Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

Aunque la mayoría de animales son amistosos, algunos pueden ser peligrosos.  Más que cualquier otro grupo, los niños entre cinco y nueve años de edad son víctimas de mordeduras de animales; aproximadamente el 5 por ciento de pequeños de esta edad son mordidos cada año. Los niños de nueve a catorce años de edad son los próximos en la línea de víctimas más frecuentes de mordeduras. 

Cuando una nueva mascota llega a casa (o si su hijo alguna vez está expuesto a los perros o gatos del vecindario)asegúrese de que sepa cómo minimizar las probabilidades que lo muerdan o aruñen. Con más frecuencia, un niño está en riesgo si molesta, lastima o juega muy bruscamente con un animal. Un perro puede atacar ferozmente para defenderse o para proteger lo que considera su territorio o alimento. Son muy raros los incidentes en los que un perro ataca agresivamente sin provocación. El cuadro al final de la página ofrece algunos lineamientos sobre cómo reducir el riesgo de mordeduras.

Si a su hijo lo muerde una mascota u otro animal, no ignore la herida. Puede haber una infección (con más frecuencia de mordidas de gatos que de perros) y en raras ocasiones un ataque particularmente brutal de un perro puede ser fatal. Asegúrese de que sus perros o gatos estén vacunados para proteger tanto a su mascota como a su familia.

Las mordeduras de animales salvajes como mapaches y murciélagos presentan un riesgo especial de rabia, particularmente en algunos escenarios naturales. El pediatra debe examinar inmediatamente las mordeduras de animales salvajes y debe seguir las recomendaciones de salud pública sobre el tratamiento para evitar la rabia. Con frecuencia el daño psicológico relacionado con una mordedura de animal es tan serio como la lesión física.  Cuando lo hayan mordido (o después de que un perro intenta morderlo o le gruñe), un niño puede desarrollar miedo a los perros y a otros animales para toda su vida.  Si su hijo le tiene miedo a su propio perro pues lo ha mordido, señale que su mascota usualmente está de buen humor pero que algunas veces se puede enojar si la molesta, amenaza o abusa de ella. Pregunte qué sucedió que pudo haber provocado que la mascota mordiera. Inmediatamente después del incidente de la mordedura, considere un período de enfriamiento de algunos días en el que mantenga al perro en el patio trasero o en un lugar separado de la casa para dar a su hijo la oportunidad de calmarse. Después de eso, su hijo tendrá que cambiar la manera en que se comporta con el animal. 

Molestar o maltratar a los animales no solo es peligroso, también puede ser un síntoma de que su hijo tiene problemas emocionales. Maltratar a propósito a un animal es motivo de preocupación y debe discutirlo con el pediatra. Si su hijo continúa molestando animales después de que ha conversado con él y le ha aclarado que no solo es cruel sino peligroso, sería aconsejable que reciba la asesoría de su pediatra o de un profesional de la salud mental.

Cómo evitar problemas con los animales

¿Cómo puede su hijo protegerse de los ataques de sus mascotas o de las mascotas de otros? A continuación algunas sugerencias para discutir con su pequeño.

  • No acaricies ni molestes a un perro o gato que esté durmiendo o comiendo.
  • No molestes ni abuses de un animal.
  • Nunca acaricies a un perro o gato que no conoces. También, ten cuidado con tocar cachorritos o gatitos en la presencia de su madre.
  • Cuando un perro desconocido se acerca a un niño, el niño no debe correr; eso con frecuencia puede volver agresivo al perro. En cambio, debe evitar hacer contacto visual directo, retroceder lentamente y evitar movimientos repentinos mientras mantiene al perro dentro de su ángulo de visión.
  • Si su hijo está montando bicicleta y un perro lo persigue, no debe intentar pedalear rápidamente para alejarse. En lugar de eso, debe detener la bicicleta y bajarse de manera que la bicicleta esté entre él y el perro. En poco tiempo, el animal puede perder interés en un "blanco" que no se mueve

 

Última actualización
11/4/2014
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Nuestros patrocinadores

Entérese del compromiso de nuestros patrocinadores para tener niños sanos: