Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Problemas de Salud

Mi hijo se enferma en el auto con bastante frecuencia. ¿Cómo puedo evitar que esto pase?

El malestar por movimiento ocurre cuando el cerebro recibe señales en conflicto de las partes sensibles al movimiento del cuerpo: el oído interno, los ojos y los nervios en las extremidades. Bajo circunstancias normales, las tres áreas responden a cualquier movimiento. Cuando las señales que se reciben y se envían son inconsistentes, por ejemplo, si ve un movimiento rápido en una pantalla de película, sus ojos detectan el movimiento, pero su oído interno y articulaciones no, el cerebro recibe señales en conflicto y activa una respuesta que lo puede hacer sentir mal. Lo mismo puede suceder cuando un niño está sentado demasiado abajo en el asiento trasero de un auto donde no puede ver el exterior. Su oído interno detecta el movimiento, pero sus ojos y articulaciones no.

Señales y síntomas

El malestar por movimiento inicia una sensación de molestia estomacal (náuseas), un sudor frío, fatiga y pérdida de apetito. Esto generalmente lleva al vómito. Un niño pequeño puede no ser capaz de describir las náuseas, pero lo demostrará poniéndose pálido e inquieto, bostezando y llorando. Posteriormente perderá el interés en la comida (incluso su favorita) e incluso puede llegar a vomitar. Esta respuesta puede resultar afectada por recorridos anteriores en auto que le hicieron sentirse mal, pero generalmente mejora con el tiempo.

Causas

No sabemos la razón por la cual el malestar sucede con más frecuencia en algunos niños que en otros. Ya que muchos de estos niños posteriormente experimentan dolores de cabeza ocasionales, se cree que el malestar por movimiento puede ser una forma temprana de migraña.

El malestar por movimiento ocurre con más frecuencia en el primer viaje en bote o avión o cuando el movimiento es muy intenso, como el ocasionado por marea brava o aire turbulento. El estrés y la emoción pueden iniciar también este problema o empeorarlo.

Qué puede hacer

Si su hijo empieza a desarrollar los síntomas de malestar por movimiento, el mejor método es detener la actividad que le ocasiona el problema. Si esto ocurre en el auto, deténgase tan pronto como sea posible con seguridad y déjelo salir del auto y caminar. Si va en un recorrido largo en auto, puede tener que realizar paradas cortas frecuentes, pero valdrá la pena. Si esta condición se desarrolla en un columpio o un carrusel, detenga rápidamente el movimiento y saque a su hijo de allí.

Debido a que el “malestar en auto” es la forma más común del malestar por movimiento en los niños, se han desarrollado muchas medidas preventivas. Además de las paradas frecuentes, intente lo siguiente.

  • Si no ha comido durante tres horas, dé a su hijo un refrigerio liviano antes del recorrido, esto también servirá en un bote o avión. Esto alivia las ansias por hambre, lo que pareciera agregarse a los síntomas.
  • Intente enfocar su atención lejos de la sensación de náuseas. Escuche el radio, cante o hable. 
  • Haga que vea las cosas fuera del auto, no libros ni juegos.

Si ninguno de los anteriores funciona, detenga el auto, sáquelo del asiento de seguridad y haga que se recueste sobre su espalda durante unos pocos minutos con sus ojos cerrados. Un paño húmedo en la frente también tiende a reducir los síntomas.

Medicamentos

Si va en un viaje y su hijo ha tenido malestar por movimiento antes, es posible que quiera darle su medicamento con antelación para evitar problemas. Algunos de estos medicamentos están disponibles sin una receta médica, pero pregunte a su pediatra antes de usarlos. Aunque pueden ayudar, con frecuencia producen efectos secundarios, como adormecimiento (lo que significa que cuando llegue a su destino su niño puede estar muy cansado para disfrutarlo), boca y nariz seca o visión borrosa.

Cuándo llamar al pediatra

Si su hijo tiene síntomas de malestar por movimiento en momentos cuando no está participando en una actividad con movimiento, particularmente si también tiene dolor de cabeza, dificultad para escuchar, ver, caminar o hablar o si se queda viendo algo en el espacio, indique a su pediatra sobre esto. Estos pueden ser síntomas de problemas que no se deben al malestar por movimiento.

 

Última actualización
12/5/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.