Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Edades & Etapas

Usted tiene la idea de que durante las primeras semanas de vida, su bebé no está tan físicamente activo (pero probablemente siente que usted y su pareja están ¡exhaustos de cuidarlo)! Es verdad que a esa edad no puede correr por todo el parque o lanzarle una pelota a otro niño, pero también es cierto que tiene muchas oportunidades de comenzar a desarrollar las destrezas motoras que le servirán para tener una infancia y adultez muy activas.

Por ejemplo, ¿se ha dado cuenta que su bebé comienza a patear durante el segundo mes de vida? A pesar que este movimiento es un reflejo a esa edad, muy pronto comenzará a flexionar y enderezar sus piernas cada vez que le den ganas de hacerlo. Cuando cumpla 3 meses, su bebé podrá patear hasta lograr ponerse boca abajo (más adelante, a los 6 meses de edad, al estar boca arriba comenzará a darse vuelta para acostarse boca abajo). A la edad de 3 a 4 meses, cuando cargue a su bebé y ponga sus pies sobre el suelo, los empujará y enderezará y parecerá como que está parado sin ayuda, y probablemente descubrirá que puede doblar sus rodillas y dar saltos.

A partir de los 5 meses de edad, su bebé podrá levantar la cabeza mientras está acostado boca abajo y luego empujar los brazos hacia arriba para levantar su torso del suelo o la cama. Al mecerse sobre su abdomen, podrá patear y mover sus brazos como si estuviera nadando. Muy pronto, su bebé se dará vuelta cuando lo desee. Cuando tenga aproximadamente 8 meses, podrá sentarse sin apoyo y sostenerse con sus brazos y piernas si se cae. También recogerá y moverá objetos de una mano a la otra.

Durante los últimos meses antes de que cumpla un año, parecerá que su bebé nunca está quieto. Se sujetará los pies e intentará metérselos a la boca. Se mantendrá inquieto y pateará cada vez que le cambien el pañal. Cuando tenga entre 7 y 10 meses, comenzará a experimentar y después se volverá experto en el arte de gatear. Luego, cuando ya vaya a cumplir un año, empezará a dar sus primeros pasos (es probable y completamente normal que esto suceda un poco antes o después del año de vida).

A medida que su bebé se va desarrollando, aproveche cada oportunidad para ayudarle a estimular su mente y su cuerpo. Desde las primeras semanas de vida, camine en su casa mientras carga a su bebé e interactúe con él diciéndole en voz alta los nombres de los objetos que ambos vayan viendo. Muy pronto, se estirará para alcanzarlos, tocarlos y querrá agarrarlos también. También, háblele a su bebe cuando estén juntos. Ya sea que le esté cambiando el pañal, que le esté dando un baño o que vaya con su bebé en el auto, converse con él. A los bebés les encanta el sonido de la voz de sus padres. Observe cómo responde y cómo se comunica con los sonidos al mover sus brazos y piernas.

A continuación, se detallan algunas actividades que usted y su bebé pueden realizar juntos.

  • Leerle en voz alta a su bebé.
  • Poner música y bailar suavemente con él en sus brazos.
  • Sentarse y jugar con su bebé en el piso. A su bebé le encantará interactuar con usted.
  • Intente enseñarle a jugar “dónde estoy...aquí estoy” (peekaboo) y a aplaudir (estos juegos estimularán a su bebé y le ayudarán a desarrollar sus destrezas motoras).
  • Abrácelo con frecuencia y mantenga contacto físico afectuoso.
  • Cargue a su bebé siempre que pueda.
  • Llévelo a dar una vuelta en paseador. Esta es una buena manera de exponer a su hijo al mundo que le rodea, y es un excelente ejercicio para usted.

A medida que su bebé continúa creciendo y desarrollándose, aumentará su nivel de actividad. Asegúrese de que sus juguetes sean seguros y suaves. Deben ser suficiente pequeños para que su bebé los pueda recoger, pero suficientemente grandes para que no pueda colocárselos en la boca. 

 

Última actualización
4/2/2014
Fuente
A Parent's Guide to Childhood Obesity: A Road Map to Health (Copyright © 2006 American Academy of Pediatrics)
La información contenida en este sitio web no debe usarse como sustituto al consejo y cuidado médico de su pediatra. Puede haber muchas variaciones en el tratamiento que su pediatra podría recomendar basado en hechos y circunstancias individuales.