Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

¿Qué es un huracán?

Un huracán es un ciclón tropical con vientos sostenidos de 74 millas por hora o más. Los vientos huracanados soplan en una gran espiral alrededor de un centro relativamente calmado conocido como el “ojo”. Los huracanes ocasionan lluvias torrenciales, vientos fuertes y oleajes de tormenta a medida que se acercan a la costa.

¿Por qué hablar sobre huracanes?

Los huracanes pueden ser asesinos peligrosos. La mayoría de muertes relacionadas con huracanes son provocadas por las inundaciones. Para aprender sobre el riesgo de huracanes en su comunidad y el plan en caso de desastres de su comunidad, comuníquese con la oficina de administración de emergencias de su localidad o con la asociación Cruz Roja Americana.

¿Qué puedo hacer para prepararme para un huracán?

Además de completar los 4 pasos para la seguridad, haga lo siguiente:

  • Tenga en casa el suministro de alimentos y agua para una semana (además del suministro para tres días de su Lista de suministros para un desastre).
  • Instale protección en las ventanas, puertas corredizas y puertas del garaje.
  • Limpie los canales y tubos de bajada obstruidos.
  • Siga las precauciones de planificación contra desastres si vive en un
    área propensa a las inundaciones.
  • Pida a un ingeniero que revise su casa y le indique
    cómo hacerla más resistente al viento.

Vigilancia y advertencias

El Servicio Nacional del Clima emite una alerta de huracán cuando hay condiciones de amenaza de huracán en las próximas 24 a 36 horas. Una advertencia de huracán se emite cuando se esperan condiciones de huracán en 24 horas o menos.

Qué hacer durante una alerta por huracán

  • Escuche los reportes de huracanes en un radio o televisor que funcionen con pilas o baterías. Los huracanes pueden cambiar de dirección, velocidad e intensidad de manera muy repentina, así que manténgase al corriente.
  • Revise su lista de suministros para desastres y obtenga cualquier artículo que le haga falta, si es posible.
  • Llene el tanque de gasolina de su vehículo.
  • Entre a la casa objetos para exteriores como muebles para el jardín, juguetes y plantas colgantes.
  • Corte cualquier rama débil de los árboles o arbustos.
  • Cierre y proteja con tablas las ventanas y puertas corredizas. Las persianas permanentes son la mejor protección. Un método de bajo costo es colocar paneles de contrachapado.
  • Ajuste el refrigerador y el congelador a las temperaturas más altas. Ábralos sólo cuando sea necesario.
  • Apague los tanques de gas propano. Apague los servicios públicos si las autoridades lo indican.
  • Guarde objetos de valor y documentos importantes en una caja de seguridad en el piso más alto de su casa.
    Revise su plan de evacuación.

Qué hacer durante una advertencia de huracán

  • Escuche constantemente radios o televisores que funcionan con baterías para recibir instrucciones oficiales.
  • Evacúe si se le indica. Si se encuentra en una casa rodante, revise los amarres y salga inmediatamente. Lleve el Kit de preparación familiar y los suministros para desastres y diríjase a un refugio o al hogar de contacto de su familia. Llame a su contacto fuera de la ciudad para que alguien sepa a dónde se dirige.
  • Si se le indica que evacúe, permanezca en el interior. Una habitación interior pequeña en el primer piso sin ventanas, tragaluces o puertas de vidrio es el lugar más seguro. Acuéstese en el piso debajo de un objeto sólido.
  • Cierre todas las puertas interiores y asegure y refuerce las puertas exteriores.
  • Tenga a mano un suministro de linternas y baterías adicionales. Use linternas en lugar de velas o lámparas de keroseno.
  • Guarde agua potable en tinas de baño, lavamanos y botellas plásticas limpias.
  • Si no hay electricidad, desconecte los aparatos más grandes para reducir la sobretensión cuando se restablezca el servicio.
  • No se deje engañar por el tranquilo “ojo” de la tormenta. La peor parte sucede una vez el ojo pasa y los vientos soplan desde la dirección opuesta.
  • Esté alerta a las inundaciones. Si está conduciendo y llega a una carretera inundada, regrese y diríjase a otro camino. Si está atrapado en una carretera inundada y el nivel de agua se eleva, salga del vehículo y busque suelo más elevado.

Qué hacer después de un huracán

  • Continúe escuchando la radio local para obtener información.
  • Si fue evacuado, regrese a casa sólo después de que las autoridades le digan que es seguro.
  • Aléjese de las inundaciones.
  • Ayude a quienes pueden necesitar asistencia especial y proporcione primeros auxilios cuando sea apropiado.
  • Manténgase en tierra firme y evite las áreas de desastre.
  • Evite las líneas eléctricas sueltas o descolgadas y repórtelas a la empresa de electricidad, a la policía o al departamento de bomberos.
  • Entre a su casa o a cualquier edificio con precaución.
  • Use zapatos resistentes y no entre si hay agua alrededor del edificio.
  • Use linternas para examinar paredes, pisos, puertas, escaleras y ventanas. Inspeccione si los cimientos tienen grietas y asegúrese de que el edificio no está en peligro de colapsar.
  • Busque peligros de incendio como circuitos eléctricos llenos de agua o calderas y aparatos sumergidos.
  • Revise si hay fugas de gas. Si siente olor a gas o escucha un siseo, abra una ventaja y salga inmediatamente. Apague el gas en la válvula principal exterior y llame a la compañía de gas desde la casa de un vecino.
  • Busque daños en el sistema eléctrico. Si ve chispas o cables deshilados, desconecte la electricidad en la caja de fusibles o interruptor principal. Si debe pararse sobre agua para llegar a la caja de fusibles o interruptor de circuitos, primero llame a un electricista para pedirle asesoría.
  • Revise si hay daños en las aguas cloacales o tuberías de agua. Si cree que las tuberías de las aguas cloacales están dañadas, no use el inodoro y llame a un plomero. Si las tuberías de agua están dañadas, no use el agua del grifo y llame a la compañía de suministro de agua.
  • Tenga cuidado con los animales, especialmente serpientes venenosas que pueden haber entrado al edificio con las aguas de la inundación.
  • Tome fotografías de los daños para los reclamos del seguro.
  • Evite beber o cocinar con agua del grifo hasta que las autoridades de su localidad le indiquen que no está contaminada.
  • Abra ventanas y puertas para ventilar y secar su casa.
  • Use el teléfono solo para llamadas de emergencia.

 

Última actualización
9/2/2014
Fuente
Family Readiness Kit: Preparing to Handle Disasters, 2nd Edition
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Nuestros patrocinadores

Entérese del compromiso de nuestros patrocinadores para tener niños sanos: