Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Noticias

​Muchas mujeres embarazadas y lactantes en los Estados Unidos les puede estar haciendo falta yodo en su dieta, que es un elemento esencial para el desarrollo cerebral de sus bebés, según una nueva declaración de política de la American Academy of Pediatrics (AAP), "Deficiencia de yodo, contaminantes químicos y la tiroides: Nueva información sobre un viejo problema", publicado en el número de junio de 2014 de Pediatrics (publicado en línea el 26 de mayo).
 
La mayoría de la sal en la dieta estadounidense viene de alimentos procesados y esta sal no está yodada. Al mismo tiempo que se ha incrementado el consumo de alimentos procesados, van en aumento el nivel de deficiencia de yodo, aproximadamente un tercio de las mujeres embarazadas en los Estados Unidos tienen deficiencias de yodo.

Las mujeres embarazadas y lactantes deben tomar suplementos que contengan niveles adecuados de yodo, pero sólo un 15 por ciento de este grupo lo está haciendo. La ingesta de yodo adecuada es necesaria para producir la hormona tiroidea, que es fundamental para el desarrollo del cerebro en los niños. El hipotiroidismo severo, que no es tratado en la infancia tiene efectos graves y permanentes para el cerebro  y los casos más leves de hipotiroidismo también pueden afectar el desarrollo cognitivo de un niño. Además, la deficiencia de yodo en una madre aumenta la vulnerabilidad en los niños y las madres a los efectos de ciertos contaminantes ambientales—notablemente al tiocianato (que se encuentra en los verduras crucíferas y en el  humo de cigarrillo) y el nitrato (encontrado en ciertas verduras frondosas/hoja y raíz). El perclorato, un contaminante ambiental que se encuentra en aproximadamente cuatro por ciento de las fuentes de agua potable de la población y también en algunos alimentos es algo también causa preocupación.

En la declaración de política, la AAP recomienda suplementos de yodo para las madres que amamantan y deben ser considerados para algunas otras mujeres en edad fértil y se recomienda que los bebés pequeños no estén expuestos al humo del tabaco o a beber agua con exceso de nitrato. La AAP pide un mejor y más exacto etiquetado para los suplementos que refleje el contenido real de yodo. La declaración también pide al gobierno federal que complete un reglamento nacional primario del agua potable y el perclorato y hace un llamado a los gobiernos estatales y locales para promulgar la legislación y ordenanzas por un aire limpio y libre de humo.

Información adicional:

 

Última actualización
6/12/2014
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.