Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

¿Cómo puedo proteger a mi hijo de los peligros medioambientales en nuestra casa?

La contaminación del aire no es un problema que se limita al aire libre. En el aire de su casa puede haber cosas perjudiciales para su hijo. También puede haber sustancias dañinas en el polvo y la tierra que hay en el jardín y los alrededores de su casa. Los siguientes son algunos ejemplos de los posibles peligros que hay en el lugar donde viven los niños.

Asbesto

El asbesto es una fibra natural que se solía usar como material incombustible y para aislamiento térmico o acústico entre los años 1940 y 1970. El asbesto solo es peligroso cuando se desmorona. Cuando esto ocurre, las fibras del asbesto se diseminan en el aire y penetran en los pulmones de las personas a través del sistema respiratorio. El inhalar estas fibras puede causar problemas crónicos de salud, tales como una forma poco general de cáncer de los pulmones. El asbesto aún se halla en algunas casas antiguas, por lo común alrededor de las tuberías. Por ley, las escuelas deben retirar el asbesto de sus instalaciones y cerciorarse de que los niños no estén expuestos al mismo.

Lo que usted puede hacer

  • No permita que los niños jueguen cerca de materiales expuestos o que se hayan derrumbado y que puedan contener asbesto.
  • Si cree que hay asbesto en su casa, pida a un experto que lo examine.
  • Si su casa tiene asbesto, pida a un contratista certificado que le ayude a resolver el problema. Si el asbesto no es aislado o retirado de manera segura, podría causar más problemas.

Monóxido de carbono

El monóxido de carbono es un gas tóxico, sin color y sin olor. Proviene de aparatos electrodomésticos o calentadores que funcionan con gas, aceite, madera, propano o keroseno. La intoxicación con monóxido de carbono es muy peligrosa. Si pasa inadvertida, la exposición al monóxido de carbono puede conducir a pérdida de la memoria, cambios de personalidad, daño cerebral e incluso la muerte.

Lo que usted puede hacer

  • Si sospecha de una intoxicación con monóxido de carbono, llame al número de ayuda contra las intoxicaciones (Poison Help): 1-800-222-1222.
  • Acuda al médico de inmediato si todos en su casa presentan síntomas gripales (dolor de cabeza, fatiga, náuseas) al mismo tiempo, especialmente si los síntomas desaparecen cuando salen de la casa.
  • Instale detectores de monóxido de carbono en cada piso de su casa.
  • Nunca deje un automóvil encendido dentro de un garaje adjunto a la casa, ni aunque la puerta del garaje esté abierta.
  • Nunca use una parrilla de carbón dentro de la casa o en un espacio cerrado.
  • Inspeccione cada año las calderas, estufas de leña, chimeneas, así como calentadores de agua, hornos, estufas y secadoras de ropa que funcionan con gas.
  • Nunca use un horno a gas para calentar su casa.

Productos domésticos

Muchos detergentes domésticos emanan vapores peligrosos o dejan residuos. Estos productos pueden ser peligrosos si no se desechan adecuadamente (por ejemplo, si se dejan en el garaje).

Lo que usted puede hacer

  • Use estos productos solo cuando los necesite. 
  • Ventile bien su casa cada vez que use estos productos. 
  • Guárdelos en un lugar seguro. 
  • Lleve los envases vacíos al centro local de desechos peligrosos.

Plomo

El plomo es uno de los problemas ambientales más serios para los niños. Esta sustancia puede ingresar al organismo de su hijo si traga polvo de plomo, respira vapores de plomo o come tierra o viruta de pintura que contengan plomo. La intoxicación con plomo puede causar problemas de aprendizaje, problemas de conducta, anemia o lesión al cerebro y los riñones.

El plomo se suele encontrar en:

  • La pintura en el interior y el exterior de casas construidas antes de 1978
  • Polvo y viruta de pintura vieja
  • Tierra que contenga plomo (particularmente alrededor de casas o negocios antiguos que tienen pintura de plomo)
  • Materiales para pasatiempos tales como pinturas, soldaduras, pesas para pescar y perdigones
  • Comida almacenada en algunos platos de cerámica (especialmente si los platos fueron hechos en otro país)
  • Juguetes y muebles antiguos que tienen pintura, tales como cunas.
  • Agua del grifo, especialmente en casas que tienen soldaduras de plomo en las tuberías
  • Mini-persianas fabricadas fuera de los Estados Unidos antes de julio de 1997

Un niño que tenga altos niveles de plomo en la sangre no siempre luce o actúa enfermo. El único modo de saber si su hijo tiene plomo en su organismo es mediante un examen de sangre.

Lo que usted puede hacer

Si hogar fue construido antes de 1978, realice pruebas de plomo a la pintura. Si encuentra plomo en la pintura, obtenga asesoramiento técnico para hacer reparos con seguridad. Hacer reparos sin tomar medidas de seguridad puede aumentar el riesgo de que su niño sea expuesto al plomo.

  • No raspe ni lije la pintura que pueda contener plomo.
  • Limpie las superficies pintadas con jabón y agua y cubra la pintura que se está pelando, descascarando o astillando con nueva pintura, use cinta para enmascarar o papel adhesivo.
  • Cerciórese de que todas las superficies pintadas sean reparadas antes de colocar cunas, corrales, camas o sillas para comer al lado de las mismas.
  • Verifique con el departamento de salud si el agua de su zona residencial contiene plomo.
  • Use siempre agua fría para mezclar la leche de fórmula, cocinar y beber. Deje correr el agua por un par de minutos antes de cada uso.
  • Pregunte a su pediatra si su hijo necesita un examen de plomo. El único modo certero de evaluar la presencia de plomo en el organismo es mediante un examen de sangre.
  • Enseñe a su hijo a lavarse las manos a menudo, especialmente antes de comer.
  • Dele a su hijo una dieta sana con la cantidad adecuada de hierro y calcio.
  • Antes de mudarse a una casa o apartamento, revise si ésta presenta posibles problemas de plomo.
  • Nunca viva en una casa vieja mientras está siendo remodelada.

​​Moho

El moho crece en todas partes y puede hallarse en cualquier parte de la casa. Entre los sitios donde el moho suele crecer figuran los siguientes:

  • Sótanos húmedos
  • Armarios
  • Duchas y tinas
  • Refrigeradores
  • Aires acondicionados y humidificadores
  • Cubos de basura
  • Colchones
  • Alfombras (especialmente si están mojadas)

Los niños que viven en lugares donde hay moho son más propensos a desarrollar alergias, asma y otros problemas de salud.

Lo que usted puede hacer

  • Mantenga secas todas las superficies de su casa.
  • Deshágase de las alfombras húmedas que no se puedan secar.
  • Mantenga los aires acondicionados y humidificadores limpios y en buen estado.
  • Use los extractores de aire en la cocina y el baño para ayudar a mantener el aire seco.
  • Evite usar artículos que tiendan a volverse mohosos, como almohadas y colchones rellenos con espuma de caucho.

 

Última actualización
7/30/2013
Fuente
Your Child and the Environment (Copyright © 2005 American Academy of Pediatrics, Updated 11/2009)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Nuestros patrocinadores

Entérese del compromiso de nuestros patrocinadores para tener niños sanos: