Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

¿Por qué vacunarse?

La difteria, el tétano y la tos ferina son enfermedades graves causadas por bacterias. La difteria y la tos ferina pasan de una persona a otra. El tétano entra al cuerpo por cortadas o heridas.

Difteria causa un recubrimiento espeso en la parte posterior de la garganta. 
  • Esto puede causar problemas respiratorios, parálisis, fallo cardíaco y hasta la muerte.

El tétano causa espasmos dolorosos de los músculos, por lo general en todo el cuerpo.

  •  Puede causar “trabadura” de la mandíbula, de modo que la víctima no puede abrir la boca ni tragar. El tétano es mortal en hasta 2 de cada 10 casos.

La tos ferina (Pertussis) produce ataques de tos tan intensos que a los bebés les resulta difícil comer, beber o respirar. Estos ataques pueden durar semanas.

  • Puede causar neumonía, convulsiones (ataques de sacudidas del cuerpo y fijación de la mirada), daño al cerebro y la muerte.
La vacuna contra la difteria, el tétano y la tos ferina (DTaP) puede ayudar a prevenir estas enfermedades. La mayoría de los niños que reciben la vacuna DTaP estarán protegidos durante toda la niñez. Si dejáramos de vacunarlos, muchos más niños tendrían estas enfermedades.

La vacuna DTaP es una versión más segura de una vacuna más vieja llamada DTP. La DTP se ha dejado de usar en los Estados Unidos.


¿Quiénes deben vacunarse contra la DTaP, y cuándo?

Los niños deben recibir 5 dosis de la vacuna contra DTaP una dosis en cada una de las siguientes edades.  A los:

  • 2 meses
  • 4 meses
  • 6 meses
  • 15 a 18 meses
  • 4 a 6 años
DTaP se puede dar al mismo tiempo que otras vacunas.


Algunos niños no deben recibir la vacuna contra la DTaP, o deben esperar

  • Los niños con enfermedades leves, como un resfrío, se pueden vacunar. Pero los niños que están moderadamente o muy enfermos por lo general deben esperar hasta recuperarse para vacunarse.
  • Todos los niños que tuvieron una reacción alérgica que puso en peligro su vida después de una dosis de la DTaP no deben recibir otra.
  • Todos los niños que sufrieron una enfermedad del cerebro o del sistema nervioso dentro de los 7 días de haber recibido una dosis de la DTaP no deben recibir otra.
    • Hable con su doctor si su hijo:
      tuvo convulsiones o sufrió un colapso después de una dosis de la DTaP
    • o lloró sin parar 3 horas o más después de una dosis de la DTaP
    • o tuvo fiebre de más de 105ºF después de una dosis de la DTaP.

Pida más información a su profesional de la salud. Algunos de estos niños no deben recibir otra dosis de la vacuna contra la tos ferina, pero pueden recibir una vacuna sin tos ferina llamada DT.

Niños de mayor edad y adultos

Pero las personas mayores también necesitan protección. Existe una vacuna llamada Tdap, que es similar a la DTaP. Se recomienda una sola dosis de la vacuna Tdap para las personas de 11 a 64 años de edad. Otra vacuna, llamada Td, protege contra el tétano y la difteria, pero no contra la tos ferina. Se recomienda cada 10 años. Cada una de estas vacunas tiene su propia Hoja de Información sobre la vacuna.


¿Cuáles son los riesgos de la vacuna DTaP?

Enfermarse de la difteria, tétano o tos ferina es mucho más peligroso que recibir la vacuna contra DTaP.

Sin embargo, una vacuna, como cualquier otro medicamento, puede causar problemas serios, como reacciones alérgicas graves. El riesgo de que la vacuna DTaP cause daños graves o la muerte es extremadamente pequeño.


Problemas leves (comunes)

  • Fiebre (aproximadamente 1 de cada 4 niños)
  • Enrojecimiento o hinchazón en el sitio de inyección (aproximadamente 1 de cada 4 niños)
  • Dolor en el sitio de inyección (aproximadamente 1 de cada 4 niños)

Estos problemas ocurren con más frecuencia después de la 4ª y 5ª dosis de la serie de DTaP que en dosis anteriores.

