Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Misión


Como pediatra, mi objetivo número uno es mantener saludables a los niños. Sin embargo, en los 30 años que he ejercido esta especialidad, ha habido un aumento inquietante en el número de niños y adolescentes que tienen sobrepeso y obesidad. En la actualidad, la mayoría de médicos combaten el sobrepeso y la obesidad en aproximadamente 30 por ciento de los niños que tratan. Estos sorprendentes números han alarmado a la comunidad pediátrica y deben instarnos como nación a tomar acción.

Como presidente de American Academy of Pediatrics, tuve el honor de estar junto a la primera dama Michelle Obama cuando lanzó su campaña "Let's Move!" (¡A moverse!) el mes pasado, cuyo objetivo es vencer la obesidad en esta generación de niños. La promoción de la salud es problema de todos. La iniciativa de la primera dama se basa en esta noción y su trabajo reúne a líderes civiles, educadores, líderes empresariales y expertos en atención médica para apoyar a familias y niños.

Justo ahora, lastimosamente, tenemos un problema muy serio entre las manos. Muchos de nuestros niños no son fuertes ni saludables. Los niños pequeños con sobrepeso se esfuerzan por dar sus primeros pasos. Los niños obesos sucumben fácilmente al asma y otras enfermedades respiratorias. Los niños en edad escolar que tienen sobrepeso y son obesos tienen un riesgo muy alto de tener problemas en los huesos y las articulaciones. Los adolescentes obesos sufren de problemas de salud como hipertensión, diabetes y depresión clínica.

Entonces, ¿qué pueden hacer los padres? Comiencen por el principio. La nutrición saludable comienza tan temprano como en la infancia con la leche materna. Una vez su bebé comienza a comer alimentos sólidos, introduzca alimentos nutritivos con frecuencia. También es importante estimular el tiempo de juegos tan pronto como comiencen a gatear y caminar. A medida que sus hijos crecen, continúe ayudándolos a vivir un estilo de vida saludable y activo. Cree un ambiente saludable en el hogar donde la actividad física se estimule, las opciones de alimentos nutritivos con bajo contenido de grasa estén disponibles, y el tiempo de ver televisión y las bebidas azucaradas son limitados.

American Academy of Pediatrics hace su parte al pedir a todos los pediatras que calculen el índice de masa corporal (IMC) de todos los niños mayores de dos años en cada visita de niño sano. Estamos estimulando a nuestros 60,000 pediatras a que entreguen "prescripciones" oficiales y para el bien de los niños de vida activa, buena alimentación y actividad física en cada visita de niño sano. Utilizando estas tres "prescripciones" los pediatras trabajarán con las familias para establecer objetivos de buenos hábitos alimenticios y actividad física.

Es necesario que todos trabajemos juntos para ayudar a crear comunidades más saludables para nuestros niños, comunidades en las que ellos puedan jugar y correr y sentirse seguros; comunidades en las que las familias tengan acceso a alimentos frescos y donde los vecindarios celebren la alimentación nutritiva y disfruten de ver a sus hijos crecer sanos y fuertes.   

La salud de nuestros niños -así como el futuro de este país- está en nuestras manos. Juntos podemos hacer la diferencia. Juntos, podemos cambiar el aumento de la obesidad infantil.

 

Autor
Dr. Judith S. Palfrey, FAAP, President, American Academy of Pediatrics
Última actualización
11/1/2013
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.