Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

P1: ¿Quién decide qué vacunas necesitan los niños?

R: Cada año, los mejores expertos en enfermedades y médicos que atienden niños trabajan juntos para decidir qué recomendar que proteja mejor a los niños de Estados Unidos contra las enfermedades. La programación se evalúa cada año con base en los datos científicos más recientes disponibles. Si hay cambios, estos se anuncian en enero. La programación es aprobada por American Academy of Pediatrics, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y American Academy of Family Physicians.

 

P2: ¿Cómo se determina la edad y el espaciamiento de las inyecciones?

R: Cada dosis de vacuna se programa de acuerdo con dos factores. Primero, se programa para la edad cuando el sistema inmune del cuerpo se encuentra mejor. Segundo, se equilibra entre la necesidad de brindar protección a los bebés y niños a la edad más temprana posible.


P3: ¿Por qué hay tantas dosis?

R: Los investigadores siempre están estudiando qué tan bien funcionan las vacunas. Para muchas de las vacunas, se necesitan de tres a cuatro dosis para brindar protección completa a su hijo. Las dosis deben espaciarse cierta cantidad de tiempo para que funcionen mejor.

 

P4: ¿Por qué la programación es la misma para todos? ¿Acaso no hay niños que no deberían recibir algunas vacunas?

R: La salud y seguridad de su hijo son muy importantes para el médico de su hijo. La programación se considera la ideal para los niños saludables, pero puede haber excepciones.

Por ejemplo, es posible que su hijo no reciba ciertas vacunas si es alérgico a un ingrediente en la vacuna, o si tiene un sistema inmune debilitado a causa de una enfermedad, una condición crónica u otro tratamiento médico. A veces es necesario retrasar una vacuna por un tiempo corto, y a veces simplemente no se administra. Su pediatra se mantiene actualizado sobre las nuevas excepciones a la programación de vacunación. Esta es una razón por la cual el historial médico completo de su hijo se toma en la clínica del pediatra, y de por qué es importante para los proveedores de atención médica de su hijo que se familiaricen con este historial.

 

P5: ¿Por qué las vacunas no pueden repartir en un período de tiempo más largo? Hay 25 vacunas recomendadas para los primeros 15 meses de vida, ¿por qué no repartirlas para 2 o 3 años?

R: Primero, no es buena idea que su hijo pase tanto tiempo sin estar protegido. Los bebés son hospitalizados y mueren con más frecuencia debido a algunas enfermedades, por lo que es importante vacunarlos tan pronto sea posible. Segundo, la programación recomendada está diseñada para funcionar mejor con el sistema inmune de un niño a ciertas edades y en momentos específicos. No existe investigación que muestre que un niño estaría igualmente protegido contra las enfermedades con una programación muy diferente. Además, no existe un motivo científico por el cual considerar que distribuir las vacunas en un período más largo sea más seguro. Pero sí sabemos que cualquier período de tiempo sin vacunas es un tiempo sin protección.

 

P6: Vi otra programación en una revista que permite espaciar más las vacunas. La desarrolló un pediatra. ¿Por qué no puedo seguir esa programación? Mi hijo aún recibiría sus vacunas a tiempo para la escuela.

R: Esa programación no tiene una base científica. Nadie sabe qué tan bien protegería a su hijo contra enfermedades. Y si muchos padres en una comunidad deciden seguir una programación como esa, las enfermedades podrían propagarse mucho más rápido. Además, las personas que están demasiado enfermas o demasiado jóvenes para recibir vacunas, se ponen en riesgo cuando están alrededor de niños sin vacunar.

Por ejemplo, el seguir un programa no estandarizado dejaría a los niños sin protección completa contra la polio hasta los cuatro años. Sin embargo, solo se necesitaría que entrara un caso de polio a los Estados Unidos para que la enfermedad se apoderara de nuevo del país. Esta programación también retrasa la vacuna contra el sarampión hasta los tres años. Ya hemos visto algunos brotes de sarampión en algunas partes del país porque los niños no estaban vacunados. Esta es una enfermedad altamente infecciosa que puede causar daños graves e incluso la muerte. El motivo por el cual recomendamos las vacunas cuando lo hacemos, es porque los niños pequeños son más vulnerables a estas enfermedades. Los pediatras quieren que los padres tengan información confiable, completa y con base científica, para que puedan tomar la mejor decisión para su hijo en cuanto a la vacunación.

 

P7: ¿Acaso no es posible que mi hijo tenga inmunidad natural para una o más enfermedades? Si la tiene, ¿podemos omitir la vacuna?

R: Las pruebas que verifican la inmunidad a ciertas enfermedades no funcionan bien en niños pequeños.

 

P8: ¿No es abrumador para el sistema inmune de cualquier niño administrarle tantas vacunas en una visita?

R: Los bebés y los niños están expuestos a muchos gérmenes todos los días simplemente por jugar, comer y respirar. Sus sistemas inmunes combaten eses gérmenes, llamados también antígenos, para mantener el cuerpo saludable. La cantidad de antígenos que los niños combaten todos los días (2,000-6,000) es mucho más que los antígenos en cualquier combinación de vacunas en la programación actual (150 para la programación completa). Así que el sistema inmune de los niños tolera bien las vacunas.

 

P9: No se administran vacunas a los nueve meses, excepto talvez por la vacuna contra la gripe o vacunas para ponerse al día. ¿Por qué no administrar algunas en esa visita en lugar de a los 6 o 12 meses?

R: Esperar hasta los nueve meses dejaría al niño sin protección de algunas enfermedades, pero nueve meses es demasiado pronto para algunas de las vacunas de los 12-18 meses. Por ejemplo, es demasiado pronto para las vacunas vivas de sarampión, paperas, rubéola y varicela, ya que algunos bebés podrían tener algo de protección de su madre del embarazo, y esa protección podría hacer que la vacuna sea menos eficaz.

 

La información contenida en este artículo no debe usarse como un sustituto para la atención médica y el consejo de su pediatra. Es posible que haya variaciones en el tratamiento que su pediatra pueda recomendar de acuerdo con hechos y circunstancias individuales.

 

Última actualización
1/8/2014
Fuente
American Academy of Pediatrics (Copyright © 2014)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.