A veces después de la 4ª o 5ª dosis de la DTaP se hincha todo el brazo o la pierna en que se puso la vacuna y esa hinchazón dura entre 1 y 7 días (aproximadamente 1 de cada 30 niños).


Otros problemas leves incluyen:

  • Sentirse molesto (aproximadamente 1 de cada 3 niños)
  • Cansancio o sin ganas de comer (aproximadamente 1 de cada 10 niños)
  • Vómitos (aproximadamente 1 de cada 50 niños)

Estos problemas ocurren generalmente 1 a 3 días después de la inyección.


Problemas moderados (poco comunes)

  • Convulsiones (sacudidas del cuerpo o fijación de la mirada) (aproximadamente 1 de cada 14,000 niños)
  • Llanto sin parar por 3 horas o más (hasta aproximadamente 1 de cada 1,000 niños)
  • Fiebre alta, de más de 105ºF (aproximadamente 1 de cada 16,000 niños)


Problemas graves (muy raros)

  • Reacción alérgica seria (menos de 1 por millón de dosis)
  • Varios otros problemas graves han ocurrido después de recibir la vacuna DTaP. Éstos incluyen:
    • Convulsiones a largo plazo, coma o reducción de la conciencia.
    • Daño permanente al cerebro.
Estos son tan raros que es difícil saber si fueron causados por la vacuna.

Controlar la fiebre es especialmente importante para los niños que tuvieron convulsiones, por cualquier motivo. También es importante si algún otro miembro de la familia tuvo convulsiones.

Puede reducir la fiebre y el dolor dando a su hijo un calmante del dolor sin aspirina en el momento de recibir la vacuna y durante las próximas 24 horas, siguiendo las instrucciones del paquete del medicamento.

¿Qué pasa si hay una reacción moderada a seria?

¿A qué debo prestar atención?

A cualquier cosa fuera de lo común, como una reacción alérgica seria, fiebre alta o comportamiento fuera de lo normal. Las reacciones alérgicas serias son muy raras en el caso de todas las vacunas. Si ocurriera una reacción seria, sería dentro de los pocos minutos hasta varias horas después de la inyección. Las señales pueden incluir dificultad para respirar, ronquera o ruidos al respirar, ronchas, palidez, debilidad o latidos rápidos del corazón o mareos. Si ocurrieran fiebre o convulsiones, por lo general sería dentro de una semana después de la inyección.

¿Qué debo hacer?

  • Llame a un doctor o lleve la persona inmediatamente a un doctor.
  • Diga a su doctor lo que ocurrió, la fecha y la hora en que ocurrió y cuándo recibió la vacuna.
  • Pida a su doctor, enfermera o departamento de salud que informe la reacción presentando un formulario del Sistema de Información Sobre Eventos Adversos a una Vacuna (Vaccine Adverse Event Reporting, VAERS).

O puede presentar este informe mediante el sitio Web de VAERS, en: www.vaers.hhs.gov, o puede llamar al: 1-800-822-7967. VAERS no proporciona consejos médicos.

El Programa Nacional de Compensación por Lesiones Causadas por Vacunas

En el raro evento en que usted o su hijo tengan una reacción grave a una vacuna, se ha creado un programa federal para ayudarlo a pagar la atención de los lesionados.

Para mayores detalles sobre el Programa Nacional de Compensación por Lesiones Causadas por Vacunas (National Vaccine Injury Compensation Program), llame al 1-800-338-2382 o visite el sitio web del programa en www.hrsa.gov/vaccinecompensation.

¿Cómo puedo obtener más información?

  • Hable con su profesional de la salud. Le pueden dar el folleto de información que viene con la vacuna o sugerirle otras fuentes de información.
  • Llame al programa de vacunación del departamento de salud local o estatal.
  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC):
    • Llame al 1-800-232-4636 (1-800-CDC-INFO)
    • Visite el sitio web del Programa Nacional de Vacunación, en www.cdc.gov/vaccines

DTaP, 17 de mayo de 2007; 42 U.S.C. sección 300aa-26



 

Última actualización
5/21/2013
Fuente
U.S. Department of Health & Human Services Centers for Disease Control and Prevention: Vaccine Information Statement
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.