Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Una circunstancia común es un parto por cesárea, al cual se le llama a menudo operación cesárea, en vez de un parto vaginal. Si la cesárea se practica sin una planificación previa, es posible que usted haya pasado por un parto largo y difícil. Si ese es el caso, su médico estará más preocupado con respecto a su descanso y recuperación y es menos probable que la anime a que amamante a su bebé justo después del parto. También es posible que se sienta frustrada por este cambio inesperado de planes, lo cual puede inhibir que le baje y fluya la leche materna. Por otro lado, las mujeres que han planeado las operaciones cesáreas, a menudo saben qué esperar y están totalmente preparadas para amamantar a su bebé recién nacido.

Las buenas noticias son que el método de parto tiene poco efecto en su capacidad para amamantar a su bebé. Su leche materna llegará tan pronto esté disponible al igual que si hubiera tenido un parto vaginal. Es especialmente importante comenzar a amamantar tan pronto pueda y continuar amamantando a su bebé de forma frecuente para garantizar un buen abastecimiento de leche. Incluso si necesita algunas horas para recuperarse de su cirugía, usted podrá amamantar a su bebé tan pronto se sienta lista.

Uso de medicamentos para el dolor

La mayoría de medicamentos que se administran a las madres que dan a luz por medio de un parto por cesárea no afectan gravemente al bebé. A usted probablemente se le dará un anestésico regional, como una epidural, en vez de anestesia general que anteriormente hacía que las mujeres estuvieran inconscientes durante el parto. Dado que menos anestesia regional entra a su torrente sanguíneo que con la anestesia general, causa menos sedación en el recién nacido. Algunos recién nacidos tienden a estar un poco somnolientos después de una epidural y es posible que succionen con menos entusiasmo al principio, pero no se han comprobado efectos negativos a largo plazo en el desarrollo de los bebés que nacen a término o en su capacidad para amamantarse. Incluso si se le administra una anestesia general, usted debería poder amamantar a su bebé tan pronto esté lo suficientemente despierta. Cuando se le aconseja sobre un parto por cesárea, es una buena idea recordarle al médico obstetra y anestesiólogo que usted tiene la intención de amamantar.

Luego de su parto por cesárea, su médico le dará medicamentos para el dolor, inicialmente por medio de su terapia intravenosa y más adelante por medio de una píldora, para ayudarle a que se sienta cómoda. En la mayoría de los casos, un poco de este medicamento pasa a través de la leche materna a su bebé. Algunos medicamentos para el dolor pueden hacer que su bebé recién nacido esté temporalmente un poco somnoliento, pero los beneficios de la lactancia materna superan por mucho este posible adormecimiento. El dolor interfiere con la liberación de la oxitocina, una hormona que ayuda a que su leche fluya fácilmente para su bebé, así que un control adecuado de su dolor es importante. Si tiene alguna inquietud sobre el medicamento para el dolor que le están ofreciendo, hable con su médico o especialista en lactancia.

Cómo ponerse cómoda

Es posible que su incisión abdominal haga que al principio le sea un poco más difícil encontrar una posición cómoda para amamantar a su bebé. Podría adaptar algunas de las posiciones básicas sentándose derecha en la cama, usando una o dos almohadas adicionales para sostener a su bebé sobre su regazo y proteger su incisión, recostándose sobre su lado con su bebé viendo hacia usted o usando una posición como si sostuviera un balón de fútbol con suficientes almohadas para levantar la cabeza de su bebé al nivel del seno.

Asegúrese de ponerse en una posición cómoda antes de comenzar a amamantar y no tenga pena de pedir ayuda. A medida que su incisión sane y pueda moverse con más facilidad, la lactancia será más fácil, pero espere necesitar un poco de descanso y ayuda adicional hasta que esté completamente recuperada. Agradezca la ayuda de la familia y amigos con las tareas del hogar, de manera que pueda concentrarse en la recuperación de la cirugía y amamantar a su bebé.

 

Última actualización
7/10/2014
Fuente
New Mother's Guide to Breastfeeding, 2nd Edition (Copyright © 2011 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.