante el embarazo y conocer si su seguro cubrirá el procedimiento y de ese modo tener tiempo para tomar la decisión”, dice la Dra. Blank.

 

Published
8/27/2012 12:00 AM