Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Seguridad & Prevención

​¿Qué es la encefalitis japonesa?

La encefalitis japonesa (EJ) es una infección grave causada por un virus. Ocurre principalmente en zonas rurales de Asia. El virus de la EJ se transmite por medio de la picadura de mosquitos infectados. No se puede transmitir directamente de persona a persona. El riesgo de contraer la EJ es muy bajo para la mayoría de los viajeros, pero es más alto para las personas que viven en o viajan por períodos prolongados a zonas en que la enfermedad es común.

La mayoría de las personas infectadas por el virus de la EJ no tienen ningún síntoma. En otras personas, la infección por el virus de la EJ puede causar una enfermedad que varía desde fiebre y dolor de cabeza hasta encefalitis (infección del cerebro) grave. Los síntomas de la encefalitis son fiebre, rigidez del cuello, ataques, cambios en el estado de conciencia o coma.

Aproximadamente 1 de cada 4 personas con encefalitis muere. Hasta la mitad de los que no mueren podrían sufrir daño cerebral permanente. Existen algunas pruebas de que una infección en una mujer embarazada puede hacer daño a su bebé por nacer.

¿Cómo puedo prevenir el EJ?

La mejor manera de prevenir la EJ es evitar las picaduras de mosquitos al hacer lo siguiente:

  • permanecer en lugares con mosquiteros adecuados
  • usar ropa que le cubra la mayor parte del cuerpo
  • usar un repelente de insectos eficaz, como uno que contenga DEET.
  • usar redes anti-mosquitos cuando las instalaciones no son adecuadas y no tienen mallas en las ventanas o aire acondicionado

Algunas personas que viajan a Asia también deben vacunarse contra la EJ.

¿Quiénes deben vacunarse contra la EJ?

La vacuna contra la encefalitis japonesa se recomienda para los que viajan a Asia y que:

  • piensan pasar al menos un mes en zonas en que ocurre la EJ
  • viajarán a estas zonas por menos de un mes, pero planean visitar zonas rurales o hacer actividades al aire libre
  • irán a zonas en las que hay una epidemia de EJ
  • no están seguras de su itinerario.

Los que trabajan en laboratorios que pueden correr riesgo de exposición al virus de la EJ también se deben vacunar contra la EJ.

La vacuna contra la EJ

La vacuna contra la EJ sólo se aplica a personas de 17 años de edad y mayores. Las personas de menor edad que necesitan protección contra la encefalitis japonesa deben consultar con su médico.

La vacuna se aplica en una serie de 2 dosis, la segunda dosis 28 días después de la primera. La última dosis se debe aplicar al menos 1 semana antes de viajar.

Por el momento una dosis de refuerzo puede ser suministrada a una persona que recibió una aplicación hace más de un año y todavía está en riesgo de contagio, o puede ser expuesto.  Su médico le puede dar más información al respecto.

La vacuna contra la EJ se puede dar al mismo tiempo que otras vacunas.

Algunas personas no se deben vacunar contra la EJ

  • Las personas que alguna vez tuvieron una reacción a una dosis anterior de esta vacuna contra la EJ que puso en peligro su vida no se deben aplicar otra dosis de la vacuna. (Nota: Hasta el principio de 2011 se aplicaba una vacuna diferente contra la EJ.   El haber tenido una reacción severa a la vacuna en el pasado no es razón para evitar la vacuna actual.   Consulte con su médico).
  • Las personas que tienen alergia a algún componente de las vacunas que pone en peligro su vida no se deben vacunar. Diga a su médico si tiene alergias graves.
  • En general, las mujeres embarazadas no deben vacunarse contra la EJ. Pero, si está embarazada, consulte con su médico. Puede ser que la vacuna se recomiende en ciertas circunstancias.
  • Diga a su médico si va a viajar por menos de 30 días, sobre todo si va a permanecer en zonas urbanas principalmente. Es posible que ahí corra menor riesgo y no necesite la vacuna.

¿Cuáles son los riesgos de la vacuna contra la EJ?

Como todos los medicamentos, una vacuna puede causar una reacción seria. Pero el riesgo de que la vacuna contra la EJ cause daños serios, o la muerte, es sumamente pequeño.

Problemas leves

  • malestar o molestia en el lugar donde se aplicó la inyección (aproximadamente 1 persona en 4)
  • enrojecimiento o hinchazón en el lugar donde se aplicó la inyección (aproximadamente 1 persona en 20)
  • dolor de cabeza, dolores musculares (aproximadamente 1 persona en 5)

Problemas moderados o graves

Los estudios que se han hecho hasta ahora indican que las reacciones graves son poco comunes. Al igual que con todas las vacunas, se seguirá prestando atención para determinar si causa problemas serios.

¿Qué pasa si hay una reacción grave?

¿A qué debo prestar atención?

Preste atención a cualquier cosa fuera de lo común, como fiebre alta o cambios en el comportamiento. Algunos de los signos de reacciones alérgicas graves pueden ser dificultad para respirar, ronquera o sibilancias, urticaria, palidez, debilidad, latidos rápidos del corazón o mareos.

¿Qué debo hacer?

  • Llame a un médico o lleve a la persona inmediatamente a un médico.
  • Diga a su médico lo que ocurrió, la fecha y la hora en que ocurrió y cuándo recibió la vacuna.
  • Pida a su profesional de la salud que informe la reacción presentando un formulario del Sistema de Información sobre Eventos Adversos a una Vacuna (VAERS por sus siglas en inglés). O puede presentar este informe mediante el sitio web de VAERS, en: www.vaers.hhs.gov (sitio web en inglés) o puede llamar al: 1-800-822-7967.

VAERS no proporciona consejos médicos.

¿Cómo puedo obtener más información?

  • Consulte con su profesional de la salud. Le puede dar el folleto de información que viene con la vacuna o sugerirle otras fuentes de información.
  • Llame al departamento de salud local o estatal.
  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC):

Hoja de información sobre la vacuna contra la encefalitis japonesa (12/7/2011)

 

Última actualización
4/14/2014
Fuente
U.S. Department of Health & Human Services Centers for Disease Control and Prevention: Vaccine Information Statement
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.