Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

Ya sea que se trate de un columpio en el jardín trasero o el más elaborado del parque, existen muchos aspectos positivos qué decir acerca del equipo para parques de recreo. El uso de este equipo anima a los niños a probar y expandir sus habilidades físicas. Sin embargo, existen algunos peligros inevitables. Se pueden minimizar los riesgos cuando un equipo está bien diseñado y a los niños se les enseñan modales básicos que deben cumplir en el área de juego. Estos son algunos lineamientos que puede usar al seleccionar equipo y lugares de área de juego para su hijo.

  1. Los niños menores de cinco años de edad deberían jugar con equipo separado al de niños más grandes.
  2. Asegúrese de que haya arena, viruta de madera o alfombrado de caucho debajo de columpios, subibajas y tubos pasamanos, y que estas superficies tengan la profundidad apropiada y reciban un buen mantenimiento. Sobre concreto o asfalto, una caída directamente de cabeza puede ser grave: aún desde una altura de unas cuantas pulgadas.
  3. Las estructuras de madera deberían estar fabricadas de madera para todo clima, la cual es menos probable que se astille. Examine las superficies periódicamente para comprobar que estén lisas. Las estructuras de metal, por ejemplo, pueden ponerse sumamente calientes en los meses más cálidos.
  4. Realice una inspección de equipo, buscando particularmente juntas flojas, cadenas abiertas que podrían aflojarse y pasadores oxidados. Asegúrese de que no haya ganchos en forma de “S” que estén abiertos ni piezas salientes que puedan engancharse al vestuario de un niño. En equipo de metal, revise si hay pernos oxidados o expuestos, así como puntas y bordes filosos. En casa, cúbralos con caucho protector. En un parque de recreo público, denuncie el peligro a las autoridades apropiadas.
  5. Asegúrese de que los columpios estén fabricados de material suave y flexible. Insista en que su hijo se siente en medio del asiento, sosteniéndose con ambas manos. No permita que dos niños compartan el mismo columpio. Enséñele a su hijo que nunca camine frente o detrás de un columpio mientras otro niño lo esté usando. Evite equipo en el que los columpios cuelgan de un pasamanos.
  6. Asegúrese de que los niños que usen toboganes utilicen una escalera en lugar de treparse por el mismo tobogán para resbalarse. No permita que se empujen ni peleen en la escalera y pídales a los niños que suban uno a la vez. Enséñele a su hijo a quitarse de la parte inferior del tobogán tan pronto como llegue ahí. Si un tobogán ha estado expuesto al sol por mucho tiempo, revise la superficie de deslizamiento para comprobar si está muy caliente antes de dejar que su hijo la use.
  7. No permita que los niños menores de cuatro años usen equipo para treparse que tenga más altura que la de ellos (por ejemplo, las barras trepadoras) sin su estrecha supervisión.
  8. Entre las edades de tres y cinco, su hijo debería usar un subibaja solamente con otros niños de edad y peso comparables. Los niños menores de tres años de edad no tienen coordinación entre brazos y piernas para usar el equipo.
  9. Aunque los trampolines se consideran a menudo una fuente de diversión para los niños, cerca de 100,000 personas al año resultan lesionadas en ellos; más frecuentemente en los modelos para jardines de casas. Las lesiones en niños han incluido huesos fracturados, lesiones en la cabeza, cuello y médula espinal, esguinces y moretones. La supervisión de los padres y las redes protectoras no son adecuadas para prevenir estas lesiones. American Academy of Pediatrics aconseja a los padres que tomen medidas para garantizar que sus hijos nunca usen trampolines en casa, en la casa de un amigo, en el área de juego ni en una clase de rutina en el gimnasio. Los niños mayores deberían usar trampolines solo en programas de entrenamiento para deportes de competición, tales como gimnasia o clavados, y solamente cuando los supervise un profesional entrenado en seguridad de trampolines.

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.