Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Misión

Sus primeros pasos. Su primera enfermedad. Su primer día de escuela. Desde el momento en que nuestros niños reciben el primer soplo de vida, no hay nada que ocupe las mentes de los padres más que la salud de sus hijos. Eso es especialmente cierto para los padres de millones de niños que deben omitir exámenes médicos y vacunas vitales cada año debido a los copagos excesivos o no tener cobertura básica de atención médica debido a que las compañías de seguro se han rehusado a darles cobertura.

Pero gracias en gran parte a la nueva ley de reforma a los seguros médicos que el Presidente Obama firmó en marzo, estamos logrando avances para ayudar a estas familias. En la actualidad, mientras marcamos el aniversario de seis meses de la Ley de Atención Médica Accesible (Affordable Care Act) y varios de sus beneficios más importantes para los niños comienza a cobrar vigencia, el futuro de la atención médica de nuestros niños es mucho más brillante de lo que ha sido en mucho tiempo.

Los nuevos beneficios que comienzan a ponerse en marcha proporcionarán a los padres más control sobre la atención médica de sus hijos. En casi todos los planes de seguro médico, a los niños con condiciones médicas preexistentes como asma o diabetes ya no se les puede negar la cobertura. Y las compañías de seguros ya no pueden establecer los límites vitalicios en dólares para los beneficios de los niños, que con frecuencia provocaban que los niños enfermos perdieran su derecho de seguro cuando lo necesitaban más.

Cuidados preventivos

A medida que los planes nuevos llegan al mercado, los niños tendrán acceso, sin costo adicional para los padres, a lo que se denomina servicios Futuro Brillante, el estándar definitivo de visitas de cuidados pediátricos preventivos y tratamientos recomendados por American Academy of Pediatrics. Como resultado, más niños recibirán exámenes regulares de bebé sano y niño sano, análisis del desarrollo, vacunas y otros cuidados necesarios.

Aunque las reformas actuales ayudarán a muchos niños con seguros privados, también hay cambios positivos en el tintero para niños elegibles para Medicaid y el Programa Children's Health Insurance (CHIP). Escuchamos una parte de las noticias alentadoras de datos recientes del censo que demostraron que aún mientras continuamos ascendiendo para salir de la peor recesión económica desde la Gran Depresión, el número de niños con seguro médico se mantuvo estable, principalmente gracias a la Ley de Reautorización del Programa de Seguro Médico para Niños (Children's Health Insurance Program Reauthorization Act), que firmó el Presidente Obama en febrero de 2009.

Pero aún hay mucho trabajo por hacer. Actualmente, casi 5 millones de niños son elegibles para Medicaid y CHIP pero no están inscritos. Eso es 5 millones de niños que están a un paso de tener beneficios médicos importantes. Trabajando juntos con las autoridades gubernamentales, socios de negocios, líderes de la comunidad y profesionales de la atención médica, incluso American Academy of Pediatrics, el Departamento de Salud y Servicios Humanos ha lanzado una campaña para buscar a estos niños e inscribirlos a los seguros médicos. Lo denominamos el Desafío de conectar a los niños con la cobertura. Invitamos a todos los padres a que visiten www.healthcare.gov para aprender más y ver si su niño califica para estos importantes programas.

Durante mucho tiempo, muchos niños estadounidenses han vivido sin los tratamientos, medicinas y exámenes médicos que necesitan, ya sea un niño con asma que no pudo obtener un seguro y termina en la unidad de cuidados intensivos o la niña pequeña con diabetes que no asiste a sus exámenes médicos y necesita semanas para que se reajuste su azúcar o, el niño que se retrasa con sus vacunas y análisis y sufre enfermedades devastadores que se pudieron prevenir.

Una inversión sabia

Actualmente, estamos dando algunos pasos muy retrasados para llenar las brechas en atención médica. En los próximos meses continuaremos trabajando con nuestros socios en todo el país para asegurarnos de que las familias tengan la información que necesitan para aprovechar estos beneficios cuando estén disponibles.

Cuando invertimos en la salud de nuestros niños hoy, también invertimos en los adultos saludables y productivos del mañana. En una época en que mucha de nuestra atención como nación está razonablemente enfocada en los desafíos que enfrentamos, vale la pena hacer una pausa para celebrar los avances que hemos hecho hacia mejorar la salud de nuestros niños y con ella, el futuro del país.

 

Kathleen Sebelius es secretaria del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. Judith S. Palfrey es presidente de American Academy of Pediatrics.

Se publicó originalmente en USA Today

 

Autor
Kathleen Sebelius and Judith S. Palfrey, MD, FAAP
Última actualización
5/31/2013
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.