Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

El ahogamiento es la segunda causa, después de los accidentes de vehículos de motor, como motivo principal de muerte entre los niños en la infancia media. Lo más frecuente es que estas tragedias ocurran cuando los niños nadan sin supervisión adecuada de un adulto. En la mayoría de casos, estos niños (y sus padres) han sobre-estimado su habilidad para nadar y su conocimiento de las destrezas de sobrevivencia en el agua.

Aquí presentamos algunos lineamientos para mantener seguros a sus hijos de mediana infancia en y cerca del agua:

  • Asegúrese de que su hijo aprenda a nadar con un instructor experimentado y calificado. Busque las lecciones disponibles en los centros locales de recreación, YMCA y los campamentos de verano.
  • Nunca permita que su hijo nade solo o juegue cerca o en el agua lejos de la vigilancia de un adulto. Idealmente, este adulto debe tener entrenamiento en reanimación cardiopulmonar (RCP). Además, enseñe a su hijo a usar el sistema de compañeros aún cuando nade con grupos grandes de amigos.
  • No permita que su hijo juegue violentamente ya que esto podría causar una lesión.
  • Prohíba que su hijo haga un clavado, a menos que alguien haya ya determinado la profundidad del agua y haya revisado posibles peligros bajo el agua.
  • No permita que su hijo nade en áreas donde hay botes o pescadores. Tampoco debe nadar en playas donde haya grandes olas, una resaca poderosa o donde no haya salvavidas. Asegúrese de que entienda que nadar en un cuerpo de agua (por ejemplo, una piscina en un patio trasero) puede ser diferente de nadar en otro cuerpo de agua (un río o el mar).
  • Mientras viajen en un bote, usted y su hijo deben siempre usar un dispositivo personal de flotación.
  • No permita que su hijo confíe en un colchón inflable, un tubo interno o un juguete inflable como salvavidas. Si estos dispositivos se desinflan, o si su hijo se resbala, podría estar en problemas graves.
  • No debe permitir nunca a su hijo que nade durante una tormenta eléctrica.
  • Si tiene una piscina en el patio trasero, debe estar circulada por rejas altas y cerradas con llave en los cuatro lados, especialmente en el lado que separa la casa de la piscina.
  • Cuándo su hijo ya es suficientemente grande, generalmente cuando está en secundaria, debe aprender destrezas para salvar vidas, tales como RCP, la que se enseña en casi todas las ciudades por medio de las agencias comunitarias o la Cruz Roja Norteamericana.  

 

Última actualización
5/19/2013
Fuente
Caring for Your School-Age Child: Ages 5 to 12 (Copyright © 2004 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.