Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Pregúntele al Pediatra

Nuestro equipo de pediatras contestan sus preguntas sobre la salud.

Dr. Emilio Gonzalez

Pregunta & Respuesta

Pregunta

Mi niña de 4 años de edad tiene pesadillas algunas veces y ahora tiene miedo de irse a dormir. ¿Cómo puedo manejar esta situación?

Respuesta

​Es común y algo normal que los niños pequeños tengan pesadillas. Por lo general esto tiene que ver con una situación que los ha alterado emocionalmente. Aunque su niña de 4 años sabe que lo que pasa en sus sueños no es real, sus pesadillas pueden ser atemorizantes. Un niño que se preocupa de que continúen sus pesadillas necesita ser tranquilizado y que le presten atención.

Para ayudar a calmarla a la hora de dormir, usted puede leerle una historia bonita. Evita la televisión o los juegos del ordenador/computador cuando se acerca la hora de dormir. Estas imágenes pueden estimular excesivamente a los niños. Acompáñela en su habitación un par de noches hasta que se quede dormida. Una vez que se acostumbre a adormilarse en su presencia, use el método conocido como “quehaceres esporádicos” para que la ayude fomentar su independencia. Este método se trata de encontrar continuamente cosas que debe hacer fuera de la habitación de su niña, pero siempre regresar a la hora prometida. Déjele una lámpara o luz de noche prendida y la puerta entre abierta para que su hija se pueda orientar.

Cuando el sueño de su niña es interrumpido por una pesadilla, ofrézcale una caricia y algunas palabras que la tranquilicen. Si ella quiera hablar sobre las imágenes atemorizantes de su sueño, déjela hacerlo y recuérdele que estas no pueden hacerle daño. Si no, deje la charla sobre estas imágenes para las horas del día. Es posible que tenga que quedarse con ella mientras se vuelve a dormir.  Sin embargo, evite que esto se le haga costumbre, pues si lo prolonga, puede ocasionar más interrupciones del sueño cuando usted tenga que salir de su habitación.

Sin embargo, si las pesadillas continúan ocurriendo con frecuencia (semanalmente o varias veces a la semana), esto puede ser motivo de preocupación. En este caso, hable directamente con su pediatra.