Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

A pesar de que este tiempo puede ser un reto para los nuevos padres, también puede ser singularmente gratificante.

Ajustar las prioridades

Al igual que en ocasiones las mamás necesitan reajustar sus prioridades, los papás tienen ahora una oportunidad de oro para mostrar más su lado protector, al cuidar de mamá, el bebé, y posiblemente de otros hermanos. Aunque no todos los padres tienen la opción de poder tomar un permiso para ausentarse del trabajo por la paternidad, a aquellos sí lo tienen y pueden aprovecharlo les puede resultar invaluable. Si la madre era el centro del universo de un hermano y papá era únicamente un elemento secundario, de repente papá puede ser más "divertido" una vez que el recién nacido llegue a la casa. Al ajustar sus prioridades (en casa y en el trabajo) y “poniéndose a la altura de las circunstancias”, papá puede fortalecer aún más un vínculo que ya es fuerte con mamá, así como con el nuevo hijo. Al trabajar en equipo, los padres puede quedar sorprendidos por lo bien que pueden adaptarse a sus nuevas y estresantes circunstancias.

Trabajo en equipo

Por supuesto, equilibrar las demandas aparentemente constantes del bebé, las necesidades de otros niños, así como las tareas del hogar, no siempre es fácil. Las noches que se pasan alimentando, cambiando pañales y caminando con un bebé que llora pueden rápidamente causar estragos en la fatiga en ambos padres. Pero al trabajar en equipo para que el otro pueda tomar una siesta, hacer ejercicio y tener un “tiempo de reposo”, los padres podrían descubrir que a pesar de que comparten menos "tiempo de calidad" juntos, en realidad pueden sentirse más cerca que nunca. A veces puede haber conflictos y sentimientos de celos. Esto es normal, y por suerte, temporal. La vida pronto vuelve a una rutina bastante regular que le dará nuevamente un poco de tiempo para ustedes y para restaurar su vida sexual y retomar sus actividades sociales. Mientras tanto, haga un esfuerzo para que los dos puedan pasar algún tiempo juntos cada día disfrutando de la compañía mutua mientras la bebé está durmiendo o alguien más cuida de él. Recuerde, ustedes tienen derecho a estar juntos, abrazarse, acariciarse y besarse, al igual que al bebé.

Jugar con el bebé

Una manera positiva para que los hombres puedan hacer frente a estas situaciones es involucrarse tanto como sea posible en cuidar y jugar con el nuevo bebé. Al pasar este tiempo extra con su hijo, conseguirá apegarse emocionalmente a él tanto como lo hará la madre.

Esto no quiere decir que las mamás y los papás jueguen con los bebés de la misma manera. En general, los papás juegan a estimular y avivar a sus bebés, mientras que las mamás se concentran generalmente en una estimulación de poca intensidad, como balanceos suaves, juegos interactivos silenciosos, cantos y actividades relajantes. Desde el punto de vista del bebé, los dos estilos de juego tienen el mismo valor y se complementan maravillosamente, lo cual es otra razón de la importancia que tiene que los dos se involucren en el cuidado del bebé.

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
Caring for Your Baby and Young Child: Birth to Age 5 (Copyright © 2009 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.