Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

​Las inundaciones son uno de los peligros más comunes en los Estados Unidos y representan aproximadamente el 30% de todos los desastres en el mundo. La frecuencia de las inundaciones se está incrementando, en parte debido al aumento de viviendas en zonas propensas a las inundaciones y debido a la deforestación y el cambio de patrones para utilizar terrenos, lo que puede aumentar el grado de inundaciones. Las inundaciones pueden causar notable destrucción y trastornos ya que tienden a propagarse como una enfermedad. Las aguas de las inundaciones contienen desperdicios humanos o de animales de los alcantarillados o sistemas agrícolas que pueden causar epidemias o enfermedades infecciosas

 

Inundaciones repentinas

Las inundaciones repentinas son particularmente peligrosas y pueden ocurrir sin previo aviso durante lluvias fuertes o cambios de marea, o cuando se rompen presas o diques. La mayoría de las muertes durante las inundaciones son a causa de ahogamiento, por lo general por gente transitando o tratando de manejar en aguas en movimiento. Los peligros que poseen las aguas en rápido movimiento con frecuencia pasan inadvertidos. Un galón de agua pesa 8 libras; cientos de galones de torrentes de agua representan miles de libras de fuerza.  Los adultos y los niños pueden fácilmente ser arrastrados y torrentes de agua pueden también llevarse a un automóvil dejando atrapados a sus pasajeros en el interior.

Recuperación de una inundación

Los niños son especialmente vulnerables a los peligros medioambientales que pueden presentarse después de una inundación o desastre natural, incluyendo a los huracanes/tormentas. Los niños se encuentran un periodo crítico del desarrollo y ser expuestos a tóxicos puede tener repercusiones negativas, y su carácter explorador con frecuencia los ponen en contacto directo con materiales que los adultos evitarían. Los niños, y en lo posible los adolescentes, no deben participar en el trabajo de limpieza sino que deben regresar una vez que el área este limpia. En breve, los niños deben ser el último grupo que regrese a las áreas impactadas por una inundación.

 

 

Tareas de limpieza

Los adultos que participan en el trabajo de limpieza deben tener en cuenta el impacto de los siguientes aspectos en los niños:
  • Habitabilidad – Aspectos claves incluyen la restauración del agua potable y de las instalaciones de tratamiento de aguas residuales, estado seguro de las carreteras, eliminación de desperdicios y residuos sólidos, y el reemplazo o renovación de los hogares afectados por la inundación. Los suministros de agua y las superficies de los hogares puede resultar contaminados con productos del petróleo (combustible o kerosene), productos químicos para el hogar, y moho.
  • Peligros de los trabajos de limpieza – La contaminación de las aguas de las inundaciones puede implicar peligros para aquellos que participan en este trabajo. Se deben usar botas de goma y proteger/cubrir cualquier herida o llaga. Se deben lavar las manos con frecuencia, especialmente si tienen que manejar alimentos o recipientes con comida.
  • Contaminación del agua potable – El agua para tomar debe ser desinfectada hirviéndola y/o por cloración o cualquier otro método alternativo de suministro de agua (por ejemplo, agua embotellada) debe ser identificado y hacerse disponible.
  • Contaminación de alimentos – Los alimentos que pueden haber sido contaminado deben ser desechados. Utensilios para comer y superficies interiores (especialmente aquellas usadas para la elaboración y preparación de alimentos), deben ser limpiadas y desinfectadas.
  • Escuelas y áreas exteriores de recreo – Antes de que los niños regresen – estas áreas deben ser limpiadas y desinfectas, junto con todos los juguetes, ropa, etc. Las casas que no puedan ser desinfectadas con facilidad deben ser desechadas.

Información adicional

Sitios web en inglés


 


 

Última actualización
9/2/2014
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2012)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.

Nuestros patrocinadores

Entérese del compromiso de nuestros patrocinadores para tener niños sanos: